SOCIEDAD › UNA LEY PARA COMBATIR EL TURISMO SEXUAL INFANTIL

Un turista que no es querido

La Legislatura consensuó un proyecto para castigar a quienes faciliten actividades sexuales con chicos. Prevé arresto y multas.

 Por Eduardo Videla

La Legislatura porteña tiene previsto aprobar hoy una ley para prevenir el turismo sexual infantil en la ciudad. No es que se hayan detectado casos que denuncien la existencia de esa actividad en la ciudad, pero las denuncias de violencia sexual contra niños, sumada al crecimiento de la actividad turística en la ciudad, además de las recomendaciones internacionales, hacen oportuna la sanción de esa conducta, argumentan los promotores de la ley. El proyecto califica como contraventor a quien facilite el acceso a lugares donde se explote sexualmente a menores de 18 años, y lo sanciona con arresto de hasta 90 días o multas de hasta 100 mil pesos. No se sanciona a quien directamente explota el negocio de turismo sexual, ya que esa conducta es un delito y su sanción debe estás determinada por el Congreso nacional.

El proyecto fue redactado a partir de dos textos, uno del diputado Alejandro Rabinovich (Autonomía Porteña) y otro de Inés Urdapilleta (Frente para la Victoria). Tuvo la aprobación de las comisiones de Justicia, Infancia y Adolescencia, Turismo y Deportes y Comunicación Social. Y está en el orden del día para ser tratado en la sesión de hoy.

El proyecto prevé la máxima sanción cuando los que faciliten o promuevan el turismo sexual sean prestadores de servicios turísticos, conductores de taxis o remises o responsables de bares u hoteles que “sugieran, indiquen, informen o conduzcan” a personas, extranjeras o no, a “lugares donde se desarrollen actividades de carácter sexual con la participación de niños, niñas o adolescentes”.

“La idea es prevenir, que aquellos que pueden estar involucrados en esta actividad tomen conciencia de que pueden ser sancionados”, dijo a este diario la diputada Urdapilleta. “No queremos llegar a situaciones donde hay que tomar medidas sobre hechos consumados, como ocurre en algunos países”, agregó.

Si bien no hay datos de que se desarrollen en la ciudad actividades de turismo sexual infantil, los autores del proyecto se basaron en las estadísticas disponibles, parciales:

- En el Consejo de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes están registradas 170 denuncias de explotación sexual de menores, 16 de las cuales se realizaron en los primeros tres meses de este año.

- En la Oficina de Atención a las Víctimas de Delitos Sexuales en la ciudad constan 177 denuncias.

- El programa Las víctimas contra las violencias, dependiente del Ministerio del Interior, creado el año pasado, tiene registrados 422 denuncias, de las cuales el 30 por ciento corresponden a delitos contra la integridad sexual.

- La Unidad Fiscal para delitos contra la integridad sexual detectó, entre 2002 y 2006, 46 casos de promoción de la prostitución infantil y unos 300 casos de corrupción de niños o adolescentes.

El proyecto no sólo contempla castigar a los contraventores, sino establecer medidas destinadas a la advertencia a los turistas. En ese sentido, obliga a poner a la vista de los usuarios y consumidores en forma visible y legible, en idioma español, inglés y portugués, el teléfono, dirección y horarios de atención de las autoridades de aplicación” de la ley, además de un recuadro que incluya la siguiente leyenda: “En todo el territorio de la República Argentina se castiga con hasta 15 años de prisión a quienes promuevan, inciten, encubran y/o a quienes participen directa o indirectamente en actos de prostitución infantil y/o de abuso sexual a menores de 18 años”. Y agrega: “Denuncie a la autoridad competente al tomar conocimiento de algún caso de explotación sexual comercial en niños, niñas y adolescentes”.

Si bien la promoción de la prostitución infantil está penada, en el Congreso nacional existen varios proyectos para modificar el Código Penal e incluir la figura de turismo sexual. El proyecto que se sancionaría hoy encuadra como contravenciones las conductas tendientes a facilitar esa actividad: los taxistas que llevan a los turistas a un determinado recorrido o los conserjes que facilitan contactos de pasajeros con niños y adolescentes, por poner algunos ejemplos.

Compartir: 

Twitter
 

El proyecto apunta a disuadir a quienes se dedican a la actividad.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared