cash

Domingo, 30 de diciembre de 2007

NOTA DE TAPA

Tres deseos

 Por Tomás Lukin

Las proyecciones macroeconómicas fallidas de las consultoras de la city habían llevado a este suplemento en años anteriores a recurrir a magos, astrólogos, religiosos, meteorólogos, humoristas y videntes, para probar si algún especialista de estas diversas disciplinas podía acertar el rumbo de las principales variables de la economía. Pero ellos, al igual que los gurúes, fallaron con sus predicciones. Para el año que empieza, a los economistas ortodoxos y a los no tanto se los liberó de los pronósticos, que obviamente tienen. En lugar de apelar a sus estimaciones, Cash los convocó para que pidieran tres deseos para el 2008. Deseos que, como dijo uno de los participantes, “no tienen por qué tener asociada una probabilidad de ocurrencia”, y por lo tanto no pueden ser cuestionados al pasar un año. Algunos se excusaron alegando falta de ocurrencia o carencia de imaginación. Otros, sin embargo, aceptaron el desafío de soñar, de pedir los tres deseos, algunos con un gran sentido del humor, otros con exagerada síntesis. También estuvieron los que no pudieron con su espíritu y no pudieron evitar dar sus predicciones y recomendaciones de política. En definitiva, los deseos de trece economistas de la city.

Aldo Abraham

Exante

1. Mayor responsabilidad cívica de nuestra dirigencia empresaria, intelectual y profesional. Son los que más deberían hacer para cambiar el rumbo de decadencia de la Argentina y parecen haber resignado el asumir ese compromiso.

2. Que se empiece a valorar y respetar el principio republicano de división de poderes. Es la única forma en la que tendremos un verdadero estado de derecho, ya que se evita el uso arbitrario y hegemónico del poder al dividirlo entre el Ejecutivo, Legislativo y la Justicia obligándolos a que se controlen entre ellos.

3. Mayor seguridad jurídica y respeto por los derechos de los ciudadanos. Esto hace a una mayor calidad de vida de los ciudadanos y garantiza una mayor inversión que traerá bienestar económico futuro.

Alberto Paz

Ecolatina

1. Reducir la inflación es la asignatura pendiente para el año próximo. La inflación elevada es extremadamente regresiva y afecta la asignación de recursos. Los horizontes de planeamiento y contratación se acortan, la economía se indexa de facto y las expectativas de aumento en los precios se retroalimentan.

2. Que las próximas negociaciones salariales se desenvuelvan en un marco de mucha responsabilidad por parte de todos lo actores involucrados: empresarios, trabajadores y el Estado. La historia da cuenta de numerosos episodios en los que la puja distributiva desmedida termina generando espirales inflacionarias en las que el salario siempre termina rezagado respecto de los precios.

3. Se debe comenzar a mirar el largo plazo y, en este sentido, aspectos fundamentales como inversión, productividad y capacitación no pueden ser relegados a un segundo plano. Para seguir creciendo a tasas elevadas que permitan generar nuevos y mejores puestos de trabajo es necesario un salto cuantitativo y cualitativo en la inversión. Es auspicioso el renacimiento de la industria nacional y el aporte del empresariado argentino, pero también es necesario seducir a los capitales extranjeros.

Eduardo Curia

economista

1. Confirmar lo que llamo el “sobrecrecimiento”, que son tasas de expansión muy fuertes.

2. Que se avance en la reducción del desempleo y se logren menores índices de pobreza.

3. Que todo esto suceda con una inflación controlada.

Orlando Ferreres

1. Solucionar el tema energético, que la oferta crezca igual que la demanda, que haya inversiones suficientes para generar una abundante oferta de energía primaria.

2. Poder controlar la inflación, para que sea parecida a la internacional, aproximadamente un 3 por ciento anual.

3. Que la tasa de desempleo alcance el 4 por ciento o 5 por ciento, que significaría estar sin desempleo, ya que ese porcentaje representa lo que tarda una persona en cambiar de un empleo a otro. Estar en los primeros puestos de educación primaria del mundo: en los chiquitos donde tenemos el mayor déficit.

Rogelio Frigerio

Economía y Regiones

1. El primer deseo para el 2008 es terminar el próximo año habiendo mejorado sensiblemente la distribución del ingreso. A pesar de la mejora en todos los indicadores sociales, la equidad distributiva no sólo no mejoró, sino que está peor que en el momento previo a la crisis. La participación de los asalariados en la riqueza del país sigue siendo muy baja. Actualmente, el universo salarial representa alrededor del 25 por ciento del PBI, cuando a fines del 2000, antes del colapso económico, los trabajadores absorbían más del 32.

2. El segundo deseo es que se pueda comenzar a trabajar en serio en la eliminación del que, quizás, sea el peor de los males de la economía argentina en los últimos 50 años: la extrema volatilidad.

3. El tercer deseo para el año que se inicia es que podamos contar, por primera vez desde el gobierno de Frondizi, con un proyecto de desarrollo económico para nuestro país. Pensar una Argentina de largo plazo es la única manera de priorizar cuestiones fundamentales que hacen, por ejemplo, a la educación, la inclusión social, la equidad distributiva y la inserción del país en el mundo.

Fabio Rodríguez

Fundación Capital

1. En primer lugar, que se pueda proteger y consolidar el actual crecimiento económico recreando condiciones para robustecer la tasa de inversión, para de esta forma aumentar la oferta potencial de bienes y servicios en muchos sectores.

2. En segundo lugar, partiendo de una macroeconomía mucho más normalizada, que se puedan articular diversas políticas específicas cuyo objetivo en la segunda fase del actual modelo económico sea terminar de replegar la pobreza e indigencia, abatiendo la informalidad y precariedad laboral.

3. Finalmente, que tanto los actores sociales como agentes económicos encuentren plafond en las políticas fundamentales y en la gestión más micro de la cosa pública para comenzar a tomar decisiones de más largo plazo: esto supone reabrir y correr al mediano plazo el horizonte para llevar adelante planes de producción, de trabajo, de consumo, de inversión y de ahorro. Un ambiente con estas características nos permitirá a los argentinos tener mercados financieros que ofrezcan soluciones de financiamiento de mediano y largo plazo.

Fernando Navajas

Fiel

¿Tres deseos? ¡Uy! Están hablando con un agnóstico de pura cepa que nunca quiere pedir tres deseos. En economía es peor aún, uno puede terminar en enunciados políticamente correctos, o peor, algo hipócritas. Pensando en la macro-micro es decir de lo general a lo particular:

1. El primer deseo tiene que ver con la economía mundial y que este boom para la Argentina no se interrumpa. Que siga la fiesta de commodities es la premisa fundamental para todo lo que viene después. Si esto se revierte empieza otra película no sólo en el mundo sino también en la Argentina.

2. El segundo deseo es que aun con el boom de afuera la economía no termine como el Apolo 13 en materia de inflación y actividad económica. Que estos pibes empezando por la jefa entiendan que la estabilidad macro no es un invento de los neoliberales.

3. El tercer deseo es que haya más inversión en capital físico y humano (gastar mucho en educación pública y exigir esfuerzo y calidad). Que los empresarios dejen de parecer que padecen del síndrome de Estocolmo y digan lo que tengan que decir. Pero que la mitad de los consejos, como decía mi abuelo, los hagan en efectivo.

Marina dal Poggetto

Estudio Bein

1. En el ámbito internacional que se mantenga el escenario de precios de commodities elevados, que son los que permiten que la brecha externa no se cierre, y al mismo tiempo que la política monetaria de los principales bancos centrales logre manejar sin traumas los problemas de liquidez y solvencia derivados de la crisis de las hipotecas en EE.UU.

2. En el ámbito local, es deseable una mayor consistencia entre la política fiscal y la política de financiamiento que encara el Gobierno. En este sentido el objetivo que se plantea de recomponer rápidamente el superávit fiscal en 2008 financiado en gran medida vía retenciones es en el corto plazo una gran noticia, aunque evidentemente en el mediano plazo aumenta la dependencia del ciclo internacional.

3. Un tercer deseo, más pragmático, pero no menos importante tiene que ver con el clima. Un verano no extremadamente cálido y un invierno no tan frío como el de 2007 permitirían amortiguar los problemas energéticos, ayudando a sostener por el lado de la oferta un crecimiento acelerado mientras entran en funcionamiento las nuevas centrales térmicas ya compradas.

Ramiro Castiñeira

Econométrica

1. Que el precio de los principales cultivos de Argentina continúe subiendo o por lo menos no baje.

2. Que el reciente hallazgo de petróleo en San Juan tenga tantos barriles que asegure la energía para Argentina en las próximas décadas.

