cash

Domingo, 9 de enero de 2005

EL GRUPO TASELLI ATACA POR LA PERDIDA DEL SAN MARTIN

“Las otras están peor”

El viernes último el Estado recuperó el ramal San Martín, que hasta entonces operaba TM, del controvertido empresario Sergio Taselli. El representante de su grupo cuestiona a las otras concesionarias.

 Por Cledis Candelaresi

El viernes último el Estado recuperó la administración del Ferrocarril San Martín, que hasta entonces operaba Transportes Metropolitanos, sociedad liderada por el cuestionado empresario Sergio Taselli. Su mano derecha en el tema ferroviario, Osvaldo Iglesias, no parece desvelado por la pérdida de esa línea. Su preocupación, según admitió ante Cash, es la discriminación del Gobierno hacia TM, el consorcio que pierde un servicio urbano pero que, sin embargo, seguirá manejando los del Roca y del Belgrano Sur. Como el resto de los adjudicatarios –a quienes se les confiará la operación de la línea reestatizada–, TM también goza de una suba en el subsidio por “mayores costos” originados por la devaluación.
¿Es un problema o un alivio perder el San Martín?
–De las tres líneas que manejamos, el San Martín es la que tiene peor ecuación económico-financiera. Está en una situación de equilibrio: sin ninguna inversión imprescindible.
¿De qué equilibrio habla si en las privatizaciones ferroviarias el Estado cubre con el subsidio hasta una cierta rentabilidad?
–Eso es cierto. Sin embargo, en el San Martín el subsidio ni siquiera cubre el costo operativo. Tenemos un desfasaje, reconocido por el Estado, de 500 a 600 mil pesos por mes.
¿Pero no están cobrando un subsidio como compensación tarifaria y por los mayores costos que debieron afrontar tras la devaluación?
–Cobramos subsidios. Pero no alcanzan a cubrir el costo operativo. Por eso hicimos varias presentaciones detallando gastos ante la Secretaría de Transporte, que terminó dándonos la razón. Esto no ocurre con otros concesionarios.
¿Sugiere que hay discriminación a Transportes Metropolitanos?
–Sí. Y ya lo planteé cuando el Gobierno decidió rescindirnos el contrato. No nos pagan lo que corresponde en el Roca ni en el Belgrano Sur. Esa es una actitud totalmente discriminatoria.
¿A qué lo atribuye?
–Hay que preguntárselo a los funcionarios responsables.
¿Puede ser por el mal gerenciamiento, que llevó las líneas de TM a un cuasi abandono? Son las que más perdieron pasajeros, las que acumularon más penalidades...
–En los últimos meses recuperamos ventas de pasajes.
Según los datos de la CNRT, en los últimos cuatro años la caída en la venta de boletos fue muy fuerte, ya que rozó el 40 por ciento.
–Es cierto. Como al resto de concesionarios, nos afectó la caída de la actividad económica. Además, en el Roca y en el San Martín sufrimos el vandalismo: tuvimos que reponer 14 mil ventanillas, por ejemplo. Pero lo peor es la falta de locomotoras. Por una resolución judicial nos incautaron quince máquinas, generando un problema que recién se solucionó durante este año.
La línea pasa ahora a manos del Estado.
–En realidad, pasa a ser gerenciada por los otros concesionarios: TBA, Ferrovías y Metrovías que, se supone, deben saber hacerlo mucho mejor que nosotros. Me reservo la opinión al respecto.
Resulta un esquema extraño: se les concede el gerenciamiento a empresas que también reciben objeciones del Estado por su desempeño.
–Entiendo que algunas tienen su parque tractivo en condiciones mucho peores. Cualquier persona que trabaja en el ámbito ferroviario sabe a qué me refiero.
A ustedes, en realidad, la línea no les interesa y están juntando elementos para un eventual juicio contra el Estado.
–No es cierto que la línea no nos interese aunque, en estas condiciones, no es negocio. Pero las privatizaciones ferroviarias en algún momento sí lo fueron y supongo que las cosas volverán a cambiar paulatinamente. Seguramente el Estado encarará la electrificación de la línea, que le dará un empuje fundamental. Obviamente que tenemos a nuestro cuerpo de abogados analizando la situación y, si cabe algún reclamo contra el Estado, se va a iniciar. Entendemos que hay algunos incumplimientos del sector público. Pero la clave está en las causas que llevaron a la rescisión del San Martín.
¿Cuáles fueron?
–En abril, nosotros no teníamos muchas locomotoras y, por lo tanto, la prestación del servicio no era la adecuada. Hubo una serie de notas periodísticas que terminaron alentando la decisión del Gobierno a rescindir.
Más allá de la opinión pública adversa, hubo informes del órgano de control sobre serias fallas en el mantenimiento.
–Muchos de los cargos invocados en el decreto de rescisión ni siquiera estaban firmes.
De todos modos, no se advierte mala disposición del Gobierno hacia la empresa porque, de ser así, el Estado no dejaría en sus manos la operación del Roca y el Belgrano Sur.
–Supongo que no la hay. Entre otras cosas, porque nos mejoraron el pago del subsidio.
¿No asumen la pérdida de calidad del servicio como una falta propia grave?
–Cuando asumimos en el 2002 (las empresas de Taselli controlan desde entonces Trainmet, dueña del 67 por ciento del paquete accionario de las tres líneas) la compañía estaba depredada. La pusimos en condiciones y estamos gastando muchísimo más dinero en seguridad.

Compartir: 

Twitter
 

Osvaldo Iglesias, de TM: “Las otras concesionarias tienen su parque tractivo mucho peor”.

“De las tres líneas que manejamos, el San Martín es la que tiene peor ecuación económico financiera.”
“En los últimos meses recuperamos ventas de pasajes.”
“En el Roca y en el San Martín sufrimos el vandalismo: tuvimos que reponer 14 mil ventanillas, por ejemplo.”
“Tenemos a nuestro cuerpo de abogados analizando la situación y, si cabe algún reclamo contra el Estado, se va a iniciar.”

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.