cash

Domingo, 18 de mayo de 2008

FINANZAS > POTENTE INTERVENCION DEL BANCO CENTRAL EN EL MERCADO CAMBIARIO

El efecto elefante

Para enterrar disparatados rumores y para controlar inducidas expectativas negativas, el BCRA impuso su presencia en la plaza ofreciendo dólares en cantidad. Así logró frenar la minicorrida.

 Por Pablo Simian

El Banco Central volvió a intervenir en el mercado de cambios y forzó una baja de tres centavos en el precio del dólar en la semana, que cerró el viernes a 3,18 pesos por unidad en su punta vendedora. En una primera etapa, la entidad monetaria salió fuerte a marcar posiciones en los mercados de futuros, para luego reforzar la estrategia de las últimas ruedas cambiarias con operaciones de contado. En total, desde el lunes pasado se desprendió de más de 650 millones de dólares, monto suficiente para abastecer la demanda minorista que decidió dolarizar sus tenencias frente a la incertidumbre generada por el lockout del campo.

La idea de Martín Redrado era dejar en claro el amplio margen de maniobra con el que cuenta el Banco Central, respaldado por reservas totales por unos 50 mil millones. Por eso su postura vendedora alcanzó, incluso, para hacer retroceder el valor de la divisa.

La mayoría de los operadores afirma que frente a la ausencia de elementos objetivos que avalaran una corrida bancaria, el Central hizo una interpretación adecuada de las señales enviadas por los pequeños inversores y basó su actuación en contener las expectativas de ese segmento. Así, además de inundar la plaza con billetes, se preocupó por controlar de cerca a los “termómetros” de la city: las pizarras de los bancos y casas de cambio que exhiben las cotizaciones. Por ese motivo, se mantuvieron contactos con banqueros y cambistas para monitorear el precio al que vendían sus dólares, con una restricción inicial orientada a desalentar subas por encima de 3,21 pesos.

Otro foco de preocupación en el microcentro estuvo en la actuación de personajes que, en la jerga financiera, se denominan “coleros”. Ese rol lo cumplen, en general, personas de bajos recursos que a cambio de 20 pesos son reclutadas para realizar operaciones de cambio en las entidades autorizadas y, en consecuencia, aparecer en las bases de datos del Banco Central, dejando en el anonimato –de ese modo– a los verdaderos propietarios de los fondos. El objetivo de esta operatoria, que infringe el Régimen Penal Cambiario, consiste en obtener billetes verdes en el sistema formal para desviarlos al mercado marginal, en el que la cotización de la divisa es cuatro o cinco centavos más alta.

Las “cuevas” y los “arbolitos” justifican la diferencia de precio por la informalidad que brindan a los que adquieren dólares a través de ellos. Para limitar a los “coleros”, cuyo accionar empuja hacia arriba el tipo de cambio, varios bancos y casas de cambio establecieron topes de venta de entre 1500 a 3000 dólares por persona, a instancias del Banco Central, que dispuso inspecciones en las entidades más proclives a esos movimientos.

Otra medida tendiente a evitar la apreciación del dólar fue el impulso de las tasas de interés. El Gobierno instruyó al Banco Nación para que arrastrara el mercado de “call” (tasa interbancaria) hacia arriba, con la idea de que la banca privada encontrara más atractivo en esos préstamos que en la demanda de dólares. Con un aumento de unos tres puntos, la tasa avanzó hasta el 12,5 por ciento anual a mitad de la semana y luego inició una tendencia descendente. A su vez, los plazos fijos también remuneraron un mayor interés, con rendimientos que rondaron el 12 por ciento para depósitos minoristas. En tanto, los inversores más sofisticados, con ahorros superiores a los 100 mil pesos, obtuvieron tasas cercanas al 20 por ciento anual.

Pese a que el dólar se ha convertido en una pésima inversión en 2008, con una rentabilidad que fue superada por cualquier otra alternativa, con excepción de los títulos públicos, aún sigue siendo refugio frente a escenarios de incertidumbre o de miedos inducidos.

Compartir: 

Twitter
 

El Banco Central concreta transacciones de unos 100 millones de dólares diarios en el mercado a futuro.
Imagen: Gustavo Mujica

El buen inversor

Kimberly-Clark (Argentina, Paraguay y Uruguay), dueña de marcas como Huggies, Day’s, Kleenex y Scott, anunció el cierre del ejercicio 2007 con un crecimiento de sus ventas del 25 por ciento respecto del año anterior.

El Grupo Telefónica cuenta en Argentina con 13,8 millones de accesos en telefonía móvil, un 17,8 por ciento más que en marzo de 2007.

MetroGAS, con una inversión de 20 millones de pesos, renovará 76 kilómetros de cañerías para brindar mayor calidad y seguridad en la provisión de gas natural a 5600 clientes.

Banco Francés contabilizó una ganancia neta de 74,3 millones de pesos en el 1er trimestre de este año, 8,6 por ciento más que en el mismo período del año anterior.

Banco Hipotecario anunció los resultados del primer trimestre de 2008, con una ganancia de 26,6 millones de pesos.

La distribuidora Gas Natural Ban premió a ocho alumnos de escuelas públicas y privadas que participaron del XIII Concurso escolar de su programa “Gas en la Escuela”.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.