ESPECTáCULOS › LLEGO A MAR DEL PLATA ROGER CORMAN

Un festival de culto

La llegada del legendario director de cine Clase B se sumó a la presencia del mítico Kenneth Anger. La Competencia Oficial elevó su puntería con “El maullido del gato”, de Peter Bogdanovich.

 Por Martín Pérez

Desde Mar del Plata

Salió el sol y llegó Roger Corman. No se trata de vincular ambos acontecimientos más allá del hecho de que fueron la nota destacada de la jornada de ayer en el Festival de una Mar del Plata que había permanecido nublada desde la ceremonia de apertura, realizada el jueves pasado por la noche. Pero lo cierto es que, con la llegada de Corman, el Festival tiene al fin en la ciudad a uno de los pocos grandes invitados que acudieron a la cita. Si se tiene en cuenta que Kenneth Anger era hasta ahora el invitado cinéfilo más ilustre del evento, con la llegada del legendario director de cine Clase B Mar del Plata se ha convertido casi en la capital del cine de culto.
En medio del tantas veces justificado caos y de la desorganización que caracterizan esta edición del Festival en medio de la emergencia económica, lo primero que hizo Corman es lo que debía hacer: exigir su catálogo y su acreditación. Junto con ellos le entregaron también una bolsa con regalos, donde estaban sus primeras invitaciones, entre las que seguramente figura el acto de entrega del premio a Anger por su trayectoria -el mismo que recibirá Corman al día siguiente– a realizarse mañana por la noche en el Teatro Auditorium. Como los organizadores no consideran necesario que se exhiba ningún film del premiado en cuestión, luego de la entrega del premio de Anger, se verá El verano de Ana, de Jeanine Meerapfel. Lo mismo le sucedió a Claire Bloom, que recibió su premio el viernes ante los espectadores reunidos para ver el film suizo Neutral.
Casi en la mitad de esta decimoséptima edición hay que decir que, si bien la competencia oficial no parece levantar cabeza, al menos han aparecido algunos films interesantes. Ayer, por ejemplo, finalmente se pudo ver The Cat’s Meow, de Peter Bogdanovich. Uno de los estrenos más esperados de entre los diecisiete films que este año compiten por el Ombú, la película del director norteamericano por suerte no defraudó. Film de época y de cine, El maullido del gato imagina lo sucedido a mediados de los años ‘20, en un viaje de placer en el barco de William Randolph Hearst, aquel magnate que supo ser el modelo de El ciudadano de Orson Welles.
Formaron parte del viaje que le interesa a Bogdanovich, además del propio Hearst, varias celebridades de Hollywood, entre ellas su amante y aspirante a estrella Marion Davies, así como su secreto pretendiente Charles Chaplin, que había fracasado con su primer drama, pero estaba a punto de triunfar con La fiebre del oro. Semejante triángulo de pasiones, con Davies en el medio de Hearst y Chaplin, se resolverá con un asesinato que supo ser tapado para la historia por todo el poder del primero.
Claramente en su medio con semejante tema –no sólo por hablar de Hollywood sino también porque su historia esconde un drama semejante–, Bogdanovich recorre muy bien los pliegues del evento, entregando un retrato bastante apropiado de las obsesiones, tentaciones y privilegios de los habitantes de la Meca del Cine. En su reparto se destacan la ascendente Kirsten Dunst (fundamental para darle una vivacidad natural y querible al papel de Davies), así como Eddie Izzard en el papel de Chaplin. Detrás del de Bogdanovich, otros tres films se destacan de entre los siete vistos hasta ayer en la competencia: la mexicana El gavilán de la sierra y las estadounidenses Revolution Nº 9 y Treed Murray. Hay que tener en cuenta en este recuento que, en estos cuatro días de exhibiciones, otros dos films de competencia se han demorado en su arribo a La Feliz. Ellos son la italiana Santa Maradona, anunciada para el sábado y aún en la Aduana porteña, y la francesa El estadio de Wimbledon, que debería estar llegando hoy a la ciudad.
La película mexicana es el relato del ascenso y la caída de un bandolero de pueblo mexicano, cuidadosamente narrado en una serie de recuerdos recopilados por alguien que quiere escribir una ranchera en su memoria. Los films norteamericanos son casi ensayos de situaciones urbanas: Revolution Nº 9 cuenta el brote paranoico de su protagonista, que se cree amenazado por un comercial, y Treed Murray el asedio de un yuppie atrapado en las ramas de un árbol de un parque para escapar de una patota. Ambos films tienen en común que se atrapan a sí mismos en situaciones limitadas, siendo muy satisfactoria la presentación del planteo inicial en Treed Murray, así como el desenlace abierto de la por momentos irritante Revolution Nº 9.
Mientras tanto, la competencia oficial según lo anunciado continúa hoy con la exhibición de Tomando parte, film del húngaro István Szabó. Mañana le llegará el turno a la india El nombre del río, la colombiana Bolívar soy yo y la alemana El verano de Ana. Eso sí, el plato fuerte de la jornada de hoy será el estreno de Apocalisis Now Redux, esta noche en el horario central del Auditorium (a las 22). Con su estreno comercial anunciado para un par de semanas después del cierre del Festival, esta nueva versión del histórico film de Coppola –con 49 minutos más– supo deslumbrar el año pasado en Cannes, donde la mayoría de los presentes la consideró como la mejor película del festival.

Compartir: 

Twitter
 

Torre Nilsson fue recordado ayer por artistas y amigos.
 
ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.