3. Que de la mano de otro período de fuerte crecimiento económico, desaparezcan la pobreza y la indigencia de Argentina.

Jorge Avila

CEMA

1. Como cualquiera de nosotros, deseo para 2008 en materia económica que el país crezca a la tasa más elevada posible y que la distribución del ingreso nacional sea un poco más pareja. Rara vez surgen diferencias de opinión sobre objetivos. Pero las diferencias estallan cuando hay que elegir los instrumentos apropiados para alcanzar tales objetivos.

2. A fin de que la economía argentina siga creciendo como en 2003-2007, convendría reforzar el superávit fiscal, reestructurar la deuda en default con el Club de París y con los bonistas particulares, y renegociar contratos y tarifas de los servicios públicos privatizados. Estas tres políticas garantizarían una alta tasa de crecimiento en el próximo par de años. Soy moderadamente optimista al respecto.

3. No comparto la política de maltrato de bonistas y privatizadas porque debilita el crecimiento de largo plazo y porque el objetivo de reconcentrar el ingreso nacional en los industriales no es eficiente ni ético.

Marcelo Paz

Estrategia & Gestión

1. Estabilizar la inflación. Las autoridades deberán concentrar sus esfuerzos en diseñar instrumentos para frenar la dinámica inflacionaria. Entre ellos, deberían desacelerar la dinámica del gasto público y dejar de confiar en la efectividad de los acuerdos de precios.

2. Mayores niveles de inversión. Orientar la inversión pública a incrementar la capacidad de generación eléctrica y transporte de gas serán determinantes para que se concreten futuras inversiones. Se estima que, para lograr una tasa sustentable del 5 por ciento, es indispensable aumentar la participación de la inversión a un 25 por ciento del PBI.

3. Normalizar la deuda con el Club de París.

Jorge Morgenstern

analista de MVAS

1.Que el problema de los créditos hipotecarios en EE.UU. se solucione de la manera menos traumática posible a fin de evitar situaciones crediticias complejas. Que el contexto internacional no se torne negativo sería de gran ayuda para la región y nuestro país, permitiendo seguir la consolidación de las economías, en la búsqueda de reducir su volatilidad.

2. Que la estrategia económica a implementar por el nuevo gobierno genere condiciones para que la economía continúe creciendo de manera robusta y sostenible. Que el desarrollo llegue a todos los puntos del país y todos los segmentos de la población que, aun con el crecimiento de los últimos años, siguen sin ser captados por el aparato productivo.

3. Que se puedan generar condiciones para que las empresas que tengan proyectos positivos para Argentina cuenten con acceso al crédito de mediano y largo plazo en condiciones accesibles. Que la innovación y la producción con alto valor agregado tengan cada vez más lugar en nuestra economía y que se puedan despejar las restricciones al crecimiento que pudieran existir del lado de la oferta.

Miguel Kiguel

Ecoviews

1. Deseo que el 2008 sea un nuevo año de crecimiento, que siga mejorando el clima social y que bajen los niveles de pobreza y de desempleo.

2. También deseo que sea un año en que se produzcan dos cambios importantes respecto de la inflación. Primero, que nuevamente tengamos estadísticas calculadas en forma profesional y sin manipulaciones y que ese proceso ayude a que se recomponga la confianza en las instituciones. Segundo, que se adopten políticas monetarias y fiscales que reviertan la aceleración en la tasa de inflación que vivimos este año. Lo ideal sería que inicialmente baje a niveles del 10 o 12 por ciento anual.

3. Por último, mi mayor deseo es que mejore la lógica del proceso de toma de decisiones económicas, para que se ponga más hincapié en los impactos de largo plazo de éstas y no tanto en su efecto de muy corto plazo. El otro deseo en este tema es que se escuchen las críticas en forma constructiva y que se pueda establecer un diálogo con gente que no comparte la visión del Gobierno.

Compartir: 

Twitter
 

Claves

En años anteriores, Cash recurrió a magos, astrólogos, religiosos, meteorólogos, humoristas y videntes, para probar si podían acertar el rumbo de las principales variables de la economía.

Pero ellos, al igual que los gurúes, fallaron con sus predicciones.

Para el año que empieza, a los economistas ortodoxos y a los no tanto se los liberó de los pronósticos, que obviamente tienen.

En lugar de apelar a sus estimaciones, Cash los convocó para que pidieran tres deseos para el 2008 y así se los ayudará a evitar eventuales choques con la realidad.

Deseos que, como dijo uno de los participantes, “no tienen por qué tener asociada una probabilidad de ocurrencia”, y por lo tanto no pueden ser cuestionados al pasar un año.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.