EL PAIS › EL EX SECRETARIO GENERAL DE INTERPOL RONALD NOBLE HABLA SOBRE LA DENUNCIA

“Lo que dice Nisman es falso”

El funcionario norteamericano dijo que no percibió que las autoridades argentinas sugirieran que los acusados iraníes no eran responsables del ataque a la AMIA. Y cree que la firma del memorándum fue un intento para destrabar la causa.

 Por Raúl Kollmann

“Lo que dice el fiscal Nisman es falso. Ningún integrante del gobierno argentino trató nunca de que bajáramos los alertas rojos contra los funcionarios iraníes.” De esta manera categórica, el ex secretario general y hombre fuerte de Interpol, el norteamericano Ronald Noble, contestó a Página/12 la pregunta sobre la relación entre el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y los alertas rojos de los acusados en la causa AMIA. “En los últimos dos días –continuó Noble–, me sorprendió totalmente escuchar semejantes afirmaciones falsas que se atribuyen a la denuncia del señor Nisman, a quien conozco. Al contrario, señor Nisman: el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Héctor Timerman, y cada uno de los funcionarios del gobierno argentino con los que me encontré y hablé de esta cuestión, tuvieron siempre la misma posición: los alertas rojos de Interpol contra los ciudadanos iraníes debían mantenerse sí o sí.”

Noble contestó desde Dubai un cuestionario formulado por este diario vía mail. El norteamericano fue secretario general de Interpol desde 2000 hasta 2014, pero además tiene una extensa trayectoria. Estuvo a cargo del programa de seguridad del presidente de Estados Unidos; fue responsable de la Secretaría del Tesoro en la investigación de lavado de dinero; se le encargó una reestructuración histórica de la aduana norteamericana; fue uno de los máximos jefes de los servicios secretos de Estados Unidos y diseñó una ley de control de fusiles de asalto en su país. En Interpol, los cargos rotan habitualmente cada dos años: él fue durante casi 15 años el hombre fuerte. Por su perfil, es insospechado de ser simpatizante del régimen de Teherán y ha sido elogiado hasta el cansancio por Nisman. Sin embargo, su testimonio demuele los dichos del fiscal.

–El fiscal Nisman dice que el gobierno argentino trató de cancelar los alertas rojos contra los ciudadanos iraníes. ¿Cuál fue su experiencia? ¿Hubo algún integrante del gobierno argentino que haya sugerido algo así?

–La afirmación del fiscal Nisman es falsa. Ningún funcionario del gobierno argentino trató nunca de cancelar los alertas rojos de Interpol. En los últimos dos días me sorprendió totalmente escuchar semejantes afirmaciones falsas que se atribuyen a la denuncia del señor Nisman, a quien conozco. Al contrario, señor Nisman: el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Héctor Timerman, y cada uno de los funcionarios del gobierno argentino con los que me encontré y hablé de esta cuestión, tuvieron siempre la misma posición: los alertas rojos de Interpol contra los ciudadanos iraníes debían mantenerse sí o sí.

–¿Percibió usted en algún momento que la Argentina, los funcionarios del gobierno argentino o cualquier autoridad argentina haya sugerido que no existía responsabilidad de los ciudadanos iraníes en el ataque a la AMIA?

–No, de ninguna manera. Quiero aclararle que en la cuestión de la responsabilidad, mi posición como secretario general de Interpol siempre fue clara y es la posición que sigo manteniendo hoy. Todas y cada una de las personas acusadas de un crimen deben ser consideradas inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad en un juicio justo, ante un tribunal que se base en pruebas que se le presentaron. Respecto de AMIA, la única cuestión cierta es que el 18 de julio de 1994 un ataque criminal terrorista se llevó las vidas de 85 personas inocentes e hirió a centenares de seres humanos. Esas víctimas, sus familias y seres queridos merecen que los responsables, cualquiera sea su responsabilidad, sean llevados a juicio.

–¿Cree usted que fue el objetivo del gobierno argentino encontrar un camino para llevar a los sospechosos iraníes a un juicio en el caso AMIA?

–Sí. Estoy ciento por ciento convencido de que el canciller Héctor Timerman y el gobierno argentino querían encontrar una forma de llevar a los ciudadanos iraníes, sobre quienes Interpol emitió alertas rojos, a un juicio en el caso AMIA.

–¿Por qué Interpol consideró la firma del memorándum como un paso adelante?

–Hubo un ataque terrorista contra la AMIA en 1994. Fueron asesinadas 85 personas y centenares resultaron heridas. Está claro para mí que el gobierno iraní cree que sus ciudadanos fueron injustamente acusados con las más serias imputaciones criminales, es decir conspirar para matar a un gran número de personas inocentes. Se reconoció que no se había podido progresar en los esfuerzos del fiscal Nisman de llevar a juicio a las personas contra las que se habían emitido alertas rojos. Justamente por esto, Interpol y su secretario general sostuvimos que se debía impulsar cualquier iniciativa que sacara el caso de ese estancamiento. Las víctimas y sus familiares merecen que se avance para intentar llevar a los culpables a la Justicia.

–¿Es habitual que un ministro de Relaciones Exteriores vaya a la sede central de Interpol para hablar sobre el arresto de sospechosos?

–No. Es muy inusual que un canciller vaya a la central de Interpol a hablar sobre el arresto de sospechosos o a hablar del trabajo de Interpol en las investigaciones criminales. La interacción de Interpol con los ministros extranjeros sólo se da en temas como la seguridad nuclear, el G-20, el G-8 o una asamblea de las Naciones Unidas. La relación con ministros se da cuando hay un hecho serio, una investigación criminal, un hecho terrorista en el que hay diferencias entre al menos dos países.

–¿Quién y cómo se decide establecer alertas rojos? ¿Quién y cómo se decide cancelar los alertas rojos?

–Para emitir un alerta rojo, debe haber un pedido de la oficina de Interpol del país requirente. El personal y el control de esa oficina está ciento por ciento en manos del Estado del país requirente (Nota: en la Argentina, Interpol está dentro del edificio de la Policía Federal). El respaldo de ese pedido tiene que ser una orden de captura emitida por una autoridad judicial competente. El país requirente tiene que comprometerse a pedir la extradición de la persona cuando ésta sea detenida. El centro de Interpol, que trabaja 24 horas, siete días a la semana, recibe y procesa el alerta rojo y junto con el Departamento Legal se asegura que esté de acuerdo con las normas y regulaciones de Interpol.

–¿Quién decide levantar un alerta rojo?

–La autoridad judicial competente que pidió el alerta rojo a través de la oficina de Interpol del país requirente tiene que pedir la cancelación. En el caso de la AMIA, el juez del caso tiene que pedirle a la oficina de Interpol en Buenos Aires y ésta contactaría al cuartel general para que los alertas rojos sean borrados. Con la orden del juez, Interpol está obligado a levantar el alerta rojo.

Compartir: 

Twitter
 

Ronald Noble conoce y mantuvo una buena relación con el fiscal Nisman, pero cree que lo que dice ahora es falso.
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2016 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared