EL PAíS › LA BúSQUEDA DE CHICHA MARIANI

Una vida de lucha

Chicha pasó los últimos 39 de sus 92 años buscando a su nieta, Clara Anahí, quien quedó inmortalizada en la memoria de esta fundadora de las Abuelas de Plaza de Mayo y, gracias a su búsqueda tenaz, como esa bebé que sonríe a la sombra de un frondoso jardín, recostada en una silla mecedora azul y blanca.

Clara Anahí tenía tres meses cuando un operativo de 200 hombres comandados por el represor Miguel Camps arrasó con “la casa de la calle 30”, como hoy se conoce a la vivienda que habitaba su mamá, Diana Teruggi, y su papá, Daniel Mariani, junto a algunos compañeros de militancia en Montoneros y que escondía una imprenta de esa organización: la balacera, que duró tres horas desde el mediodía del 24 de noviembre de 1976, convirtió alguna de sus paredes en coladores y mató a Diana y a otros cuatro jóvenes que entonces se encontraban allí –Daniel Mendiburu Elicabe, Juan Carlos Peiris, Roberto Cesar Porfidio y Alberto Bossio–. La beba fue la única sobreviviente, un dato que el Estado terrorista mantuvo siempre oculto bajo un silencio permanente solo quebrantado por el genocida de la Policía Bonaerense Miguel Etchecolatz –participante del operativo asesino–, quien durante uno de los juicios por crímenes de lesa humanidad en el que resultó condenado deslizó cínicamente que tenía datos sobre Clara Anahí y luego no aportó más información. Daniel fue asesinado al año siguiente.

Los datos de testigos ocasionales del ataque –vecinos, en su mayoría– fueron los primeros indicios que recibió Chicha de que Clara Anahí había salido con vida de aquel ataque. Años después, las versiones se fortalecerían con más testimonios al respecto. Así que empezó a buscarla. No pasó demasiado tiempo hasta que supo que no era la única madre de víctimas del terrorismo de Estado que imperaba en aquellos años que, además, buscaba a un nieto o a una nieta de la que no sabía destino cierto. Entonces conoció a Alicia “Licha” de De la Cuadra, una par en esa situación que integraba el incipiente grupo de Madres de Plaza de Mayo. Con ella y algunas otras mujeres, fundaron Abuelas de Plaza de Mayo.

Chicha canalizó en la asociación la búsqueda de su nieta hasta 1989, cuando dejó de formar parte del organismo por diferencias con algunas de sus integrantes, aunque no bajó los brazos. Años después fundó la Asociación Anahí junto a Elsa Pavón, otra abuela en la misma búsqueda.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.