SOCIEDAD › VENDEDORES AMBULANTES SE ENCADENARON E INICIARON UNA HUELGA DE HAMBRE

Ayunar en lugar de vender

Cinco manteros desalojados se encadenaron al 500 de la calle Florida y junto a otros tres iniciaron una huelga de hambre. Los vendedores reclaman poder seguir vendiendo en la peatonal. Pero reconocen que la mayoría ya buscó otros puntos de venta.

Ocho vendedores ambulantes de la calle Florida iniciaron ayer una huelga de hambre para reclamar al gobierno porteño que les permitan “vender mercadería sobre la peatonal y otras calles porteñas”. En tanto, cinco de ellos, con cadenas y candados en los pies, se ubicaron en Florida, entre Lavalle y Tucumán, donde se acostaron y pusieron sobre sus cuerpos unas cruces de madera negras y carteles en los que dice “Macri corrupto”, “PRO=Pobreza pocos ricos”, “El trabajo dignifica, no nos quite nuestro derecho”, entre otros.

En diálogo con Página/12, Omar Guaraz, referente de Vendedores Libres, explicó que “la medida de fuerza surgió luego de que les impidieran el trabajo en el espacio público y el derecho a manifestarse”. Agregó: “Es una medida extrema, mediante la cual ponemos en riesgo nuestra salud, pero es necesaria para que el Gobierno de la Ciudad escuche a los vendedores que están sin trabajo”.

En tanto, Julio Pereyra, también miembro de Vendedores Libres, explicó que los vendedores se vieron “obligados a realizar esta huelga de hambre porque no les quedó otro camino”. Además señaló: “Cuando nos sacaron el trabajo cortamos la calle para protestar con bombos y carteles, hasta que llegó un juez y nos dijo que ‘no podíamos cortar la calle’, entonces salimos y seguimos protestando por la peatonal”.

“Por eso hacemos esta huelga de hambre, no hay protesta más pacífica que ésta. No somos delincuentes, somos trabajadores que queremos trabajar”, expresó Pereyra.

Guaraz explicó a este diario que “son ocho las personas que están en huelga de hambre desde hoy (por ayer) a la mañana, cinco de ellas están encadenadas, y en total unas 60 personas son las que acompañan esta medida, que se extenderá por tiempo indeterminado”.

Asimismo, informó que “cuando comenzaron las protestas hace dos semanas eran unas 250 personas manifestando y ahora sólo quedaron 70”. En este sentido, dijo que “a partir de la represión al mando de la Policía Metropolitana muchos vendedores emigraron a sus países de origen o a diversos punto de la ciudad, como la calles Lavalle, Pellegrini, Corrientes y la Costanera sur, escondidos de las fuerzas policiales para poder vender sus productos, ya que no tienen otra forma de subsistir”.

“Que cinco personas se encuentren encadenadas simboliza el antagonismo a la libertad –dijo–, porque los derechos de todos los trabajadores han sido vulnerados, por lo tanto, no existe en la ciudad el estado de derecho.”

Pereyra explicó que quieren que “el Gobierno de la Ciudad inicie un diálogo con los vendedores ambulantes”, y aclaró que presentaron “una propuesta superadora”.

Informe: Sabrina Améndola.

Compartir: 

Twitter
 

La huelga de hambre de los vendedores centró su reclamo en el gobierno porteño.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared