PSICOLOGíA › NUEVOS HALLAZGOS SOBRE EL SEXO

Mil y un orgasmos

Una vez más –pero siempre en febrero–, la sección Psico se lanza al sexo explícito para redescubrir las múltiples posibilidades del orgasmo: las tres principales zonas erógenas de la mujer, las sorpresas de la próstata en ellos y del cérvix en ellas, las infinitas “zonas personales”, los placeres del meditador, del que reza, del que sólo piensa; el milenario remedio para el insomnio, para el estrés, para el infarto y para lo demás.

 Por Barry Komisaruk, Beverly Whipple, Sara Nasserzadeh y Carlos Beyer-Flores *

Los orgasmos, habitualmente, son resultado de una estimulación genital, pero muchos informes sugieren que también pueden ser generados por estímulos no genitales:

- Orgasmos producidos mediante imágenes mentales y en ausencia de estimulación física. Experiencias sobre orgasmos femeninos “con el pensamiento” mostraron que las mujeres presentaban un incremento en el ritmo cardíaco, la presión arterial, el diámetro de las pupilas y el umbral del dolor típicos del orgasmo.

- Orgasmos experimentados durante la meditación. Kenneth Ray Stubbs proporciona detallados ejemplos de experiencias orgásmicas producidas durante diversos tipos de meditación.

- Orgasmos experimentados durante el rezo, tal como ha documentado William Stayton.

- Orgasmos experimentados por mujeres y hombres con lesiones en la médula espinal a través de las caricias del compañero en las zonas de piel hipersensibles no genitales, cercanas al lugar de la lesión.

- Ataques epilépticos que producen auras orgásmicas.

- Orgasmos “fantasmas” experimentados por mujeres y hombres con lesiones en la médula espinal, que sienten orgasmos genitales mientras duermen a pesar de que la lesión bloquea las sensaciones genitales conscientes.

- Orgasmos producidos a través de la estimulación de la boca, los labios, el pecho, los pezones, el ano, el hombro o el dedo del pie.

- Orgasmos producidos como resultado de la estimulación de cualquier parte del cuerpo por la persona adecuada y de la manera adecuada.

- Orgasmos durante el parto.

- Orgasmos durante la defecación y la micción enérgica.

- Orgasmos producidos por la estimulación eléctrica o química directa del cerebro, como se describe en los estudios realizados durante un breve período de la década de 1950, antes de que se impusieran restricciones sobre este tipo de experimentos.

- Orgasmos no genitales experimentados bajo la influencia de drogas psicodélicas.

- Orgasmos producidos inesperadamente mediante la estimulación eléctrica de la columna vertebral para, en principio, controlar el dolor.

- Orgasmos producidos mediante la estimulación tras una cirugía transexual (tanto en sentido hombre-mujer como mujer-hombre).

Zonas personales

Los orgasmos pueden ser muy distintos en una misma persona de una vez a otra. Para una mujer, la calidad sensorial de un orgasmo depende de dónde tiene lugar la estimulación: el clítoris, la vagina o el cérvix. El clítoris está conectado principalmente a los nervios pudendos; la vagina, a los nervios pélvicos, y el cérvix, a los nervios hipogástrico, pélvico y vago. Aunque la estimulación de cada una de estas zonas puede, por sí sola, producir orgasmos, la estimulación combinada de dos o tres regiones da como resultado un efecto aditivo, produciéndose un orgasmo más general, lo que se describe como un “orgasmo global”. En el caso del hombre, los nervios pudendos transportan los impulsos nerviosos desde la piel del pene y el escroto, y los nervios hipogástricos lo hacen desde los testículos y la próstata. Por lo tanto, la estimulación de estos dos grupos nerviosos puede ocasionar sensaciones de algún modo distintas.

Para muchas personas, sus “zonas erógenas” se extienden más allá de los genitales. La localización de dichas zonas es sorprendentemente diversa y depende, en gran medida, de cada persona. La estimulación de las “zonas erógenas personales” suele afectar enormemente la intensidad de los orgasmos.

