SOCIEDAD › EL MUSEO DE ARTE CONTEMPORANEO, FARO PARA EL TURISMO CULTURAL EN MAR DEL PLATA

La gran bestia pop

El sitio se inauguró con una muestra que recrea el espíritu del arte pop de los ’60, el movimiento hippie y las expresiones políticos que en esos años conmovieron al país.

 Por Carlos Rodríguez

Desde Mar del Plata

El enorme lobo marino, fruto de la inventiva de Marta Minujin, está cubierto con el papel metalizado, de tonalidad dorada, que recubre los alfajores de chocolate de la marca más famosa de la Argentina. Son dos símbolos de Mar del Plata, a los que se suma una diosa profana como Moria Casan, eternizada por el artista plástico Edgardo Giménez en una estatua a cuerpo entero de 15 metros de altura. La Monumental Moria, como se llama la obra recordando uno de los éxitos televisivos de la diva, impacta con su presencia a los visitantes que llegan al Museo de Arte Contemporáneo de Mar del Plata (MAR), que para no de-sentonar, si de dimensiones se trata, pone a disposición sus siete mil metros cuadrados de infraestructura edilicia compuesta por tres locales en forma de cubo, divididos en dos plantas unidas por escaleras mecánicas. En el interior, hasta la próxima Semana Santa, se puede disfrutar de la muestra que recrea el espíritu del arte pop de los años sesenta, el movimiento hippie, el amor libre y alguna alusión a los movimientos político-sociales que en esos años conmovieron a la Argentina.

Edgardo Giménez cuenta que Moria lo inspiró porque es, en su opinión, “una síntesis de lo popular por el cariño que despierta en la gente”, aunque nada tenga que ver con el pop de los sesenta. El artista se inspiró en uno de los cuatro episodios de la película Boccaccio 70, estrenada en 1962. Ese tramo del filme fue dirigido por Federico Fellini, se llamaba “Las tentaciones del doctor Antonio” y su argumento, transgresor para la época, giraba en torno de la obsesión que generaba en su protagonista masculino, Peppino De Filippo, una publicidad gigantesca y callejera sobre la calidad nutritiva de la leche. El aviso mostraba en su plenitud –como Giménez lo hace con Moria– a la actriz Anita Ekberg, uno de los iconos sexuales de Fellini y de esos años.

El monumento a Moria está rodeado de aviones multicolores, similares a los que querían poner fin a las andanzas de King Kong en el Empire State. Esa mezcla dio lugar a distintas interpretaciones, como ocurre por lo general con el arte. “Una mujer me preguntó si los aviones tenían que ver con una frase de Moria, cuando dijo que los argentinos éramos todos ‘de cabotaje’”, comenta Eliana Fernández, una marplatense dedicada a la producción de eventos culturales que fue la amable guía que acompañó a Página/12 durante el recorrido por los salones del MAR. En cuanto al lobo marino de alfajor de chocolate, el 7 de febrero se le va a quitar su cobertura de papel. El día elegido, el público presente recibirá órdenes para retirar 50 mil alfajores verdaderos, porque ahora los envoltorios sólo están rellenos de aire. La estructura del lobo se mantendrá tal cual, pero desde el mes próximo estará cubierta de tierra y pasto. El objetivo es que Mar del Plata tenga una escultura ecológica, similar al perro Puppy, del museo Guggenheim de Bilbao.

La exposición elegida para inaugurar el salón de exposiciones tuvo como curador a Rodrigo Alonso y consta de 150 obras realizadas en los sesenta por artistas surgidos del Instituto Di Tella y de otras vertientes artísticas de la época, entre ellas las Bienales Americanas de Arte impulsadas por la firma IKA Renault. A lo largo de la muestra se exponen otras expresiones fuertes de la época, como el café concert, donde reinaron Nacha Guevara, Antonio Gasalla, Carlos Perciavalle y tantos otros, o la irrupción de la televisión como medio masivo de comunicación.

Varios monitores muestran entrevistas o performances de personajes tan diferentes como Ernesto “Che” Guevara hablando de la Revolución Cubana, Pepe Biondi con su famoso Pepe Galleta o Donald “Sucundum” McCluskey, tratando de explicar el porqué del éxito de su canción “Las olas y el viento”. También hay lugar para el recuerdo de imágenes dolorosas, como las ocurridas en mayo de 1966, durante La Noche de los Bastones Largos, en los tiempos del dictador Juan Carlos Onganía, cuando la Guardia de Infantería reprimió a profesores, estudiantes y graduados de las universidades nacionales.

De todos modos, el centro de la propuesta es la ola pop de los sesenta. Edgardo Giménez señala que el arte pop tiene “un lenguaje muy simple y no hace falta preparación previa para poder disfrutarlo”. Gustavo y Karina, dos hermanos de 9 y 11 años, confirman en parte esa definición, cuando uno de ellos comenta, al observar algunas pinturas que llenan las paredes: “Mirá, se parecen a los dibujos que hacemos nosotros”. Uno de los sitios más concurridos, por chicos y grandes, es la Sala Minujin, sobre todo un trabajo realizado con colchones multicolores, que esta vez no tienen ninguna connotación erótica, como ocurrió allá por 1964, sino que son una incitación a los juegos infantiles, una suerte de “Revuélquese y viva”, otra de sus recordadas performances. La Galería Blanda, de paredes, techo y piso de gomaespuma se llena de risas, de chicos y grandes.

Las obras que se van sumando, a lo largo de las cuatro salas del museo, pasan de trabajos inspirados en doña Petrona C. de Gandulfo, canciones de Los Beatles (“Boleto para viajar”), Nicolino Locche, Hugo Guerrero Marthineitz, Federico Klemm, el mítico Andy Warhol o las crónicas policiales, entre muchos otros temas o personajes. Siempre hay lugar para mostrar aspectos de los tumultuosos años sesenta, a nivel político y social. Conmueve la obra De Córdoba con amor, una ironía de Antonio Seguí realizada en óleo sobre madera. Se mezclan mujeres y hombres perseguidos por bastones militares, una alegoría propia del año 1966 en la provincia mediterránea, en la etapa previa al Cordobazo.

El secretario de Cultura local, Leandro Laserna, cuenta a Página/12 que la idea de construir el MAR surgió en 2008, a partir de conversaciones entre el gobernador Daniel Scioli y el intendente Gustavo Pulti. La obra se ejecutó en un predio de dos manzanas ubicado en la avenida Félix Camet al 600, en la zona de Parque Luro, en terrenos que fueron cedidos por la ex Onabe (Organismo Administrador de Bienes del Estado) y donde se construirá también una plaza pública (ver aparte). “El edificio fue construido originalmente para ser museo y demandó una inversión del orden de los 60 millones de pesos.” En el llamado a concurso se presentaron 203 proyectos y una vez adjudicada, la obra fue realizada en tres años.

Laserna sostiene que el museo forma parte de una iniciativa que tiende a “fomentar el turismo cultural en Mar del Plata”, municipio que cuenta con tres teatros (Colón, Diagonal y las dos salas del Osvaldo Soriano), cuatro orquestas (Lírica, Banda Municipal, Tango y Juvenil), 33 bibliotecas públicas y seis museos. Para el futuro se viene trabajando en la construcción del Paseo Latinoamericano, en la Plaza Colón, que será “un recorrido histórico desde los pueblos originarios hasta la actualidad” y donde se ha instalado una obra de Fernando Botero, la escultura Mujer inclinada. “Hay un gran interés de los habitantes de la ciudad y de los que la visitan año a año por todo lo que sea cultura.”

La población estable de la ciudad ronda los 700 mil habitantes, mientras que 8,5 millones de personas la visitan año a año. Como ejemplo del interés por la cultura, señala que en pocos días “después de que subimos a Facebook el anuncio sobre la apertura del Museo de Arte Contemporáneo y de la muestra sobre el arte pop, más de 198 mil personas entraron a la página y más de 30 mil dijeron que les gustaba la iniciativa”.

El MAR está abierto de jueves a martes, de 11 a 23, y la entrada es libre y gratuita. En 2014 se realizarán varias muestras de arte popular, se harán más de 40 actividades culturales, 30 shows en los que se presentarán más de 300 artistas y se proyectarán 100 películas. Laserna resaltó la tarea realizada, en apoyo a la actividad cultural de Mar del Plata, por el

secretario de Cultura provincial Jorge Telerman.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Pablo Piovano
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice
  • DOS POLICIAS CONDENADOS EN RIO NEGRO POR ABUSAR DE UNA NIÑA DE 14 AÑOS
    Cuando el ultraje se viste de uniforme
    Por Mariana Carbajal
  • EL MUSEO DE ARTE CONTEMPORANEO, FARO PARA EL TURISMO CULTURAL EN MAR DEL PLATA
    La gran bestia pop
    Por Carlos Rodríguez

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.