ESPECTáCULOS › UN ESPECIAL DE LA SEÑAL E! ENTERTAINMENT SOBRE “LOS SOPRANOS”

Don Corleone en la era Prozac

El programa que se verá mañana en el marco del ciclo The E! True Hollywood Story revela detalles oscuros y curiosos que se esconden detrás de la exitosa serie de HBO, recreación de una familia de “mafiosos atípicos”.

 Por Emanuel Respighi

”Los Sopranos”, la exitosa serie de HBO que se desarrolla en el seno de una familia mafiosa de Nueva Jersey, logró en cuatro temporadas agregarle a la temática gangsteril un elemento que parecía incompatible con el tono de la cosa nostra en formato audiovisual: mostrar que detrás de un jefe de la mafia se esconde un ser humano lleno de problemas. Así, las intrigas de Tony Soprano (James Gandolfini) se combinaron con el deseo de su madre de asesinarlo, hijos a los que no pudo controlar de la misma forma que a sus enemigos, una esposa fiel que –al borde de su tolerancia– lo terminó dejando, y un sobrino incompetente que lo metió constantemente en problemas. Un cóctel explosivo que hizo de Tony un mafioso atípico, ubicado en los antípodas del Vito Corleone de Marlon Brando en la saga de El padrino: Tony sufrió ataques de pánico, recibió apoyo terapéutico y siempre tuvo a mano un frasco de Prozac. Un mafioso aggiornado.
Considerado como uno de los ciclos más revolucionarios de las últimas décadas, la serie creada, escrita y dirigida por David Chase terminó su cuarta temporada en la Argentina. Con un total de 56 nominaciones a los Emmy, “Los Sopranos” se encuentra embarcada –superado ya el conflicto contractual entre Gandolfini y HBO– en las grabaciones del quinto año, cuya duración y estreno aún es un misterio para los millones de fans de la serie: recientemente Chase dejó vislumbrar públicamente que la próxima temporada podría extenderse un poco más allá de los habituales 13 capítulos, por lo que retrasaría su salida para febrero o marzo del 2004. A la espera de su regreso a la pantalla chica, la señal E! Entertainment Televisión estrena mañana, a las 21, un especial de dos horas de “The E! True Hollywood story”, donde se cuenta que detrás de la serie sobre la mafia se esconden historias no menos oscuras a las de su trama.
El especial comienza contando el proceso de producción que tuvo que atravesar “Los Sopranos” hasta llegar a la pantalla. Aunque suene disparatado, la serie contiene un fuerte anclaje en la vida íntima de Chase, aunque con una vuelta de tuerca necesaria para atrapar a los televidentes. El creador de la serie tuvo una relación conflictiva con su madre Livia (el mismo nombre de la madre de Tony) y muchos allegados lo motivaron para que llevara esa historia a la pantalla chica. “Mi esposa —confiesa Chase– me animaba siempre para que escribiera sobre la relación que tenía con mi madre. Pero yo me preguntaba: ¿A quién le va a interesar la historia de un ama de casa en Nueva Jersey? ¿O la historia de un productor de televisión y su madre? Hasta que se me cruzó la idea de agregarle a esa base el elemento mafioso.” No se equivocó.
Así fue que, en 1996, después de escribir un guión piloto, Chase recorrió la mayoría de los canales de aire de EE.UU., pero todos lo rechazaron respetuosamente. “Nadie lo entendió”, cuenta el productor Stephen Cannell, que trabajó con Chase en la serie “The Rockford files”. “Escribió un buen guión pero los canales querían italianos jóvenes y atractivos. No gordos cincuentones que toman Prozac”, analiza. Por eso Chase decidió ofrecer su proyecto en la TV por cable, donde encontró el visto bueno de la cadena HBO. El único reparo que hicieron los ejecutivos fue el nombre de la serie, ya que temían que los televidentes asociaran “Los Sopranos” con un programa musical sobre óperas. Se consideraron títulos como “Red Sauce”, “Family Guy” y “Made in New Jersey”, pero finalmente prevaleció el ideado originariamente por Chase. Hoy, a siete años de aquella discusión, ningún espectador atento disociaría el nombre “Los Sopranos” con la serie dramática de HBO.
En tanto, fiel al estilo de E!, la segunda parte del especial se detiene a repasar algunos datos más o menos curiosos sobre la serie y sus protagonistas:
- Cada episodio de “Los Sopranos” cuesta alrededor de dos millones de dólares. Es una de las series más caras de la TV. Sin embargo, la cifra está lejos de los casi 20 millones que sale cada capítulo de “Friends”.
- El 15 de septiembre de 2002, la cuarta temporada debutó con un promedio de 13.4 millones de espectadores sólo en EE.UU. Ese episodio se convirtió en un hecho histórico: fue la primera vez que una serie de cable premium obtuvo la mayor audiencia, superando a canales de TV abierta y de cable.
- Tony Sirico, que interpreta a Paulie “Walnuts” Gaultieri, pasó cinco años en la cárcel. Tiene en su haber 28 arrestos. Su vida cambió cuando se acopló a un grupo de teatro de ex convictos y prefirió interpretar a un mafioso que ser uno de carne y hueso.
- Robert Iler, que encarna al hijo menor de Tony Soprano, fue acusado durante la tercera temporada de asaltar a una pareja de adolescentes en Nueva York. El actor recibió una condena de tres años de probation.
- Entre la tercera y la cuarta temporada, la serie se tomó un tiempo de 16 meses para lidiar con enfermedades en el elenco y necesarias reescrituras en el guión, producto del ataque terrorista del 11 de septiembre.
- Durante los primeros meses de este año, James Gandolfini y HBO se demandaron recíprocamente. Mientras el protagonista quería ganar 16 millones de dólares por temporada (una cifra muy superior a los 400 mil que percibía por capítulo), la cadena de TV se oponía a semejante aumento. Al final, sin que se den a conocer públicamente las cifras del acuerdo, las dos partes levantaron su demanda y se reanudaron las grabaciones. Se dice que por la quinta temporada Gandolfini recibirá alrededor de 11 millones de dólares.

Compartir: 

Twitter
 

“Los Sopranos” terminó su cuarta temporada y la quinta recién empezaría en febrero o marzo de 2004.
 
ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.