De tres gustos, por favor

Solemos referirnos a un “orgasmo vaginal” cuando el principal lugar de estimulación es la vagina (sin estimulación del cérvix) y a un “orgasmo cervical” cuando el foco de estimulación es el cérvix. Un “orgasmo clitoridiano” es aquel en el cual la estimulación se aplica específicamente al clítoris. Algunas mujeres prefieren que la estimulación se limite a la vagina o al cérvix o a ambos, mientras que otras prefieren una estimulación centrada en el clítoris. No obstante, las hay que parecen experimentar los orgasmos más intensamente cuando se les estimula más de una zona, incluso las tres a la vez. La estimulación combinada de las tres zonas activa tres o cuatro pares de nervios distintos y produce un efecto acumulativo.

¡Ay...!

¿Por qué nuestra expresión al llegar al orgasmo a veces parece más bien de dolor? Las zonas del cerebro y de la médula espinal que controlan el dolor y el orgasmo se solapan; tal vez las dos regiones posean una determinada propiedad que sea común tanto al placer como al dolor. Quizá las vías que transportan las sensaciones de placer y dolor a lo largo de la médula espinal y el encéfalo van juntas, de modo que producen efectos similares de excitación y expresión facial antes de bifurcarse.

Como conejos

Los juguetes sexuales más sencillos son los vibradores. Algunos pueden colocarse en el dorso de la mano, detrás de los dedos, de manera que el contacto genital se realiza con los dedos que vibran y no con el propio vibrador. Otros se aplican directamente a la zona genital. La cabeza estimuladora de estos aparatos puede tener varios tamaños; algunas mujeres prefieren comenzar por usar un vibrador de cabeza ancha en lugar de uno de cabeza estrecha, que suele utilizarse para estimular directamente el clítoris, y luego, con la práctica, hacer la transición a vibradores más estrechos. Los vibradores anchos también son más fáciles de usar por la pareja. Los que se centran en la estimulación clitoridiana resultan especialmente apropiados para principiantes.

Los denominados consoladores tienen un aspecto parecido al de un pene en erección en cuanto a tamaño, forma y textura, y pueden contener o no un mecanismo vibratorio. Permiten estimular la pared vaginal y ofrecer a la mujer una sensación de penetración. El “conejo” es un consolador con forma de Y, diseñado para estimular la vagina internamente a la vez que se estimula el clítoris externamente. El “estimulador del punto G” normalmente es curvo, de manera que presiona el punto G, en la pared anterior de la vagina (la pared que “toca” la barriga), justo detrás del hueso púbico.

También hay pequeños consoladores diseñados para estimular el ano y el recto de hombres y mujeres. Tienen una base ensanchada para impedir que penetren demasiado en el recto sin que el usuario se dé cuenta. Algunos de estos tapones están diseñados para estimular la glándula prostática, algo que muchos hombres describen como placentero.

También hay aparatos que estimulan a ambos miembros de la pareja simultáneamente, como los anillos vibradores que se ponen los hombres alrededor del pene: su vibración estimula el clítoris de su compañera durante la penetración vaginal. Algunos aparatos para masaje, diseñados para su uso en la espalda, el cuello o la cara, también pueden utilizarse para el placer sexual.

Ocho o más

Los estudios de investigación que recopiló la Federación Americana para la Paternidad Responsable concluían que la masturbación y la actividad sexual en pareja pueden ser beneficiosas para muchos aspectos de la salud y del bienestar, como la longevidad, la inmunidad, la salud reproductiva y el control del dolor. En un estudio realizado, 918 hombres de entre 45 y 59 años, fueron sometidos a un exhaustivo examen físico en el que se redactó su historial médico, se midió la presión arterial, se les realizaron electrocardiogramas, pruebas del colesterol y se les preguntó sobre la frecuencia de sus orgasmos. Tras un seguimiento durante diez años, se determinó que los hombres que habían referido experimentar ocho o más orgasmos al mes tenían el doble de probabilidades de estar vivos que los que referían haber experimentado menos de un orgasmo al mes. Los investigadores concluyeron que “la actividad sexual parece tener un efecto protector sobre la salud masculina”.

