EL PAíS

“Negocios”, “funcionarios”, “Techint” y “valijas” en las cintas de Skanska

La grabación de 84 minutos que determinó el desplazamiento de dos funcionarios del Gobierno pone de relieve cómo funciona el sistema de sobreprecios y pago de comisiones.

 Por Irina Hauser y Werner Pertot

Habla de no arruinarle “el negocio” al “pingüino que está acá a dos cuadras”. Menciona “valijas” que “Techint” le llevaría a funcionarios. Y nombra al menos a un directivo de esa empresa. La apabullante grabación de 84 minutos que determinó el desplazamiento de dos hombres del Gobierno sospechados de recibir coimas en el caso Skanska pone al descubierto una operatoria con comisiones y sobreprecios que se habría aplicado no sólo en la construcción de los gasoductos Norte y Sur, sino en las obras de un acueducto en la provincia de La Pampa. También hay referencias a trabajos similares en Chile y en Perú.

“Es un negocio de 100 millones de dólares de parte nuestra más lo de ellos, yo no sé, 200 palos verdes, y vos le vas a tirar el negocio abajo al tipo que hizo el tromping y al muchacho, al pingüino de acá a dos cuadras”, dice un tramo de la grabación en la que habla el ex gerente comercial de Skanska, Javier Azcárate, según pudo constatar Página/12.

La sede de la filial local de Skanska está ubicada en Diagonal Sur al 500, a pocos pasos de Plaza de Mayo. Allí, los pingüinos habitan en la Casa Rosada y en el Ministerio de Planificación Federal. El audio forma parte de la auditoría interna de la multinacional sueca que puso al descubierto la simulación de gastos con facturas truchas y el pago de “comisiones indebidas” en las obras de dos gasodutos. Azcárate, que fue grabado sin aviso por el síndico Claudio Corizzo, describe en detalle la maniobra que se habría aplicado en varias obras públicas.

Parte del relato del ex directivo se refiere a la ampliación de los gasoductos y allí señala como destinatarios de las coimas a los funcionarios que fueron desplazados anteayer por un decreto del Gobierno: el titular del Enargas, Fulvio Madaro, y el gerente de Nación Fideicomisos, Néstor Ulloa. Precisa incluso que un 3 por ciento era para el ente del gas y un 2 por ciento para el ente del Banco Nación. En el reparto de “comisiones” involucra, además, a las gerenciadoras de los proyectos TGS y TGN.

Varios de los funcionarios judiciales que esucharon la conversación grabada quedaron de lo más impactados. “Es explosiva”, “una chorrera de datos”, “un material muy rico”, fue la impresión compartida por tres de ellos. Les sorprendió, entre las muchas cosas, la alusión en medio del relato al abogado defensor del contador Alfredo Greco, Daniel Llermanos.

Greco es señalado en la causa como quien conectó a la empesa sueca con Infiniti Group, proveedora de las facturas apócrifas. Azcárate incluso agrega que se le pidió al contador que fuera muy prolijo en la confección de los papeles que disfrazarían las irregularidades. Llermanos negó ante Página/12 haber tenido relación con Skanska. “Al único que conocía era a Greco”, admitió.

De la descripción de Azcárate se desprende cómo Skanska habría aplicado en varios casos diferentes la misma operatoria para disimular sobornos y sobreprecios. El ex gerente se refiere al menos a tres casos de obras públicas en Perú, Chile y La Pampa. En la transcripción del diálogo aparece mencionado un directivo de Techint como “Carlos Bache”, quien sería Bacher, el vicepresidente ejecutivo de la constructura del grupo empresario, que trabaja en proyectos en distintos países.

Uno de los puntos en que Azcárate menciona a Techint es en La Pampa. “La valijita la consolidábamos en Techint o la consolidábamos nosotros o la venían a buscar de la La Pampa o se la llevábamos a La Pampa. En el último tiempo pasaba lo mismo, no porque el Estado dijo no movamos la guita nosotros, pero le dijimos que es lo mismo dársela al tipo en el café o dársela a Techint para que se la de a un tipo en el café”, dice textual en otra parte de la charla.

Según pudo saber este diario, Skanska participó junto con Techint en la ampliación del acueducto del Río Colorado. Esa obra nació con cuestionamientos de los opositores pampeanos, dado que se le adjudicó en 2001 al empresario Victorio Américo Gualtieri, de antiguos lazos con el ex gobernador Eduardo Duhalde. La suma de convenio, firmado durante el gobierno de Rubén Marín, estaría cerca de 136 millones de pesos-dólares. Cerca de un año más tarde, la provincia rescindió el contrato por incumplimientos. Marín adjudicó el resto de la obra a una Unión Transitoria de Empresas (UTE) entre Skanska y Techint. En las negociaciones aparecieron algunos de los actuales imputados: los gerentes Sergio Zerega y Eduardo Varni, pero también Azcárate. En 2005 negociaron también administrar y mantener el acueducto.

“Se hizo una contratación por sumas millonarias, pero el gobierno provincial no informa cuanto costó, pese a nuestros pedidos”, relató a este diario el diputado provincial del ARI Juan Carlos Scovenna. Según versiones periodísticas, ascendería a 74 millones de pesos-dólares. Los opositores no dejaron pasar un dato: el secretario de Obras Públicas provincial era el ingeniero Raúl Victor Rodríguez, actual subsecretario de Obras Públicas de la Nación.

Todos los imputados de Skanska deben presentarse hoy ante el juez penal tribuntario Javier López Biscayart.

Compartir: 

Twitter

En la sede de Skanska fue donde se realizó la grabación entre un directivo y el auditor.
Imagen: Ana D’Angelo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.