EL PAIS › RENUNCIO OTRO FISCAL QUE ACTUO EN LA INVESTIGACION DE LA AMIA

Barbaccia, con final anunciado

A pesar de que ya le aceptaron la dimisión, el ahora ex fiscal deberá enfrentar varias causas penales por cómo actuó en la pesquisa.

 Por Raúl Kollmann

A lo largo de diez años, el triángulo judicial integrado por Juan José Galeano y los fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia tuvo notorio protagonismo en la investigación del atentado a la AMIA. Los dos primeros ya presentaron su renuncia –a Galeano se la rechazaron– y el miércoles también presentó su dimisión Barbaccia, la que fue aceptada ayer por el procurador Esteban Righi. Pese a que el fiscal alegó “cansancio moral”, igual tendrá que recargar energías porque el Tribunal Oral del caso del atentado ordenó (punto XXVIII del fallo) que se sortee un juzgado para que investigue a Galeano, Barbaccia y Mullen en un listado de 11 delitos cometidos en la instrucción del expediente del atentado.
La renuncia de Barbaccia se produce cuatro meses después de que la diputada Nilda Garré pidiera la convocatoria de un jury de enjuiciamiento para que trate la remoción del fiscal. Existen evidencias de que Barbaccia estaba al tanto del pago que, supuestamente por orden del juez Galeano, se le hizo a Carlos Telleldín a cambio de que declarara en contra de los policías bonaerenses acusados en el juicio.
La situación de Barbaccia se agravó seriamente tras el fallo del Tribunal Oral, que ordenó extraer copias de la sentencia para que la Cámara de Apelaciones realice el sorteo de qué juez federal debe investigar las irregularidades cometidas por Galeano, Mullen y Barba-ccia. Los cargos son muy serios y entre los delitos existen algunos no excarcelables, de manera que el fiscal tendrá que preparar una buena defensa para afrontar las acusaciones. El juez que lo va a investigar no se sorteó todavía porque para hacerlo deben conocerse los fundamentos del fallo del Tribunal Oral, lo que ocurrirá el 29 de octubre a las 20.
En el texto de la sentencia, los jueces Gerardo Larrambebere, Miguel Pons y Guillermo Gordo señalan que deben investigarse delitos como la falsedad ideológica de la declaración de Telleldín –porque fue comprada– y un listado que seguramente apuntará más a Galeano que a los fiscales, como la destrucción de pruebas, privación ilegal de la libertad y torturas a un testigo, compras de información, actas falsas, extorsión e intervenciones telefónicas con las fechas cambiadas.
Respecto de Barbaccia, lo que más lo complica es la operación en la que se le pagó a Telleldín a cambio de su declaración contra los policías. Según dijo el Tribunal cuando apartó a Barbaccia y Mullen del juicio oral, el primero estaba en el juzgado en el momento en que se hizo el pago. La SIDE le proveyó a la esposa de Telleldín un celular, desde el cual llamó al juzgado para confirmar que recibió el dinero. De inmediato, entonces, Telleldín empezó a declarar y, según los jueces del Tribunal Oral, Barbaccia fue quien estuvo presente en esa declaración. El fiscal sostiene que eso, sin embargo, de ninguna manera significa que él haya estado al tanto del pago. Es más, jura y perjura que no sabía nada. Sin embargo, después existió un escrito en el que claramente se habla del pago y los fiscales no iniciaron –dice Garré en su acusación– denuncia alguna.
La aceptación de la renuncia de Barbaccia parece contradictoria con el criterio que adoptó el presidente Néstor Kirchner con Galeano. El primer mandatario rechazó la dimisión y obligó al juez a que afronte su juicio político. En la Procuración sostienen que la envergadura de las cuestiones no es la misma y que es otro el protagonismo de un juez en una causa que la de un fiscal. Además, como hace meses se le aceptó la renuncia a Mullen, no podía sostenerse un criterio diferente con Barbaccia. De todas maneras, lo central –dicen en la Procuración– es el curso que seguirá el caso en la Justicia penal. Mullen y Barbaccia serán juzgados por su actuación en ese ámbito, es muy difícil que vuelvan a tener un cargo en la Justicia y –según afirman en la Procuración– no tiene relevancia el aspecto previsional porque ambos fiscales son jóvenes y no accederán a corto plazo a ninguna jubilación.

Compartir: 

Twitter
 

José Barbaccia renunció a la fiscalía alegando “cansancio moral”.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared