PSICOLOGIA › LA ADOLESCENCIA EN LA SOCIEDAD ACTUAL

Sin ritos, sin padre, y el cuerpo marcado

 Por Estela Maidac*

Respecto de la adolescencia, la época actual se caracteriza por la falta de ritos de iniciación sancionados por la cultura o por la presencia de ritos muy poco eficaces en cuanto a simbolización de lo real pulsional que se impone a partir de la pubertad. Un ejemplo de ineficacia de los rituales son los viajes de egresados: podrían oficiar de ceremonia de iniciación, pero sus desbordes son una muestra de la poca cobertura simbólico-imaginaria que ofrecen, y tal es precisamente la función de los ritos.
En las culturas primitivas, distintos ritos marcaban el pasaje de la niñez a la adultez. Por ejemplo: el ritual Haim de los selk’nam u onas habitantes de nuestra Tierra del Fuego, conocido como el rito Kló Kelen de iniciación, duraba un año durante el cual los jóvenes entre 17 y 20 años eran iniciados en el aprendizaje de lo que llamaríamos ganarse la vida y esto mismo ya los habilitaba para la unión con el otro sexo. Y había algo más: durante ese período, el joven era atormentado por un espíritu enmascarado, muy temido, llamado shoot hasta que los mayores le ordenaban desenmascararlo y descubría que era uno de los hombres de la tribu. De este barramiento del Otro debía guardar secreto ante los niños y las mujeres como forma de dominio y de perpetuar la sociedad patriarcal. O sea las reglas del juego de esa cultura.
Nuestra cultura idealiza la adolescencia y los adultos intentan permanecer en ella como una promesa de eterna juventud. Esto deja a los adolescentes sin la generación con la cual confrontar y los lleva a tener que inventarse sus propios ritos reguladores de la economía pulsional. Se tatuan y se perforan. Esta necesidad de horadar el cuerpo habla de las fallas de inscripción psíquicas e institucionales. Las palabras perdieron su peso o funcionan como mandatos superyoicos que como tales impelen a gozar.
El psicoanalista Donald Winnicott hacía hincapié en la importancia en la adolescencia de un Otro para poder confrontar y no volcar la agresividad contra sí mismos y ofrecerse en posición de objetos al goce de un Otro sin barrar. El cuerpo, en sus transformaciones reales, se les impone: esto se expresa en actings-out, como llamados al Otro, o pasajes al acto ante su inexistencia, intolerable para un adolescente.
Entra un joven a su sesión diciendo: “Mirá lo que me hice”. La mitad de su brazo está cubierta por un tatuaje con el rostro de Jimi Hendrix. Su padre tuvo dos internaciones por sobredosis y volvió a vivir con su propia madre luego de la separación. Dormía en el mismo dormitorio que el joven. Le consiguió un BMW sin papeles, y el chico se lo devolvió luego de haber advertido en el análisis que, cada vez que subía, fantaseaba con estrellarse. Al poco tiempo el padre le puso una heladería para que se ocupara todo el día y dejara el tratamiento. La madre que lo había traído se desentendió totalmente.
Otro joven, consumidor de drogas, presentaba múltiples tatuajes y perforaciones. Su padre había hecho un intento de suicidio poco antes de que el joven fuera traído por su madre al tratamiento. Decía de su padre que había sido torturador en la época de la dictadura. El, por su parte, se ofrecía a situaciones sacrificiales.
Si bien los tatuajes existen desde que existen los seres humanos, su valor y función varían según el contexto cultural, según la distribución del goce que hace cada cultura. Si bien el padre siempre fue fallado, si bien nunca se puede estar a la altura de una función, es cierto que el padre autoritario de la modernidad fue sustituido, en la contemporaneidad, por un padre caído. Las fallas en la función paterna también operan en la subjetivación del tiempo produciendo un efecto de falta de corte: muchos adolescentes padecen por estar instalados en una especie de tiempo de eternidad.

* Fragmento del trabajo “Análisis de adolescentes, ¿rito de iniciación contemporáneo?”.

Compartir: 

Twitter
 

 
PSICOLOGIA
 indice
  • ACERCA DE LO REAL EN LOS PRINCIPIOS DEL SUJETO
    “¡Ayúdame a dejarte!”
    Por Gerard Pommier
  • LA ADOLESCENCIA EN LA SOCIEDAD ACTUAL
    Sin ritos, sin padre, y el cuerpo marcado
    Por Estela Maidac
  • Posdata

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.