Para el mismo grupo de 918 hombres, los investigadores determinaron que aquellos que habían referido una frecuencia elevada del acto sexual presentaban sólo la mitad de probabilidades de morir a causa de un ataque al corazón –infarto de miocardio– que los que habían referido una frecuencia baja o intermedia de orgasmos.

¿Me agarrás?

La vagina es elástica: puede dilatarse hasta el punto de permitir el paso de un bebé y encogerse lo suficiente como para proporcionar fricción a un pene: cuando el hombre dice que la vagina de su compañera no es lo suficientemente estrecha, significa que preferiría una estimulación del pene en la que hubiera más fricción o roce con la vagina. La cirugía de la zona pélvica y el parto pueden afectar la “estrechez” de la vagina. También hay que decir que algunos hombres se acostumbran a una vigorosa estimulación del pene cuando se masturban. En este caso, lo mejor sería que el hombre se olvidara de la masturbación e intentara sensibilizar su pene única y exclusivamente en la vagina de su compañera. Otra posibilidad es que la mujer sea más activa durante la penetración vaginal, por ejemplo sincronizando sus movimientos con los de su compañero e intentando “agarrar” el pene con los músculos del suelo pelviano. La pareja también puede intentar probar con diversas posturas para ver cuáles producen una estimulación más intensa.

Los ejercicios de Kegel para aumentar la intensidad de la contracción de los músculos del suelo pelviano pueden proporcionar una sensación de mayor “agarre” del pene durante la penetración vaginal (para mujeres y también para hombres recomendamos las instrucciones que pueden encontrarse en el sitio web de la Clínica Mayo: mayo clinic-kegel exercises-women-men).

“Más profundo”

Algunas personas explican que llegan al orgasmo como resultado de la estimulación anal. Existen probablemente tres fuentes distintas de estimulación sexual producidas por la penetración anal: las sensaciones procedentes del ano, del recto y, en el caso de los hombres, de la próstata. Cada uno de estos tejidos envía señales sensoriales al cerebro a través de pares de nervios distintos: el ano a través de los nervios pudendos, el recto a través de los nervios pélvicos y la próstata a través de los nervios hipogástricos.

Para algunos hombres, la estimulación de la próstata produce un orgasmo que describen como “más profundo”, más global e intenso, más prolongado y asociado con una mayor sensación de éxtasis que el orgasmo producido únicamente a través de la estimulación del pene. Esta descripción del orgasmo “más profundo” es similar a la descripción que hacen las mujeres del orgasmo obtenido como respuesta a una estimulación cervical y uterina. Es posible que la similitud en la descripción radique en el hecho de que los nervios hipogástricos transmiten la estimulación sensorial, desde el cérvix y el útero en las mujeres y desde la glándula prostática en los hombres.

“Decime que...”

“Hablar de forma soez” o “decir cosas sucias” es, probablemente, excitante porque ayuda a la persona a fantasear, rompe tabúes culturales o crea la sensación de que se corre un riesgo emocionante. Puede que una pareja encuentre difícil experimentar el orgasmo sin esta estimulación añadida. El porcentaje de hombres que piensan que usar este tipo de lenguaje es estimulante supera al de mujeres, aunque a muchas de ellas también les gusta este tipo de interacción.

* Texto extractado de Orgasmo. Todo lo que siempre quiso saber y nunca se atrevió a preguntar (ed. Paidós).

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Corbis
SUBNOTAS
 
PSICOLOGíA
 indice
  • NUEVOS HALLAZGOS SOBRE EL SEXO
    Mil y un orgasmos
    Por Barry Komisaruk, Beverly Whipple, Sara Nasserzadeh y Carlos Beyer-Flores
  • Posdata

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.