SOCIEDAD › CHILE VOLVIO A SACUDIRSE CON LAS REPLICAS. ASCIENDE A TRECE EL NUMERO DE MUERTOS

Una limpieza entre nuevos temblores

Mientras se intensifican los trabajos de remoción de escombros y reconstrucción, la zona central de Chile sufrió ayer nuevos sismos, el mayor, de seis grados en la escala Richter. Ya son 200 las réplicas. Apareció el cadáver de un hombre arrastrado por el tsunami.

Luego del fuerte terremoto del miércoles, nuevas réplicas sacudieron ayer la zona central de Chile. Los temblores más fuertes se registraron en las regiones de Coquimbo y Valparaíso, mientras los habitantes de esas zonas intentaban recomponerse tras los daños sufridos. El saldo de personas fallecidas ascendió a 13. La presidenta Michelle Bachelet anunció que continuará recorriendo las zonas más afectadas en los próximos días y aseguró que el Estado pondrá a disposición los fondos económicos necesarios para reconstruir las zonas devastadas por los múltiples temblores.

Como parte de las réplicas del terremoto del miércoles, que alcanzó los 8,4 grados en la escala de Richter, distintas zonas de Chile registraron fuertes temblores. Al oeste de Los Vilos, la comuna más austral de la región de Coquimbo, se registró un sismo de seis grados, que ocurrió a las 6.10 de la mañana y a 33 kilómetros de profundidad. El movimiento se sintió también en las zonas de Valparaíso y O’Higgins, donde se registró un temblor de 4,6, pero el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA) descartó que genere un tsunami.

Otras réplicas de menor magnitud se registraron en el centro del país. Según cálculos del Centro Sismológico Nacional de la Universidad de Chile, sólo en el día de ayer se registraron más de 60 temblores, lo que eleva a cerca de 200 los movimientos ocurridos tras el terremoto.

Hasta el momento, suman 13 las personas fallecidas. La nueva víctima fatal es un hombre de cuarenta años que vivía en situación de calle y que fue arrastrado por las olas en el sector de Baquedano, en el municipio de Coquimbo. Además, se calcula que son 642 las personas damnificadas –cien de los cuales se están alojando en albergues de emergencia– y más de 40.000 son los hogares sin suministro eléctrico.

El ministro de Obras Públicas, Alberto Undarraga, informó ayer que “en menos de 24 horas ha habido un avance significativo para el llenado de redes de agua potable”. También informó que las rutas y caminos que conectan con Illapel, donde tuvo epicentro el terremoto original, ya están habilitadas.

Chile, como uno de los países más sísmicos del mundo, aprendió las lecciones que dejaron el terremoto de 8,8 grados y el maremoto del 27 de febrero de 2010, que dejó como saldo más de 500 víctimas fatales. A raíz de esos dos episodios, el país fue perfeccionando sus protocolos de seguridad. “Las inversiones de Chile en infraestructura resiliente, sistemas de alerta temprana y planificación urbana han logrado asegurar que en esta ocasión el número de víctimas sea bajo, a pesar de la intensidad del terremoto”, sostuvo Margareta Wahlström, jefa de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres.

Bachelet comprometió ayer los fondos económicos necesarios para reconstruir las zonas devastadas por el terremoto de 8,4 que afectó la noche del miércoles al centro y norte del país. “Cueste lo que cueste, lo vamos a asumir”, dijo la mandataria que, desde su asunción, el 11 de marzo de 2014, atendió ocho tragedias naturales. Además, Bachelet confirmó que recibió llamados de solidaridad de “varios líderes mundiales que han ofrecido ayuda y apoyo”.

A raíz del terremoto, la presidenta canceló todas sus actividades públicas, pero asistió ayer al tradicional tedéum eclesiástico de fiestas patrias, donde se tocaron 12 campanadas en memoria de las víctimas del terremoto.

El primer sismo se produjo a las 19.54 (hora local) del miércoles frente a la costa de Coquimbo, cerca de la localidad de Canela Baja y la ciudad de Illapel. Según las autoridades se registró a 16 kilómetros de profundidad y llegó a sentirse en algunas zonas de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

El jueves, Bachelet decretó el estado constitucional de catástrofe para la región de Coquimbo, ubicada unos 460 kilómetros al norte de Santiago, donde las olas, que alcanzaron entre los cuatro y cinco metros de altura, sobrepasaron las barreras de contención. En esa zona, el agua alcanzó viviendas y locales comerciales. La medida de la mandataria permitió llevar más fuerzas militares a la zona para resguardar la seguridad de la población.

Chile es un país acostumbrado a los terremotos. Una de las mayores catástrofes se produjo en 1939, cuando un sismo de 7,8 causó la muerte de 28.000 personas. También el movimiento telúrico más fuerte jamás medido en el mundo se produjo en ese país en 1960: un terremoto de magnitud 9,5, que provocó 1655 muertos. En febrero de 2010 murieron más de 520 personas en otro sismo de 8,8.

Muchas de estas catástrofes ocurrieron por el llamado Cinturón de Fuego, ubicado en el Océano Pacífico, que tiene unos 450 volcanes activos a lo largo de 40.000 kilómetros. En esa zona chocan varias placas tectónicas, lo que produce erupciones, terremotos y tsunamis con cierta regularidad.

Compartir: 

Twitter

La región de Coquimbo fue la más afectada por el terremoto y, sobre todo, el tsunami posterior.
Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.