ESPECTACULOS › SE CUMPLEN 5 AÑOS DE LA MUERTE DE SIMON BLECH

Un maestro entre maestros

Fue discípulo de Scherchen y violinista de tango. Veneraba a Mahler y Pink Floyd. El Colón rinde homenaje a un gran músico.

 Por Diego Fischerman

Mañana se cumplirán cinco años de la muerte de uno de los grandes directores de orquesta de la historia musical argentina. Hoy a la noche, la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, dirigida por Andrés Spiller, le dedicará su concierto. Y mañana a las 19, en el Salón Dorado del Colón, su director, Gabriel Senanes, junto a Manolo Juárez y José Carli, lo recordarán en público. Es que Simón Blech era, por varios motivos, mucho más que un gran director de orquesta. Personaje de su propia leyenda, aparentemente hosco, genialmente reconcentrado, amante de la música hasta el punto del renunciamiento a casi cualquier vida social fuera de ella, este músico nacido en Polonia en 1924 y llegado a Buenos Aires cuando era un niño, fue, además, un maestro para músicos y para oyentes. De técnica de dirección, desde luego. Pero, sobre todo, de algo que estaba más allá de la correcta manera de interpretar una obra, de sus relaciones temáticas y de su sentido narrativo –en cuyo señalamiento era difícilmente superable–. De una suerte de ética de la música. En el Planeta Blech, de lo que se trataba, era de la música como una de las pocas y mejores joyas de la condición humana.
“A Simón no le gustaría que lo recordáramos con un obituario lacrimógeno”, comenta Manolo Juárez. Tal vez por eso, el homenaje en el Colón será a la vez un pretexto para escuchar algunas de sus grabaciones inéditasde conciertos dirigidos por Blech en ese teatro. La intención de las autoridades del Colón es la publicación de estos registros en un CD. “Tuve oportunidad de conocerlo –recuerda Juárez– en el estudio de Carli. Me llamó la atención la manera recelosa y contemplativa con la que comenzó el encuentro. Me habían hablado de su carácter. Algunos remarcaban su calidez; otros lo que, para ellos, era excesivo rigor. Durante ese encuentro, sin proponérselo, Simón, lentamente, empezó a dictar una clase magistral de conocimiento musical, intercalada con algún comentario sarcástico e ingenioso. Recuerdo que, luego de un ensayo con la Filarmónica de Buenos Aires, fuimos a almorzar al bar que estaba en el subsuelo del Colón. `Me preocupa –comentaba– el hecho de que algunos instrumentistas, tal vez por cuestiones de índole cultural, no comprendan que forte en Schubert no signifique lo mismo que forte en Prokofiev. No se dan cuenta que a ambos los separan estéticas y épocas diferentes, de la misma manera en que el ocre de Goya no es el ocre de Picasso’.”
Violinista de las orquestas de tango de Elvino Vardaro, Osvaldo Fresedo y Lucio Demare, discípulo, entre otros, de Hermann Scherchen, Blech cultivaba la devoción por músicas y músicos de diversos géneros: Johannes Brahms, Gustav Mahler, Osvaldo Pugliese, Pink Floyd, Duke Ellington y Astor Piazzolla, a quien alentó a componer sus obras sinfónicas. Un concierto en el Colón, en el que dirigió en una parte una composición de Claude Debussy y, en la otra, una obra en la que el solista era el Zimbo Trío, fue un ejemplo inmejorable de su visión musical. Su carrera como director había empezado en 1956, al frente de la Orquesta Filarmónica de Chile. Fue el virtual fundador de la Orquesta Filarmónica de San Pablo y el factotum de otros organismos del continente. Condujo, asimismo, varias giras de la Filarmónica de Buenos Aires y la Sinfónica Nacional en el exterior. Dirigió también en Alemania, Suiza, España y en la ex Unión Soviética. “Era un músico que tenía como única religión la música”, define Senanes. “Su vida estaba al servicio del arte, con una conducta moral absolutamente ejemplar y con un apasionamiento y entrega que hicieron historia. Para mí, además, fue un muy querido amigo y un involuntario y generoso maestro.”

Compartir: 

Twitter
 

Simón Blech fue uno de los grandes directores argentinos.
 
ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared