SOCIEDAD › CHICOS Y CHICAS ARGENTINAS EN EL MUNDIAL DE FúTBOL CALLEJERO

De la villa a la Torre Eiffel

El propósito del torneo es incluir a jóvenes de sectores humildes. Hay un seleccionado masculino y otro femenino.

 Por Mariana Carbajal

Con la imponente y mágica Torre Eiffel como fondo, cinco jóvenes de barrios humildes del conurbano y una adolescente de la Villa 31 juegan al fútbol en las calles de París con la camiseta de la selección nacional en la Homeless World Cup femenina, un campeonato mundial que apunta a promover la inclusión social a través de la pelota. Hoy –a las 15 hora argentina– las chicas jugarán la semifinal contra el seleccionado mexicano. “Es un partido difícil”, reconoció a Página/12, desde la noche francesa, Yanina “Cury” Brandan, de 17 años, la menor del equipo argentino, conocida en la Villa 31 por su habilidad con la Nº 5 desde pequeña. Ayer, después de ganarle 2 a 1 a Colombia, fueron a conocer la Catedral de Nôtre Dame y se encontraron con una estatua de Juana de Arco. “Le hicimos una promesa. Si ganamos la copa vamos a volver a agradecerle. El espíritu de Juana nos acompaña. Si hubiéramos vivido en su época seguro nos hubieran prendido fuego a nosotras también”, dice divertida la DT, Mónica Santino, que acompaña al seleccionado. Para la mayoría, la experiencia de participar en el torneo significó subirse por primera vez a un avión y encontrarse con jóvenes de India y Africa, entre otros lugares. Cury hizo rifas entre sus vecinos de la 31 para poder llevar algo de dinero. Son jugadoras invisibles en sus barrios convertidas en heroínas durante una semana.

“La cancha está en los Campos de Marte, a la izquierda de la Torre, a unos 50 metros. Y vamos a comer a un lugar que está al lado de la casa que vivía Napoleón. Es como abrir un libro de historia. Tuvimos oportunidad de ir al Louvre. Hicimos un paseo en barquito por el Sena”, describió Santino. Ya están entre los cuatro mejores equipos. Pero el resultado deportivo, en definitiva, es aleatorio. Aunque pierdan, volverán con pura ganancia. “El estado de ánimo de las chicas es muy impresionante”, dice Santino. Conseguir fondos para viajar no les resultó sencillo. Pero finalmente tuvieron el respaldo de la Secretaría de Deportes de la Nación y de la Municipalidad de Vicente López. A lo largo de la semana, las delegaciones compartieron hospedaje en un mismo hotel. “Es un aprendizaje cultural impresionante. Es una experiencia única”, destacó Santino, ex jugadora de fútbol de All Boys. El DT de los equipos argentinos es Sergio Rotman. Santino lo ayuda con la selección femenina.

El domingo pasado, en la inauguración del torneo, todas las delegaciones desfilaron por los barrios más elegantes de París. Y en el primer partido –contra Brasil– las argentinas cantaron el Himno nacional y se emocionaron abrazadas hasta las lágrimas. Perdieron 2 a 1, pero no importó. Después vendrían los triunfos. Jugaron contra India, Noruega, Uganda, Estados Unidos, Canadá y Malawi, entre otras contrincantes. El jueves las fue a ver el jugador de la selección Javier Pastore, y las invitó a ir a la cancha esa misma noche para presenciar el partido entre su flamante equipo París Saint Germain contra Differdange.

En la Homeless World Cup participan jóvenes sin hogar y también aquellos que tienen sus derechos sociales vulnerados, explicó Santino. Se juegan paralelamente la versión de varones y la de mujeres. La selección masculina de Argentina, en esta oportunidad, no tuvo buena performance. De todas formas, el resultado deportivo es secundario. En total, participan del torneo 48 equipos de varones y 16 de mujeres. Este es el segundo año que la Homeless World Cup tiene un torneo exclusivo para mujeres. En 2010 se hizo en Río de Janeiro y Argentina salió octava. Antes, los equipos eran mixtos y cada uno tenía una o dos chicas. Los partidos tienen su particularidad: se juegan con cuatro jugadoras/es, en dos tiempos de siete minutos, en una cancha especial, donde la pelota no se va nunca, salvo por la línea de fondo.

Este Mundial fue creado en 2003 por el economista escocés Mel Young, considerado uno de los 100 líderes sociales por el Foro Económico Mundial. El primero se hizo en Viena. Young es fundador de The Big Issue en Escocia en 1993, un diario que vende gente sin techo, un modelo que replica en Argentina Hecho en Buenos Aires, y que fue adoptado por medios en otras partes del mundo. Una de las jugadoras del seleccionado argentino proviene de los talleres de fútbol que encaró el proyecto deportivo de esa revista. Es Erica Solís. El equipo se completa con la Cury, de la Villa 31, y cuatro jóvenes de 25 a 29 años que se entrenan en Villa Martelli, en un proyecto del Centro de la Mujer del municipio de Vicente López, que lidera Santino desde 2003: ellas son Sabrina Avila, Claudia Insfrán, Noelia Garcilazo y Elizabeth Pacheco. Tres viven en barrios del partido de San Martín y una en uno de Villa Martelli. Santino lleva adelante una propuesta similar en la 31. “Nuestra filosofía es convocar a las mujeres jóvenes para hacer un deporte. En general no tienen posibilidades de practicarlo. Y a partir de esa propuesta, trabajar los estereotipos de género, la salud sexual y reproductiva, la violencia de género, la cuestión de la maternidad. Buscamos que tengan un grupo de pertenencia y construir ciudadanía a partir de eso”, cuenta Santino.

En la Villa 31 van alrededor de 40 pibas, de 13 a 25 años. Se entrenan en la cancha de pasto sintético los martes y jueves de 18 a 20. Ganar ese espacio, en un ámbito donde las chicas no suelen practicar deportes, fue una lucha cuerpo a cuerpo, dice Santino. El proyecto casi no cuenta con respaldo del gobierno porteño: apenas tienen algunas chicas una beca de 200 pesos cada dos meses. El apoyo mayor proviene de dos ONG, Democracia Representativa y Fútbol sin Frontera (esta última, de Estados Unidos).

Desde sus inicios, ocho años atrás, cada año han participado en la Homeless World Cup cientos de jóvenes con historias de vulnerabilidad social (sin techo, adicciones, fuera de la escuela, sin trabajo) de distintas partes del mundo. A partir de su experiencia en el torneo, el 70 por ciento de ellos pudo cambiar sus vidas, destacan los organizadores. Hoy, las chicas argentinas juegan la semifinal contra el equipo mexicano. Seguramente, el solo hecho de poder estar ahí será mucho más valioso que una abrumadora goleada.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.