EL PAíS › EL FISCAL DIJO CUANDO ANTONINI SE ACERCO AL FBI

“Cooperó desde que volvió”

 Por I. H.
desde Miami

Guido Antonini Wilson sigue siendo el gran ausente en la escena visible de todo este enredo de la valija. Tampoco apareció ayer en Tribunales. Mientras su paradero sigue siendo un misterio, en la puerta de su departamento en el condominio Ocean Club, en la paqueta isla de Key Biscayne, apareció un cartelito que sugiere que no lo molesten más y el que tenga alguna duda “contacte” a su “abogada”. Dice el nombre y todo: Teresa Van Vliet. Para más datos, ex directora de la Oficina de Antinarcóticos del Departamento de Justicia norteamericano. Hasta ayer nadie sabía a ciencia cierta quién estaba en la cocina legal del valijero, que logró pasar de sospechoso a víctima. Tampoco estaba claro cuándo comenzó a colaborar con el FBI. ¿O era un agente hacía largo tiempo? El fiscal Thomas Mulvihill despejó esa duda (sólo en parte) ayer: dijo que “cooperó con el gobierno de Estados Unidos desde que volvió” de Argentina.

No es un dato menor, para el caso, si los servicios de Antonini para el FBI comenzaron antes o después de la reunión que –según la denuncia– tuvo el 23 de agosto con sus ex amigos Franklin Durán, Carlos Kauffmann y el abogado Moises Maionica. En ese encuentro, en Fort Lauderdale, se supone que Durán le reveló el nombre del candidato presidencial destinatario de los 800 mil dólares de la valija, le advirtió que la Dirección de Inteligencia y el Ministerio de Justicia venezolanos estaban al tanto de todo y que si no decía que el dinero era de él lo perseguirían Venezuela y Argentina. Según la denuncia del FBI, Durán le dijo que si no cooperaba, sus hijas corrían peligro,

Si el trabajo de Antonini para atrapar a sus amigos comenzó con posterioridad, el disparador pudo haber sido precisamente una denuncia suya por amenazas (sus amigos, de hecho, luego de la valija le pusieron distancia). Pero si fue previa, la colaboración habría sido a cambio de perdonarlo a él, a quien la Casa Blanca tenía en la mira, en virtud de sus leyes de seguridad desde el momento en que lo atraparon con la plata en Argentina. Estados Unidos podría acusarlo de lavado o evasión, por ejemplo. El abogado de Franklin Durán, Edward Shohat, abonó la afirmación del fiscal Mulvihill: “Es evidente que Antonini colaboraba desde el principio, en algún momento desde que volvió de Estados Unidos”.

Los rumores locales dicen que en su ingeniería jurídica lo asesora una hermana que fue jueza. Ahora el nombre oficial es el de Van Vliet, quien se hizo famosa en estas latitudes porque comandó una de las operaciones de drogas más grandes, conocida como Milenium. Aunque la abandonó en el camino para dedicarse a la actividad privada y atender, por ejemplo, a nuevos ricos caídos en desgracia como “el gordo” Antonini.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.