SOCIEDAD › UNA JUEZA PIDE EXPLICACIONES AL GOBIERNO PORTEñO

Audiencia por el “Elefante Blanco”

La jueza Elena Liberatori citó para el lunes a funcionarios del gobierno porteño a una audiencia para que expliquen las condiciones de salubridad e higiene de los habitantes del edificio conocido como “Elefante Blanco”, en Villa Lugano, quienes reiteraron sus denuncias sobre las pésimas condiciones de salubridad e higiene en la que viven.

La audiencia se realizará en el marco de una acción de amparo promovida por la Defensoría General porteña y tras la inspección que la propia jueza hizo en abril al lugar, donde comprobó la falta de agua potable y la invasión de ratas en un gigantesco basural que hay en el subsuelo del edificio, entre otras carencias que sufren sus habitantes.

“La jueza marcó en esa ocasión una serie de obras que el gobierno porteño debería haber hecho para mejorar las condiciones de vida de la gente, pero no hizo nada y sólo se limitó a ofrecerles subsidios que resultan insuficientes”, dijo Ramiro de los Santos, defensor en primera instancia.

El lugar es un edifico de 16 pisos a medio construir que estaba destinado a ser el hospital más grande de Latinoamérica, pero el proyecto, que data de 1923, fue abandonado por los sucesivos gobiernos, por lo que sus tres primeros pisos fueron ocupados por familias sin vivienda, algunas de ellas desde hace unos 40 años. De los Santos aseguró que “el amparo de la Defensoría fue presentado en diciembre del año pasado y ratificado por la Cámara tras la apelación presentada por la Ciudad. En la audiencia, el gobierno porteño deberá explicar por primera vez en forma pública por qué no efectuó las obras que se comprometió a realizar”.

El edificio, ubicado en el cruce de las avenidas Eva Perón y Piedrabuena, está ocupado por 312 personas, de los cuales el 47,1 por ciento son niños y adolescentes que viven en 75 casillas precarias construidas en los recovecos del inmueble, de acuerdo a un relevamiento de la Defensoría. Allí hay un gigantesco basural a cielo abierto, donde proliferan los roedores en medio de aguas servidas, ya que los habitantes no poseen cloacas y se proveen de agua de un tanque en cuyo interior se hallaron animales muertos.

“Lo que le pedimos a la Ciudad es algo muy modesto, ya que el problema del agua y del basural lo puede realizar con una mínima intervención y mejoraría muchísimo las condiciones de vida de la gente, lo que queremos es que estas personas sean tratadas dignamente, que se escuchen sus necesidades con respeto”, dijo el defensor general de la Ciudad, Horacio Corti.

El problema de los habitantes del “Elefante Blanco”, que forma parte del predio de la Villa 15, también conocida como Ciudad Oculta, se hizo visible en 2011, cuando los vecinos se movilizaron a raíz de un incendio en el que se destruyeron varias casillas.

Según un relevamiento de la Defensoría General de la Ciudad, el 41,4 por ciento de los habitantes del edificio no percibe ningún tipo de cobertura social, el 60 por ciento vive en situación de hacinamiento crítico y sólo el 62,5 por ciento de los chicos de 3 a 5 años asiste al nivel inicial.

Además de problemas respiratorios, que conforman la mayoría de los casos de personas enfermas, la Defensoría detectó problemas dermatológicos en unidades linderas a los basurales por picaduras de insectos y problemas digestivos.

El crecimiento demográfico en el inmueble tiene relación con que muchos niños que crecieron allí ahora formaron sus propias familias y construyeron nuevas viviendas, en realidad subdivisiones en las casas de sus padres, en algunas de las cuales hay hasta cuatro espacios distintos.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.