SOCIEDAD › SANDRO PASó EL PERíODO CRíTICO Y HAY OPTIMISMO A SU ALREDEDOR

La evolución del Gitano

Tras recibir el trasplante de corazón y los dos pulmones, Sandro se recupera en Mendoza. Sus fans pidieron el corazón extirpado. Un grupo de gitanos bailó en su honor frente al hospital. El médico personal dijo que un juez había demorado la entrega de órganos.

 Por Pedro Lipcovich

Ayer a las 21.30 –cuando se completó el “período crítico”, las primeras 72 horas tras la operación– Sandro seguía evolucionando favorablemente, según el equipo profesional que lo operó. Sus admiradoras, por su parte, requirieron que les fuera otorgado el corazón original del cantante, pero los médicos no atendieron a sus ruegos. En la puerta de la clínica, frente al altarcito instalado por “las nenas”, un grupo de gitanos bailó en honor del Gitano. Entretanto, el médico personal del cantante denunció que un juez –al intervenir porque el donante había muerto por herida de bala– causó “demoras” en la obtención de los órganos. En una perspectiva más amplia, un miembro del comité de ética del Incucai advirtió que “muchos médicos incumplen su obligación de comunicar todos los casos de muerte cerebral: esto disminuye la disponibilidad de órganos”. Lo que es inútil, o perjudicial, es “utilizar los medios de comunicación para pedir órganos destinados a una persona en particular”, advirtió el nuevo presidente de la Sociedad Argentina de Trasplantes.

“Sandro evoluciona tal como lo habíamos planeado”, anunció Claudio Burgos, el cardiocirujano que, al frente de un equipo de 70 profesionales, efectuó el viernes el trasplante de los dos pulmones y el corazón. Cuando entró al quirófano, el cantante “era un paciente terminal”, señaló Burgos. Cumplidas las 72 horas críticas, “su evolución es favorable”: tanto es así que “aunque las extubaciones se realizan en principio a los siete días, es posible que puedan efectuarse antes”, pronosticó el cirujano.

Roberto Sánchez, Sandro de América, seguía en terapia intensiva con respirador y tubo traqueal. “Tiene que tolerar psicológicamente la intubación, pero, por sus internaciones anteriores, está entrenado para aceptar máscaras y tubos, de modo que no hace falta sedarlo”, explicó Burgos. El cantante “está totalmente despierto y escribe frases sueltas”.

Una de estas frases es “Voy a poder bailar” y, aun intubado, esbozó unos movimientos de esos que él logra como nadie. Sergio Perrone, su médico personal, agregó que “nos hace bromas con los gestos” y contó que “pidió a la familia gotas para los ojos, que siempre usa”.

Sí, pero “¿¡dónde está el corazón!?” Las “nenas” de Sandro aprovecharon la presencia de los médicos ante la prensa para preguntar por el preciado órgano en su versión original, pero Burgos contestó con frialdad quirúrgica: “Los órganos extraídos se entregan a anatomía patológica para corroborar la enfermedad. En todos los casos”.

Junto a la entrada del Hospital Italiano de Mendoza hay un altarcito, cada vez con más flores y fotos para el ídolo que allí se recupera. Desde el viernes, algunas “nenas” hacen guardia, y también aparecieron “gitanos”, que cantan en tributo a Sandro. El domingo, se hicieron presentes gitanos de veras: tres camionetas de la comunidad de Dorrego, Guaymallén, cargadas con mujeres y niños. Ellas bailaron en su honor, porque “lleva nuestra sangre”.

El médico Perrone se quejó de que “un juez demoró la entrega de los órganos porque el donante había muerto por herida de arma de fuego”, aunque Burgos no lo acompañó en este reclamo. La autorización judicial sólo se requiere cuando el donante falleció en forma violenta o en la vía pública.

“Convendría aprovechar el caso de Sandro para recordarles a los médicos que, por la Ley 24.193, de trasplantes de órganos, están obligados a comunicar al Incucai todo caso de muerte bajo criterios neurológicos (‘muerte cerebral’) en que sea factible la donación de órganos –destacó Ignacio Maglio, miembro del Comité de Etica del Incucai–. En muchos casos no lo hacen: sólo con que cumplieran la ley, la disponibilidad de órganos para trasplante aumentaría sensiblemente.” Sin perjuicio de ello, “la escasez de donantes es universal, y una de las causas es que las indicaciones para trasplante han aumentado”, apuntó Carlos Gherardi, miembro del Comité de Etica de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva.

Lo que no sirve es “la utilización de los medios de comunicación para pedir órganos destinados a casos particulares. Diversos estudios muestran que no es ésa la manera”, destacó Rubén Schiavelli, jefe de trasplante renal en el hospital Argerich, quien mañana, en el marco del X Congreso Argentino de Trasplante, asumirá la presidencia de la Sociedad Argentina de Trasplantes. El especialista subrayó “la transparencia del sistema de trasplantes en la Argentina: anónimos y famosos, ricos y pobres, todos están en la misma lista de espera del Incucai, como lo indica el hecho de que Sandro tuvo que esperar muchos meses para obtener los órganos”.

La Argentina logra anualmente 13 donantes por cada millón de habitantes. El líder mundial es España, con 35 donantes por millón. En América latina, el país con más donaciones es Uruguay, cuya tasa del 25 por ciento lo sitúa en tercer lugar en el mundo.

Compartir: 

Twitter
 

Claudio Burgos (izq.) y Sergio Perrone, en la conferencia de prensa ayer, dando el parte médico.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.