SOCIEDAD › UN TERREMOTO SE SINTIó EN LA MADRUGADA DE AYER CERCA DE BOLONIA

Pánico y destrucción en Italia

Seis muertos, decenas de heridos y miles de evacuados en la región Emilia Romania, al nordeste de Roma. Las ciudades más afectadas: Módena, Bolonia y Ferrara. El terremoto duró veinte minutos y tuvo muchos remezones. Numerosos monumentos destruidos.

Siete muertos, decenas de heridos y más de 3000 personas sin hogar además de monumentos e iglesias antiguas completamente destruidos fue el resultado del terremoto que el domingo a la madrugada afectó a Emilia Romania (al nordeste de Roma), una de las regiones más industrializadas y progresistas de Italia, cuya capital es Bolonia.

A las 4.04 de la mañana, todo el norte de Italia, desde Bolonia a Milán, Turín, Venecia y muchas otras ciudades sintieron el terremoto de 6 grados de intensidad en la escala Richter (que tiene 9), cuyo epicentro fue ubicado entre las ciudades de Módena y Ferrara y apenas a poco más de 6 kilómetros de profundidad. Miles de personas se volcaron a las calles en medio de la noche buscando refugio en plazas y parques. Entre los muertos, hubo cuatro obreros, uno de ellos marroquí, que estaban cumpliendo el turno nocturno en sus respectivas industrias y a los cuales se les vino encima el edificio.

La intensidad de este terremoto es, según los expertos, lo máximo que se puede esperar en esta región bordeada por los Apeninos, una formación geológica relativamente nueva que constituye la columna vertebral de la península italiana y que le da, a la mayor parte de su territorio, la calificación de sísmico. Los temblores de asentamiento –más de cien– continuaron durante todo el domingo y no fueron tan poca cosa como podría suponerse, alcanzando 3,3 a 5,1 grados de la escala Richter.

Uno de los municipios más afectados fue Módena, cuna del fallecido tenor Luciano Pavarotti y de la fábrica de autos Ferrari, donde se han venido abajo, o al menos han quedado seriamente dañados, varios edificios y monumentos del centro histórico de la ciudad. La Protección Civil, institución que en Italia se ocupa de ayudar a la población en situaciones como éstas, ha preparado ya 4500 camas en gimnasios, escuelas y carpas para alojar a los damnificados, que en enero pasaron ya por dos temblores bastante fuertes. También fueron evacuados los internados en los hospitales y los presos de la cárcel de Ferrara.

Esta desgracia, unida al atentado del viernes en una escuela de Brindisi, obligaron al primer ministro Mario Monti a retornar anticipadamente de la reunión de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) de la que estaba participando en Estados Unidos.

Los italianos recuerdan vivamente todavía el terremoto de la ciudad de L’Aquila (centro de Italia) ocurrido el 6 de abril de 2009 y que provocó la muerte de más de 300 personas, varios de ellos por el derrumbamiento de edificios modernos construidos con materiales de mala calidad. La calidad de los edificios ha sido un tema que también ha salido a relucir ahora en el terremoto de Emilia Romania, donde se han constatado muchos edificios nuevos dañados seriamente. Pero el terremoto de L’Aquila fue mucho más destructivo porque aun teniendo poco más de 6 grados de intensidad (6,3) el epicentro estuvo debajo de la ciudad.

“Todos los terremotos ocurridos en Italia y que han tenido el epicentro debajo de una ciudad han sido los más destructivos. Me refiero por ejemplo al de L’Aquila pero también al de Messina (Sicilia) y Reggio Calabria (Calabria) de 1908, que produjo 100 mil muertos. El terremoto de ayer, ocurrido en la zona de la llanura padana (por el río Po), ha sido uno de los más violentos que se han sentido desde el de L’Aquila”, comentó a la agencia italiana ANSA el sismólogo Gianluca Valensise del Instituto Nacional de Sismología y Vulcanología de Italia.

Se habla de pérdidas en la agricultura cercanas a los 50 millones de euros, además de muchos otros millones de pérdidas en materia de edificios y de obras de arte, mientras el gobierno se aprestaría a declarar la zona en emergencia, destinando ayudas para la reconstrucción.

En medio de la tragedia, un hecho devolvió la esperanza a los damnificados: Vittoria, una nena de 5 años, fue rescatada entre los escombros de su casa del pueblo de Obici, luego de dos horas de pasado el terremoto, gracias a los bomberos que excavaron sin cesar y gracias a una llamada desde Nueva York de un familiar de un vecino que advirtió a las autoridades sobre la presencia de la beba.

Compartir: 

Twitter
 

La torre del reloj de Finale Emilia, cercana a Módena, semiderruida por acción del terremoto.
Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.