SOCIEDAD › AL DESAGOTARSE LA INUNDACION, LOS EVACUADOS EMPIEZAN EL RETORNO AL HOGAR

Alivio con forma de bajante

La interrupción de las lluvias y la finalización de la sudestada permitió que el agua empiece a drenar y los ríos desagoten bajando su nivel. En los distritos más afectados –Areco, Arrecifes, Salto, La Matanza– empieza lentamente el retorno.

El fin de las lluvias y de la sudestada trajo las primeras horas de alivio a los pobladores bonaerenses afectados por las inundaciones después de una semana de precipitaciones constantes. De esta manera, se reforzó el operativo de asistencia destinada a la vuelta al hogar de los damnificados y evacuados. Restaban alrededor de 2 mil personas evacuadas y unas 4 mil autoevacuadas. La parte más afectada continuaba siendo la zona norte del territorio bonaerense, como Salto, Mercedes, Luján, San Antonio de Areco y Arrecifes. En la mayoría de los 39 municipios afectados el agua empezó a bajar, como en la cuenca del río Areco, del Matanza y del Luján, aunque en el caso de estos dos últimos municipios la cantidad de evacuados se mantienen en 1200 y 500 respectivamente. Según el Servicio Meteorológico Nacional, “la intensidad de las precipitaciones ha decrecido y se prevé un mejoramiento de las condiciones”.

Las autoridades estiman que a partir de hoy los evacuados de las zonas más comprometidas podrán empezar a retornar a sus hogares, mientras que en otros municipios como Campana, San Antonio de Areco, Lomas de Zamora, Pila, Escobar y San Miguel del Monte muchos evacuados ya comenzaron a volver.

En La Matanza, el partido más poblado del conurbano, unas 1200 personas continuaban evacuadas. El intendente, Fernando Espinoza, afirmó que “en las próximas horas los evacuados volverán a sus casas, las aguas comenzaron a bajar, los 18 arroyos que atraviesan nuestro distrito están en su cauce y el río Matanza está comenzando a drenar”. Además agradeció “el gran trabajo que está realizando el Ejército y la solidaridad del pueblo argentino”.

En Luján, siete días después del desborde del río, las 500 personas que cumplieron ayer una semana de evacuación en los 10 centros improvisados en las localidades de Luján, Olivera y Carlos Keen tendrán que esperar tres o cuatro días más para poder retornar a sus hogares tras la peor crecida en 20 años. “Estamos acá desde el jueves pasado con mis dos hijos, mi mamá y mis hermanos porque el río pasa a dos cuadras de mi casa y ya no se podía estar más: cinco años ya de lo mismo y en 2012 llegué a inundarme cuatro veces”, contó Jesica Canoves, del barrio La Loma, una de las 90 personas evacuadas en la sede de la Universidad Nacional de Luján.

La situación en San Antonio de Areco tendía a “normalizarse” y aunque aún permanecen “120 personas evacuadas” y entre 850 y 900 autoevacuadas, se esperaba anoche que el río ya esté en su cauce para comenzar con el “operativo limpieza” y desde hoy con “la vuelta a casa de los vecinos afectados”, dijo el intendente del distrito, Francisco Durañona.

El intendente de Lobos, Gustavo Sobrero, estimó que “para mañana (por hoy) o el sábado” volverán a sus casas las cincuenta personas que permanecen evacuadas tras las inundaciones. Además informó que los dos pueblos que permanecían aislados recuperaron la comunicación. Los pueblos Antonio Carboni y Elvira habían quedado aislados tras el desborde del arroyo que implicó el corte de las vías de acceso a las localidades, sin embargo, según destacó Sobrero, “el gobierno bonaerense intercedió para que llegue una formación de Ferrobaires”. “Además, ha entrado un camión proveedor de gas envasado con una motoniveladora, luego de no haber podido entrar a los pueblos, tal como lo hace cada 15 o 20 días”, y también se concretó “la primera llegada de alimentos, también a través de ese sistema”, informó.

Asimismo, Santiago Maggioti, intendente de la localidad bonaerense de Navarro, una de las afectadas por las inundaciones, confirmó que la situación se está normalizando y valoró el apoyo de los gobiernos nacional y provincial para la realización de obras hídricas y asistencia a afectados.

Por su parte, el intendente de la localidad bonaerense de General Belgrano, Jorge Eijo, sostuvo que si bien el partido sufrió “los embates más importantes de los últimos 20 años”, hubo en los últimos años “inversiones históricas para obras sin las cuales la situación hubiese sido mucho peor”.

El intendente de Ensenada, Mario Secco, destacó las obras hidráulicas que se realizaron en su distrito y celebró que, después de una semana de lluvia, “el sistema de bombas funcionó perfectamente e impidió que la sudestada inunde el distrito”. “Hay gente que antes estaba pendiente de cuánto estaba creciendo el río y ahora no lo hace más”, dijo el jefe comunal.

En tanto, las rutas 50, 32, 29 y 33 de las provincias de Buenos Aires y Santa Fe continuaban cerradas ayer por las inundaciones, junto a la 45 y la 191, mientras que las rutas nacionales 8 y 9 están transitables, según informó la Agencia Nacional de Seguridad Vial. La agencia agregó que hay que circular con precaución por presencia de agua en las rutas 51, 65, 46, 30, 29, y 41.

La ruta 50 continuaba cerrada entre la nacional 7 (Vedia) y la provincial 65 (General Arenales); la 32, en el tramo Pergamino-Salto, y la 29 se encuentran cortadas entre General Belgrano y Ayacucho, por lo que hay un desvío por ruta 41 hacia la Autovía 2.

En tanto, la ruta 33 está intransitable en el kilómetro 728 (Sanford, Santa Fe); y por la subida del río se cerraron recientemente las rutas 45, entre ruta 31 y La Angelita –cortada por construcción de alcantarilla aliviadora–, y la 191 entre Arrecifes y Salto.

Asimismo, las rutas habilitadas pero con presencia de agua en la calzada son la 51 entre ruta 30 y Ruta Nacional 5 (kilómetro 182,5 a kilómetro 7 de ruta 30); la 65 entre Los Toldos y 9 de Julio (proximidades al cruce con ruta 70); la ruta 46 y el acceso a Morse, y la 30 en su tramo Las Flores, Rauch.

También se sugiere circular con precaución por las ruta 30 a la altura de Chivilcoy; 29, a la altura del kilómetro 172; y 41 a la altura del municipio de San Antonio de Areco y en el kilómetro 240.

Compartir: 

Twitter
 

El barrio La Palangana, en Gregorio de Laferrère, La Matanza, muestra las huellas de la inundación.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.