ESPECTáCULOS › MASARU KITANO HABLA DE SU HERMANO MENOR, EL CINEASTA TAKESHI KITANO

“Su mayor talento es como comediante”

El doctor Kitano, químico de profesión, pasó fugazmente por Buenos Aires para dictar un seminario sobre contaminación ambiental. En esta entrevista con Página/12 aporta detalles sobre la personalidad del controvertido cineasta japonés, a quien considera “introvertido” pero no “violento”.

 Por Luciano Monteagudo

El doctor Masaru Kitano (Tokio, 1942) es especialista en química ambiental, dedicado a estudiar no sólo los beneficios sino también los peligros de las sustancias químicas de uso cotidiano (conservantes, colorantes comestibles, pesticidas), en alimentos, agua potable y cosméticos. Está considerado uno de los mayores conocedores en su campo y, como tal, pasó fugazmente por Buenos Aires para dictar un seminario sobre contaminación ambiental, organizado por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón y el Instituto Nacional del Agua, que depende de la Secretaría de Recursos Naturales. Pero sucede que el doctor Kitano es, también, el hermano mayor de Takeshi Kitano, el cineasta japonés más conocido fuera de su país después de Akira Kurosawa y autor de films esenciales de los años ‘90, como Flores de fuego, Escenas en el mar y Sonatine, que volvieron a poner a Japón en el mapa del cine.
Con una devoción y un orgullo auténticamente fraternal, el doctor Kitano accedió a hacer un lugar en su agenda para conversar con Página/12 sobre “Beat” Takeshi, un personaje que como protagonista de sus propios films y también de otros maestros del cine japonés –Nagisa Oshima en Tabú; Kinji Fukasaku en Batalla real– se ha convertido en una figura internacional, reconocible no sólo por su rostro imperturbable sino también por su personalidad violenta. Al menos en la pantalla. “Nada que ver”, aclara inmediatamente Masaru. “El carácter de Takeshi es más bien el de una persona introvertida. El se preocupa por la gente, pero le cuesta expresarlo. Pienso que todos tenemos dentro un costado violento y Takeshi no es la excepción. Y esa introversión suya lo lleva a expresar ese lado violento en algunas de sus películas. Pero no quiero que tenga una idea equivocada de él ni lo interprete erróneamente: Takeshi no tiene en su vida cotidiana un carácter violento. Más bien, todo lo contrario.”
Según Masaru, “mi madre siempre le insistió a los hijos varones que siguieran la carrera de ingeniería. Entonces tanto mi hermano mayor, como yo, como Takeshi, fuimos a la Facultad de Ingeniería y Química de Tokio. Pero paralelamente a sus estudios, Takeshi empezó a tener otros intereses, que tenían muy poco que ver con la carrera, y fue así como terminó siendo comediante y no ingeniero”. Para el doctor Kitano, esa vocación puede responder a algún lazo genético: “Mi abuela era una artista de la canción folklórica japonesa. Y entonces puede ser que en la sangre de mi hermano Takeshi corra la de mi abuela. Yo dócilmente obedecí al mandato de mi madre, pero Takeshi tomó el camino del arte”.
¿Y qué recuerdos guarda de la infancia? “La diferencia de edad entre Takeshi y yo es de cuatro años y medio”, aclara Masaru. “A mi hermano, más que estudiar en casa, le gustaba jugar afuera. En cambio yo me pasaba la mayoría del tiempo en mi cuarto, estudiando. Sí, tengo recuerdos de las escenas familiares dentro de casa: de las comidas, también de algunos juegos y de ayudarlo a Takeshi con las tareas para la escuela. Pero yo no tuve demasiada ocasión de jugar con él o conocerlo fuera de casa. El tenía el don de hacer reír a la gente. Desde chico ya tenía aptitudes de comediante. Por ejemplo, si se sacaba una foto familiar, todo el mundo estaba posando muy rígido, muy formal y él, en cambio, estaba haciendo payasadas.”
En palabras de Masaru, “Takeshi es el menor de cuatro hermanos y por eso fue siempre también el más consentido y mimado por mi madre. De hecho, tenían un carácter muy parecido y quizás por eso mismo, llegada la adolescencia, empezó a enfrentarse con ella. Parecía que cuando él veía a mi madre se veía a sí mismo, como en un espejo, y lo mismo le sucedía a ella. Si hacemos una comparación con la electricidad, podríamos decir que eran del mismo polo y por eso se rechazaban”.
Antes que cineasta y actor, Kitano fue “Beat” Takeshi, uno de los comediantes más populares de la televisión de su país, y su hermano piensaque ésa sigue siendo su particularidad: “Creo que su talento esencial es como showman, como comediante. Por ejemplo, si lo pensamos como un árbol, el tronco de Takeshi, aquello que le es constitutivo, es su carácter de showman. Y a medida que crece, ese árbol se va ramificando y produciendo distintas hojas y frutos. Es así como una de sus ramas es la de actor, otra la de director, otra la de guionista y también otra distinta la de pintor, porque Takeshi también pinta, como se puede ver en varias de sus películas. A su vez, las raíces de este árbol están en la cultura tradicional japonesa, que él estudió y heredó de mi abuela”.
Según Masaru, “ahora Takeshi cada vez le dedica más esfuerzos y dinero al cine. Ya pasó los cincuenta años y pienso que quiere que quede algo de él, una obra, como sucedió por ejemplo con Kurosawa. La televisión es fugaz, un show se ve una noche y a la mañana siguiente ya fue olvidado. El cine en cambio permanece. Yo creo que si hoy sigue haciendo televisión es nada más que para poder invertir lo que gana allí en el cine, para hacer sus propias películas”.
Como especialista en su área, el doctor Masaru Kitano es también una figura frecuente en la televisión japonesa, particularmente en la emisora nacional NHK. ¿Participó alguna vez del programa de Takeshi? “Nunca, pero compartí con él, es verdad, algunos programas, generalmente de entretenimientos. El es muy popular y yo soy reconocido en mi campo, pero cuando estamos frente a cámara se produce esa vergüenza que nos da a los hermanos varones cuando tenemos que hablar de nosotros mismos o de nuestros sentimientos”, reconoce Masaru.
¿Y le gusta el cine de Takeshi? “Las primeras películas que hizo, como Boiling Point y Violent Cop, o una de sus últimas, como Brother, no me gustan demasiado. Las encuentro excesivamente violentas. Prefiero Flores de fuego, que tiene para mí un profundo humanismo”. ¿Y Kikujiro? “Es una comedia, muy divertida”, reconoce el doctor Kitano. “Sabe, Kikujiro es el nombre de mi padre. Pero por lo demás no hay nada particularmente autobiográfico en esa película, salvo ese homenaje privado... Aunque pensándolo mejor, hay algo del carácter del personaje que refleja un poco cómo era mi padre. Por otra parte, durante bastante tiempo Takeshi hizo un programa muy popular de TV, que se difundía por la cadena NHK, donde allí sí él volcaba elementos de nuestra infancia y nuestro hogar.”
En su casa en las afueras de Tokio, el doctor Kitano, haciendo honor a su especialidad, cultiva una huerta de productos orgánicos. ¿Lo invita a Takeshi a comer verduras de su huerta? “Lamentablemente no. Nos vemos apenas dos o tres veces al año. A veces nos encontramos en un estudio de televisión. Los dos estamos muy ocupados y no nos es fácil reunirnos, pero nuestras esposas son muy amigas entre sí.”

Compartir: 

Twitter
 

Masaru Kitano dice que prefiere las películas menos violentas de su hermano.
 
ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.