libero

Lunes, 23 de junio de 2003

VICTORIA CON TRES GOLAZOS DE CAVENAGHI, FUERTES Y D’ALESSANDRO

River le dio un paseo monumental a Gimnasia

A los 6m River había llegado dos veces a la red dejando pruebas de su superioridad. Lo demás fue una simple confirmación, resaltada con el tercer gol, una gran jugada de D’Alessandro. Gimnasia, con varios suplentes, opuso muy poca resistencia. River le lleva 2 puntos a Vélez y 4 a Boca. Parece todo cocinado a dos fechas del final.

 Por Adrián De Benedictis

El examen que debía cumplir ayer River era uno de los más complicados. Y la evaluación se magnificaba porque Boca ya estaba instalado en ese certamen que se ha vuelto muy esquivo: la Copa Libertadores. Encima, el rival eterno había goleado en el estadio donde River se fue eliminado en medio del escándalo. Por todo ello, la relevancia que alcanzaba el encuentro de ayer ante Gimnasia era superior. Pero cualquier influencia externa parece no haber incidido en este presente de River, y alcanzó una victoria que lo encamina a un nuevo título local.
Cuando todo indicaba que Gimnasia se convertiría en otro de esos equipos que agrupan muchos jugadores atrás, y que tantos problemas le causan a River, el único líder resolvió cualquier esquema previo en apenas seis minutos. La diferencia fue que ese tiempo transcurrió en los primeros instantes del encuentro, y a partir de ahí ya no hubo resistencia de los platenses. Apenas se desarrollaba el primer minuto de juego, Cavenaghi desbordó por la izquierda, enganchó en el área para que Pautasso pasara de largo, y definió con un derechazo cruzado al palo más lejano. De esa manera, la estructura defensiva de Gimnasia, con cinco hombres en el fondo, se desvaneció rápidamente.
Cinco minutos más tarde, Fuertes aumentó la cuenta con un cabezazo ingresando por el segundo palo. La jugada había comenzado con un toque de Luis González para Cavenaghi, éste abrió la pelota para D’Alessandro, y el volante tiró el centro preciso para el delantero. Desde ese momento, River controló sin inconvenientes el desarrollo del partido, y Gimnasia sólo exhibía impotencia para intentar la reacción.
El conductor de River, Manuel Pellegrini, incluyó a Ludueña desde el inicio, y eso le dio a River más poder ofensivo. El volante se movió por la derecha, y lentamente se fue convirtiendo en la figura del partido. De esa manera, River tuvo la posibilidad de sacar más distancia, pero Cavenaghi falló por poco en un tiro libre, luego Demichelis desvió un cabezazo de Pereyra, y por último Olave le sacó un remate a Ludueña.
River continuó dominando todo en el segundo tiempo, y le dio mucho trabajo a Olave, quien evitó que el resultado final fuera más abultado. Gimnasia solamente se “acercó” con un tiro libre de Sosa que se fue por arriba del arco. Pero faltaba la última joya de D’Alessandro, que después de dejar a dos hombres en el camino con varios amagues, dentro del área, definió con un zurdazo al ángulo al palo izquierdo del arquero.
La situación era tan sencilla que en River volvió a jugar el veterano Astrada (se retira en dos semanas), para que a la fiesta no faltara nadie.

Compartir: 

Twitter
 

fuertes cabecea y conviert el segundo gol de river.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.