SOCIEDAD › CADA VEZ MAS ESTUDIANTES Y EMPLEADOS APRENDEN LA LENGUA DE BRASIL

El portugués, un idioma de moda

Con el crecimiento de las relaciones comerciales entre Argentina y Brasil aumentaron las empresas que exigen a sus empleados hablar portugués y el número de universitarios que quieren saberlo. Las vacantes de los institutos están colmadas y faltan profesores.

Cada vez más argentinos buscan aprender portugués. La avalancha de interesados colmó en muchos casos, y superó en otros, las vacantes de los institutos de enseñanza de esa lengua: los alumnos consideran al portugués como una herramienta necesaria para ampliar sus posibilidades laborales, a partir del incremento de las relaciones comerciales entre Brasil y Argentina. Incluso, los docentes disponibles en el país no están dando abasto ante el aumento del número de empresas que se han volcado a capacitar en este idioma a sus empleados. Universidad, colegios secundarios y escuelas primarias también lo están incorporando en su oferta educativa. “Es una locura, realmente no damos abasto. Estábamos acostumbrados a promocionar nuestros servicios en las empresas, pero este año no fue necesario. A tal punto que no nos alcanzan los profesores”, reveló Isabel Holtz, directora del Instituto Verde Amarelo. De la mano del interés por la lengua, creció la demanda de libros, la concurrencia a bibliotecas y a ciclos de cine en portugués.
Poco a poco el aula se fue llenando. En el primer día de clase, el profesor les pidió que se presentaran y explicaran los motivos por los cuales decidieron estudiar portugués. “Porque viajé a Brasil muchas veces y quiero terminar mi carrera de ingeniería y trabajar allá”, contó Marcelo. “Me encanta el idioma y creo que me va a ayudar a conseguir trabajo”, apuntó Inés. “Trabajo en una empresa que exporta productos a Brasil y necesito saber hablar portugués”, aclaró Isabel. Todos dijeron que conocen el país vecino y que han sido seducidos por su lengua. Algunos llegaron al curso atraídos por el ritmo del bossa nova y por danzas afro-brasileñas. Son alumnos del primer nivel de portugués del Centro de Idiomas de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires. La coordinadora del departamento de portugués, Claudia Pereira, señaló a este diario que “las clases de portugués son mucho más distendidas y divertidas que las de otros idiomas. Los estudiantes aprenden recetas de platos típicos brasileños como la feijoada. Además, los profesores suelen llevar a las clases las comidas para que los alumnos las prueben”. Para el docente Martín Olavarriaga “se trata de un idioma que está instalado en la sociedad”.
En el Centro de Idiomas de la Facultad de Agronomía de la UBA comenzó a enseñarse portugués en 1992. Los estudiantes rinden el examen final ante docentes de la universidad brasileña de Santa Catarina. En 2001, se inscribieron 3008 alumnos; en 2002, fueron 3223; en 2003, ascendieron a 3367; y en 2004, sólo en el primer cuatrimestre hubo 1704, con una proyección de 3600 inscripciones para este año.
“La enseñanza de portugués tuvo un crecimiento muy fuerte a partir de la creación del Mercosur. Se detuvo durante la crisis de la Argentina de 2001 y empezó a crecer a partir de la asunción de Lula en Brasil con los refuerzos de los lazos entre los gobiernos de ambos países”, indicó el director del centro universitario de idiomas, Roberto Villarroel.
La representante de Recursos Humanos de la empresa YPF, Daniela Fernández, comentó que “el aumento de las relaciones comerciales de la compañía con Brasil hizo indispensable que el personal hable en portugués, tanto para mantener una conversación en los viajes de negocios, para hablar por teléfono o para escribir correos electrónicos”, y detalló que este año son más de 50 los empleados que reciben capacitación.
“Es una locura, realmente no damos abasto”, graficó la directora del Instituto Verde Amarelo, Isabel Holtz. “Estábamos acostumbrados a promocionar nuestros servicios en las empresas, pero este año no fue necesario. Es tanta la demanda de las compañías para capacitar en el idioma portugués a sus empleados, que no nos alcanzan los profesores”, describió Holtz. El instituto brinda cursos a empleados de 80 empresas, un 37 por ciento más de compañías que en 2003. El presidente de la Asociación de Profesores de Portugués de la Argentina, Adrián Canteros, destacó que hubo “un incremento extraordinario de la demanda a nivel nacional a partir de la década del ‘90, que generó que en todo el país aumentaran los profesorados de portugués”. A diferencia de otros idiomas –observó– el portugués tiene la ventaja de la cercanía geográfica con Brasil “lo que hace más probable su aplicación”. Canteros es, además, profesor en la Escuela de Idiomas de la Municipalidad de Santa Fe, donde las 100 vacantes de este año para portugués quedaron escasas. Se inscribieron 318 personas: 218 tendrán que buscar otro sitio o esperar al próximo año para empezar a aprenderlo.
La Fundación Centro de Estudios Brasileños (Funceb), instalada en el país desde 1954, dicta un profesorado de portugués, cuyo título es oficializado por el gobierno porteño, al que se inscriben cada vez más alumnos: en 2002, fueron 1398; en 2003, alcanzaron a 1479 y en 2004, sumaron 1626. La directora de la Funceb, Mónica Hirst, sostuvo que “existe un fuerte interés cultural, ya que creció la demanda de libros, la asistencia a nuestra galería de arte, ciclos de cine y a la biblioteca”.
El portugués genera pasión también entre los más chicos: 715 alumnos de escuelas primarias porteñas pidieron aprender esa lengua. Pertenecen a dos colegios del Programa de Escuelas Bilingües, donde el portugués se estudia como primer idioma, y a cinco establecimientos del Programa de Escuelas Plurilingües, donde se estudia como segunda lengua. Según informó la secretaria de Educación porteña, Roxana Perazza, este año dos escuelas primarias más incorporaron el portugués a su currícula. Para la funcionaria, el aumento de la demanda está relacionada a “las vinculaciones entre Brasil y Argentina a partir del Mercosur, pero también a la proximidad con el país vecino, y a algunos valores e historia en común” y estimó que seguirá creciendo a medida que se incremente el intercambio económico entre ambos países.
El auge del portugués también se observa en universidades e institutos terciarios. Más de una decena en todo el país sumaron el idioma a sus ofertas educativas, entre ellas, la Universidad Nacional de Rosario, en Santa Fe; la Universidad Nacional de Entre Ríos; el Instituto de Enseñanza Superior de Paraná, de Entre Ríos; el Instituto Superior Josefina Contte, de Corrientes; la Universidad Nacional de Misiones; la Universidad Nacional del Nordeste, en Chaco; la Universidad Nacional de Córdoba; el Instituto de Formación Docente Raúl Scalabrini Ortiz en Jujuy, la Universidad de Mar del Plata y la Universidad Nacional de Salta.

Informe: Silvia Marchant.

Compartir: 

Twitter
 

Una de las clases de portugués del Centro de Idiomas de la Facultad de Agronomía de la UBA.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared