ESPECTáCULOS

“Esta ciudad combina cierto grado de locura con la elegancia europea”

Así define el diseñador Philippe Starck a Buenos Aires, en el especial “La máquina de soñar”, que Canal (á) estrenará mañana.

 Por Verónica Abdala

“Soy un productor de sorpresas, que trabaja para despertar la mentalidad de la gente”, explicó una vez Philippe Starck. “La libertad es mi fuente de inspiración, al momento de crear. No tengo otras banderas.” Dueño de un perfil provocativo y de un talento reconocido a nivel mundial, este francés de 54 años es desde hace por lo menos una década un gurú del diseño, cuya firma se disputan cadenas industriales y empresas constructoras de los cinco continentes. Desde que, en 1983, François Mitterrand le encargó la decoración de su casa, dándole un fenomenal impulso a su incipiente carrera, Starck diseñó toda clase de objetos y muebles –cepillos de dientes, anteojos, relojes, una silla de tres patas–, y hasta edificios y hoteles –el Delano de Miami, el Clift de San Francisco, el Martins Lane de Londres, o el Royalton de Nueva York, entre otros– montado en una ola de popularidad ascendente. Sus productos se definen por su estilo inconfundible: la innovación de las líneas, la funcionalidad y la innovación de las formas, una estética minimalista y lúdica.
Con el mismo éxito con que se abrió paso en el campo del diseño industrial y arquitectónico, Starck incursionó en la decoración de interiores: algunos de los más selectos locales y galerías de Nueva York, Londres, Tokio y París –la boutique que el diseñador Jean Paul Gaultier tiene en la capital francesa, o la librería alemana Taschen, por caso– son consideradas por sus admiradores auténticas obras de arte, que responden hasta en sus mínimos detalles a su concepción estética. A él estará dedicado el programa especial que Canal (á) estrena mañana a las 20.
“Starck, la máquina de soñar” acerca al lector imágenes de algunos de los proyectos que el francés concretó y que lo elevaron a la cima del reconocimiento. Incluye además entrevistas a algunos de sus más cercanos colaboradores, a la curadora de la muestra que recientemente lo tuvo como protagonista en el Centro Pompidou de París, Marie Laure Jousset, y al argentino Alan Faena, su actual socio en el proyecto “El Porteño Building”, un lujoso hotel y complejo habitacional que se eleva en Puerto Madero.
Si el programa, de media hora de duración, no consigue dar una idea acabada de la importancia del diseñador, es porque parece concebido para promocionar el emprendimiento empresarial de Starck y Faena, antes que pensado como una retrospectiva de la obra del artista. Aunque, de todas formas, merecen atención el repaso de algunas de sus más famosas creaciones y el testimonio de quienes trabajaron con él o lo conocen de cerca.
Patrick Jouin, diseñador francés, lo define como “un creador que no tiene límites ni pruritos a la hora de inventar, un artista que hace de cada proyecto un acto de fe”. La arquitecta argentina Diana Cabeza, por su parte, explica que su mayor mérito es “haber instalado la figura del diseñador como actor social”. Jousset reconoce que pocas veces disfrutó tanto de la organización de una muestra como cuando planificó junto al propio Starck la exposición en el Pompidou, y relata jugosas anécdotas.
Y luego está Starck, que enfrenta las cámaras y se define como “un ciudadano enamorado, que lleva una vida simple, muy alejada de la imagen pública de estrella del jet set del diseño” que, según dice, los medios se empeñan en difundir. En ese marco cuenta, de paso por Buenos Aires: “Adoro trabajar en esta ciudad, que combina cierto grado de locura, esa locura propia de Sudamérica, con la elegancia europea. Los argentinos tienen una extraña conciencia de la vida y la muerte, son sexies por sobre todas las cosas, viven plenos de esperanza y están llenos de sueños. Si me identifico deplano con ellos es porque son seres pasionales, y creo que, en esencia, yo también soy eso”.

Compartir: 

Twitter
 

Starck desarrolló una carrera meteórica en el diseño arquitectónico.
 
ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.