EL PAIS

Liberan a un acusado por la represión del 19 y 20

Lo dispuso la Cámara federal en base a una resolución de la Corte Suprema. Era el jefe de seguridad del Banco HSBC.

La Justicia ordenó la libertad de Jorge Varando, ex jefe de seguridad del Banco HSBC, por considerar que no existen pruebas de que haya sido el autor de los disparos que mataron a Gustavo Benedetto el 20 de diciembre del 2001. Varando, un teniente coronel retirado, había estado a un paso de ser llevado a juicio oral como coautor del asesinato de Benedetto, ocurrido durante la movilización popular que sacó del poder a Fernando de la Rúa. El nuevo fallo revocó su procesamiento y dispuso la liberación del militar.
La resolución judicial alivianó la acusación contra Varando, al cambiar la figura del homicidio por la de abuso de armas. Fue firmada por la Sala II de la Cámara federal porteña, que en realidad siguió los lineamientos fijados tres semanas atrás por la Corte Suprema.
El homicidio ocurrió frente a la sede del HSBC, a dos cuadras de la Plaza de Mayo. Gustavo Benedetto tenía 23 años y no militaba en ninguna agrupación política. Era la primera vez que participaba en una protesta. Trabajaba en un supermercado. En la mañana del 20 de diciembre del 2001 lo encontró cerrado; volvió cerca del mediodía, el comercio había sido saqueado. Desde la noche anterior la televisión mostraba imágenes de la revuelta en la Plaza de Mayo. A las dos de la tarde, tomó un colectivo en La Tablada y una hora después bajó en Chacabuco y Belgrano, desde donde caminó hacia el centro. Llegó a la Avenida de Mayo. Un centenar de manifestantes, apoyados por motoqueros, había logrado cruzar los cordones policiales y caminaba hacia la plaza. En la esquina de la avenida y Chacabuco hubo una escaramuza; una dotación de la Federal tiró gases lacrimógenos y se refugió dentro del HSBC. Los manifestantes tiraron piedras contra las puertas de vidrio blindado y uno de sus paneles se quebró; desde el interior, los policías dispararon con plomo. Benedetto recibió un balazo en la cabeza. Murió en el lugar.
La jueza María Romilda Servini de Cubría sostuvo que estaba comprobado que el militar formó parte del grupo de personas que desde el interior del banco disparó hacia la calle y consideró que en esa situación existió un concurso de voluntades para delinquir que permitía atribuirle a Varando el homicidio de Benedetto en condición de coautor. Este criterio fue ratificado la Cámara de Apelaciones. Pero la Corte Suprema consideró que la acusación había sido arbitraria y ordenó un nuevo fallo.
Esta nueva resolución fue firmada por los camaristas Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Luraschi. Los jueces señalaron que en el momento en que Benedetto cayó, Varando estaba “en clara posición de disparo” pero ubicado fuera del área desde la cual salió la bala que le causó la muerte, según la pericia balística. Los jueces abrieron, sin embargo, un interrogante sobre la validez de esa pericia: se hizo partiendo del supuesto de que Benedetto recibió el impacto en el mismo lugar donde murió, pero hay dos testigos que dicen que caminó unos pasos antes de caer. Al cambiar el lugar del impacto, también podría cambiar el del tirador. Los camaristas incluyeron en su escrito una crítica que marca las dificultades que enfrenta el caso: no se ha identificado a la mayor parte de los policías que dispararon desde el interior del HSBC, a pesar de los tres años que transcurrieron desde el asesinato.

Compartir: 

Twitter
 

Gustavo Benedetto tenía 23 años y murió el 20 de diciembre de 2001 por una bala disparada desde el banco.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.