ESPECTACULOS

Eduardo Calvo, del teatro under a las luces masivas de “VideoMatch”

Fue uno de los ganadores del “Comic 2002” que buscó caras nuevas. Pero está lejos de serlo: lleva años actuando en las tablas.

 Por Mariano Blejman

“Tengo los nervios alterados”, opina el actor Eduardo Calvo, en su rol del profesor Tranquilino, uno de los personajes que le hizo ganar el Comic 2002 en “Video Match”, junto a otros cinco participantes. Durante dos meses, el actor participó del casting que buscaba nuevos humoristas, y pasó todas las barreras hasta convertirse en un elegido. Detrás del galardón recibido –que lo hizo competir con otros dos mil cómicos– hay en Calvo una extensa y prestigiosa carrera con eso de hacer reír a la gente. Así es la tele: en unas cuantas noches de Tinelli, los nervios de Calvo tuvieron más rating que durante veinte años de trabajo actoral. Y no es que haya tenido pocos espectadores en su larga trayectoria. Con su obra Muchas pelucas para un solo Calvo, por ejemplo, llegó a hacer más de 1000 funciones. Hizo de bufón en la puesta de La tempestad que tuvo el protagónico de Alfredo Alcón. Y durante dos años presentó el unipersonal Humor Calvo. También pasó por programas de televisión como “Ta Te Show” en Telefé, “3.60 Todo para ver”, “Badía y Compañía” y “La cajita social show”, realizado durante 2001 por los hermanos Borensztein en canal 13. Pero Calvo, reflexiona, nunca había disfrutado más de 20 puntos de rating a ritmo sostenido durante varias semanas.
Después de años de andar entre tablas, el humorista decidió presentarse junto a sus pares –incluso frente a algunos conocidos que habían pasado por su propio taller– debido a insistentes llamados de la producción de “Video Match” que necesitaban más caras nuevas. “Fue muy raro. Me hizo acordar a los castings de las películas de Estados Unidos, que por más que seas conocido tenés que competir igual”, confiesa Calvo a Página/12. “Para mí fue divertido. No lo tomé como una competencia sino como un entrenamiento. Y recibí mucho respeto del programa y de la gente”.
El casting buscaba nuevos talentos para las acostumbradas caras humorísticas, muchos de los cuales llevan casi una década en pantalla. Esta vez, la materia prima del humor tuvo de todo, lo que no quiere decir nuevo. “Participó gente con experiencia y otros que, sin ninguna formación, eran buenos cómicos. Pero hay actores como Miguel Angel Solá que no tienen entrenamiento actoral, pero son excelentes. Ser actor ayuda, pero no es una regla general”, argumenta Calvo.
Durante sus dos décadas en teatro, Calvo desarrolló una serie de criaturas que delataban estereotipos del hombre porteño. El Macho Camaño, El Acertijo, Samanta, el Heavy –“es re heavy, re jodido”–, el Tachero, fueron algunos travestismos que ocurrieron en el cuerpo de Calvo, que no es calvo, pero está en eso. “De repente, Tinelli es el espacio ideal para hacer lo que yo hago. Y me da un placer enorme, porque la gente adoptó alguno de mis personajes, y me los grita por la calle”, dice Calvo, que todavía está sorprendido por cómo la pantalla abierta legitima el trabajo del actor. “Por la vorágine misma del medio, es probable que el mundo del teatro no sea muy tomado en cuenta por los productores de la tele. Muchas veces el teatro y la tele son mundos paralelos, no llegan a tocarse”, cuenta Calvo.
Para el año que viene, el futuro del humorista sigue sin estar del todo claro. Tiene asegurado, eso sí, un espectáculo de humor en la costa con producción de Ideas del Sur. Mientras tanto, dirige una obra que se encuentra en estos días de gira, llamada Las chicas de blanco: humor, sexo y miusijol, para desmitificar eso de que las mujeres no pueden hacer reír. Todavía no sabe cuándo, ni cómo, se relanzará “Video Match”. Aunque sabe que tiene un lugar asegurado, Calvo se encontrará con el arduo desafío de hacer algo distinto en un espacio que hace años parece estancado. A mediados de año, antes del Comic 2002, Calvo tenía pensado irse de gira por Europa con Humor Calvo. “Pero John Lennon decía que la vida es lo que ocurre mientras uno está ocupado planificando”.

Compartir: 

Twitter
 

El actor dio 1000 funciones de “Muchas pelucas para un solo Calvo”.
 
ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.