PLACER indice
|

APRENDIZAJES

(no tan) a la deriva

› Por Cledis Candelaresi

Los no iniciados imaginan los veleros como mundos plácidos y lejanos, pero ante quienes se han atrevido a plantar el pie sobre la cubierta se despliega un universo desconocido y fascinante, en el que la calma es lo de menos. Navegando a vela se reencuentra un tiempo de compañerismo y naturalezas asombrosas, se descubren otros brillos en el río, se olvida la existencia terrestre para inventarse, cada vez, una vida en el agua.

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.