SOCIEDAD › MAURICIO MACRI SE PRONUNCIó EN CONTRA DE LA SANCIóN DE LA LEY DE FERTILIZACIóN ASISTIDA

Si hay que poner plata, mejor abstenerse

El jefe de Gobierno dijo que se habría abstenido en la votación. Criticó la ley porque obliga a prestar un tratamiento “muy costoso”. Y volvió a quejarse de que a los hospitales porteños vayan a atenderse de la provincia y el extranjero. Respuesta de Filmus.

El jefe de Gobierno porteño afirmó que, al igual que lo hicieran los diputados del PRO, él se habría abstenido de votar la Ley de Fertilización Asistida sancionada en el Congreso de la Nación el pasado miércoles. Mauricio Macri opinó que se trata de una prestación “muy costosa” e insistió en que el sistema de salud de la ciudad se ve sobrecargado por la recepción de pacientes “de la provincia de Buenos Aires y hasta del extranjero”. Para el senador Daniel Filmus (FpV), la postura macrista es “una nueva evidencia de su concepción acerca de un Estado ausente y pasivo, concomitante con su compromiso con los intereses de las grandes corporaciones económicas y con su resistencia a la ampliación de derechos”.

“Creo que en este momento la prioridad es que el sistema de salud funcione en prestaciones en las que se va la vida de la gente”, consideró.

A su vez, consultado sobre cómo será la aplicación de ley en la Ciudad, manifestó que “hay que lograr que se haga con mucho cuidado, porque es una prestación muy costosa”, y recordó que “el programa de salud de la Ciudad de Buenos Aires tiene siempre prioridades enormes, que generalmente tienen que ver con demandas que exceden a la Capital Federal”.

“En la Ciudad, por ejemplo, en la bronquiolitis, lo que más recibimos es de la provincia de Buenos Aires”, aseveró y continuó señalando que por eso “hay que ver cómo nos equipamos y nos organizamos para tener demandas que ya hasta llegan a los países limítrofes, con lo cual hay que saber tener prioridades, ¿no?”

Respecto de la abstención de sus diputados, Macri sostuvo que “en el PRO este tipo de temas tienen libertad de conciencia, así que cada uno debe haber tenido una razón distinta”.

Finalmente, el jefe de Gobierno argumentó que la Ley de Fertilización Asistida es de muy difícil aplicación en la Ciudad: “Vengo trabajando hace muchos años en organizar el sistema de salud y conozco de cerca las falencias que tienen los sistemas de salud públicos. Pero a mí lo que me preocupa es cómo funciona lo público y no las prepagas”, se excusó.

La Ley de Fertilización Asistida fue aprobada el pasado miércoles en la Cámara de Diputados, con 204 votos a favor, 1 en contra y 9 abstenciones, manteniendo a la Argentina al tope de la lista de países que “amplían e igualan derechos” y están “a la vanguardia en temas de diversidad sexual”, según afirmaron dirigentes sociales y especialistas en la temática.

El senador nacional Daniel Filmus (Frente para la Victoria) consideró hoy que “al manifestarse públicamente en contra de la Ley de Fertilización Asistida, que el Congreso Nacional sancionó por amplia mayoría, Mauricio Macri es coherente y evidencia nuevamente cuál es su proyecto de país y de Estado”. A su juicio, Macri quiere “un Estado que no interviene y donde sólo los ricos pueden tener asegurado el derecho a ser padres”, y además “demuestra que su compromiso no es con la ampliación de derechos, sino con los intereses de las grandes corporaciones económicas”.

“El jefe de Gobierno porteño dice que, tal como lo hicieron los diputados de su partido el pasado miércoles, él se hubiera abstenido de votar una norma que tiene una enorme trascendencia histórica y se inscribe en la tradición de la conquista de derechos de los argentinos, particularmente a partir del año 2003”, indicó.

El senador explicó que “la ley que aprobó el Parlamento es de avanzada a nivel mundial y significa un paso adelante en esta década ganada de derechos que hoy son reconocidos y garantizados por el Estado”, señaló.

Además, Filmus advirtió que “Macri llega al extremo de asegurar que en este momento su prioridad es que el sistema de salud de la Ciudad de Buenos Aires funcione en prestaciones ‘en las que se va la vida de la gente’ sin tener en cuenta que está cuestionando una ley que permite dar vida al garantizar el acceso universal a las técnicas de reproducción asistida sin ningún tipo de límite ni discriminación”.

Por su parte, la diputada nacional Paula Bertol explicó los motivos por los que ella y ocho de sus compañeros del bloque del PRO decidieron abstenerse y no votar el proyecto, al señalar que en ese bloque hay “muchos temores de que (la Ley de Fertilización Asistida) se convierta en un tráfico de vientres”, debido a la falta de regulación en el país en ese aspecto.

En este sentido, también criticó que “no hay una sola norma en toda la ley que hable de almacenamiento de embriones, o que hable de si se puede hacer investigación con ellos”. Asimismo, sostuvo que la norma “tiene una escasa profundidad”, ya que entre otras cosas “deja de lado un tema de bioética, que es qué pasa con los embriones”.

No obstante, la diputada del PRO afirmó estar de acuerdo con la fertilización asistida y con la paternidad de esta forma y remarcó que “si esta ley se hubiera parecido a la de la provincia de Buenos Aires, yo la hubiera votado a cuatro manos”. Las organizaciones que impulsaron la ley en el Congreso nacional cuestionan la norma provincial porque es muy restrictiva.

Compartir: 

Twitter
 

Macri dijo que “la prioridad es que el sistema de salud funcione en prestaciones en las que se va la vida de la gente”.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.