EL PAíS › CFK RECIBIRA A INTENDENTES Y EVALUA REUNIRSE CON SENADORES Y GOBERNADORES DEL FPV

Una agenda para seguir al frente

Esperan una buena convocatoria de jefes municipales en la fundación Patria pese a las presiones del gobierno bonaerense.

 Por Nicolás Lantos

Cristina Fernández de Kirchner decidió arriesgar. Después de su regreso a la arena pública el miércoles pasado, con un acto multitudinario frente a los tribunales de Comodoro Py, y de las reuniones que mantuvo con diputados, organismos de derechos humanos y militantes de base en los días siguientes, mañana pondrá a prueba su caudal político al recibir en la fundación Patria, donde montó su nueva base de operaciones, a los intendentes peronistas de la provincia de Buenos Aires.

Cincuenta y cinco jefes comunales, todos los que fueron electos en diciembre del año pasado con la boleta del Frente para la Victoria, recibieron las invitaciones. Una asistencia abultada será una señal de que su influencia sigue vigente; un faltazo masivo será un duro golpe a sus aspiraciones. De una forma u otra, todos los ojos estarán puestos en el edificio de Rodríguez Peña y Rivadavia y lo que suceda allí seguramente modificará el escenario político dentro y fuera del peronismo.

En el entorno de la ex presidenta confían que va a haber más presencias que ausencias, y se entusiasman con que, incluso, puede llegar a haber asistencia casi perfecta, aunque no quieren anticipar un número porque, aseguran, hay algunos operadores que están moviéndose para tratar de dinamitar la convocatoria. Por eso también desde el kirchnerismo se está hablando directamente con algunos jefes comunales para comprometerlos a participar.

La tarea recayó principalmente en manos de los intendentes más cercanos a la ex mandataria: Jorge Ferraresi (Avellaneda), Patricio Mussi (Berazategui), Francisco Echarren (Castelli), Mario Secco (Ensenada), Walter Festa (Moreno) y Juan Ustarroz (Mercedes), entre otros. Ellos iniciaron la “cadena” con la convocatoria el viernes por la tarde, contactando a sus pares y proponiéndoles participar. Este grupo, que ya tiene confirmada su presencia, suma entre quince y veinte voluntades.

El foco está puesto en el llamado “grupo de los apóstoles”, que trabajan en coordinación desde el verano, cuando firmaron en conjunto el Pacto de San Antonio de Padua, un documento de diez puntos basado en el mensaje del papa Francisco: entre ellos hay dirigentes más cercanos al kirchnerismo, como Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas) y Verónica Magario (La Matanza) y otros más críticos, como Alberto Descalzo (Ituzaingo) y Gabriel Katopodis (San Martín).

Por ahora, la intención de ellos es asistir, aunque algunos todavía dudan. La mayoría de intendentes de partidos más pequeños o del interior bonaerense está esperando a ver cómo se mueve ese grupo para terminar de definirse. Entre los argumentos a favor de ir a la cita está el antecedente de la reunión del jueves pasado de CFK con diputados, que tuvo el formato de un diálogo horizontal, donde la ex presidenta escuchó más de lo que habló.

“Si el plan es que nos bajen línea, no vamos a ir. Si vamos a tener un diálogo franco, es otro tema”, explicaba un jefe comunal de la Primera Sección a este diario. Aunque todavía quedan rémoras de desconfianza por desplantes pasados y heridos en los cierres de listas en 2013 y 2015, todos reconocen que Fernández de Kirchner sigue siendo la figura más popular del peronismo, y quizás de toda la política argentina, y dudan que sea inteligente hacerle un desplante.

“Muchos compañeros están recibiendo presiones para no ir”, denuncia, por otra parte, uno de los intendentes que participó de la convocatoria, apuntando a “operadores del gobierno bonaerense” y también de “algunos dirigentes peronistas que no quieren que Cristina recupere influencia” en la interna. “La vuelta está poniéndolos nerviosos, eso es una buena señal”, agregó.

CFK permanecerá en Buenos Aires y en los próximos días continuará con sus reuniones en la fundación Patria. Si la apuesta con los intendentes sale bien, tiene dos desafíos más grandes por delante. Ya hay negociaciones tensas con el jefe de bloque Miguel Angel Pichetto para garantizar una buena convocatoria en encuentro con los Senadores del FpV. Luego, será el turno de los gobernadores, la parada más difícil. En ese caso, se está evaluando que sería más conveniente citarlos a audiencias cara a cara o en pequeños grupos. Pero todo eso dependerá de lo que suceda mañana.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Fernández volvió a Buenos Aires el último miércoles.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.