cash

Domingo, 10 de agosto de 2008

REPORTAJE A FELIX HERRERO

“La especulación no cede”

Pese a la caída del precio del petróleo, el experto del Grupo Moreno advierte que la desregulación seguirá trayendo consecuencias negativas.

 Por Tomás Lukin

En las últimas semanas el precio del crudo comenzó a bajar y el último viernes cerró a 115 dólares el barril, Sin embargo, para muchos analistas la especulación no cede. Cash entrevistó a Félix Herrero, especialista en temas energéticos y vicepresidente del Grupo Moreno, quien estimó que la especulación explica alrededor del 70 por ciento del precio del petróleo.

¿Cómo se explica el fuerte aumento del crudo en lo que va del año?

–Existen diferentes explicaciones. Estados Unidos y las cinco grandes empresas petroleras afirman que se debe a un desfasaje entre la oferta y la demanda. Para ellos, se explica principalmente porque China e India crecieron mucho aumentando así su consumo de petróleo. Es cierto, pero China tiene sólo el 10 por ciento del consumo mundial. Por otro lado, están los que remarcan que la oferta y la demanda no han variado sustancialmente en los últimos años, sino que crecen de manera estable y apuntan a factores geopolíticos y financieros. Los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que realizan el 40 por ciento de la extracción y tienen el 80 por ciento de las reservas, sostienen que la suba se explica por la especulación con los contratos a futuro.

¿Qué rol juega la especulación?

–El 70 por ciento del precio del petróleo es producto de operaciones especulativas del mercado financiero. A esta situación se le suman factores como el agotamiento del crudo, el debilitamiento del dólar y la crisis estadounidense, el aumento de la demanda impulsado por China e India y la inestabilidad geopolítica en zonas petroleras: la invasión a Irak, la constante tensión entre Irán y Estados Unidos y la guerra civil en el Níger. Las cotizaciones ya no responden al juego de la oferta y la demanda. Desde los principales países consumidores presionan a la OPEP para que aumente la oferta global, pero si esto sucediera es poco probable que el precio responda a la baja de manera sostenida.

¿Por qué se especula con el crudo?

–No es algo nuevo. Siempre se buscaron manipular las cotizaciones para obtener ganancias. Se miente con las reservas que posee cada uno, se anuncian descubrimientos que nunca se confirman: se dijo que el Mar Argentino es otro Kuwait, que en el Artico hay 60 por ciento del petróleo del mundo árabe. Lo sorpresivo ahora es que en un año, de junio de 2007 a junio de 2008, el petróleo subió 100 por ciento. Pasó de 65 dólares el barril a 130 dólares. Además, se batió el record en términos reales, descontada la inflación. Cuando una mercadería que cotiza en la Bolsa sube y baja rápido, da lugar a la especulación. Ahora que las cotizaciones están cediendo un poco la especulación no va a parar. La crisis financiera en Estados Unidos y la debilidad del dólar convirtieron al petróleo y al resto de las materias primas en un buen lugar para los ahorristas para mantener los valores.

Si la especulación existió siempre, ¿qué ocurrió en los últimos tiempos para que ese factor explique cerca del 70 por ciento de las cotizaciones?

–Existe una correlación entre la desregulación de las operaciones de Bolsa y el alza del precio del crudo. En Estados Unidos hasta 1999 los contratos a futuro se negociaban bajo la supervisión de la CFTC (Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas) que controlaba que no se alteraran los precios. En ese momento se desregulan los controles en Nymex (Bolsa Mercantil de Nueva York) al estilo inglés y la especulación se hizo más sencilla y veloz. Aparecen nuevas herramientas financieras, se comienzan a negociar contratos futuros en mercados electrónicos que no están regulados. Ya no es necesario informar las transacciones, no hay normas que obliguen a registrarlas. Además, se puede operar desde Londres en el mercado norteamericano sin pasar por la Bolsa de Nueva York.

¿De qué manera se especula?

–Con los contratos a futuro. En las diferentes bolsas compran y venden los barriles de crudo a diferentes plazos. Las operaciones más comunes son a 90 días, pero existen contratos para una semana, un mes, 6 meses, un año y existen hasta 8 años. Comprando a plazo los operadores se aseguran el precio del barril para el momento de la entrega y hasta que vence puede hacer lo que quiera con ese contrato. Venden y compran esperando hacer una diferencia entre el precio al que lo pagaron y las cotizaciones a lo largo del período que dura el contrato. Los especuladores están presentes tanto cuando suben los precios como cuando bajan, lo que importa es la diferencia. La muestra de la gran especulación que existe es que entre las tres bolsas, de cada cien operaciones sólo llegan a una compraventa real, o sea que alguien recibe el petróleo, el 10 por ciento de las veces.

¿Dónde se realizan las especulaciones financieras?

–Los contratos a futuro se realizan en tres bolsas. Nymex en Nueva York, ICE Futures en Londres y DBI en Dubai. Las dos primeras son las más importantes. Se negocian dos variedades de crudo de donde salen los precios de referencia mundiales: el West Texas Intermediate (WTI) y el Brent del Mar del Norte. La Bolsa de Dubai no tiene tanta importancia y está muy relacionada con las otras dos, es una especie de sucursal. Estas plazas financieras están muy relacionadas con los grandes bancos de inversión. Además está Irán, que intenta instalar una bolsa independiente que, a diferencia del resto, cotice en euros o en dinars.

¿Quiénes son los que invierten en petróleo?

–A partir de las desregulaciones, se ha hecho más sencillo y atractivo el acceso a estos mercados para nuevos inversores. Para entrar en el juego, los especuladores deben poner en efectivo tan sólo el 6 por ciento del valor del contrato. Los principales involucrados son los grandes bancos de inversión, los hedge founds y los fondos soberanos de inversión. El monto invertido en petróleo asciende a más de 250.000 millones de dólares.

Si bien continúan por encima de los 110 dólares, las cotizaciones están retrocediendo, ¿cómo piensa que evolucionará el precio del petróleo?

–Da la sensación de que ahora hay una tendencia bajista que se va a sostener, pero seguro no vamos a volver al petróleo barato. En esa línea, el secretario general de la OPEP, el libio Abdallah Salem El Badri, sostiene que el precio quedará en 100 dólares y el presidente de la organización, el argelino Chakib Khelil, estima que bajará aun más hasta los 80 dólares. También están quienes pronostican un crudo a 300 dólares el barril.

¿Cómo afecta toda esta situación en Argentina?

–Argentina tuvo un proceso industrial petrolero muy desarrollado, pero está cayendo la extracción, se ha quedado sin reservas e importa fuel y gasoil, además de gas natural. De todas formas todavía exporta más de lo que importa. El país no posee renta petrolera propia para realizar nuevas inversiones y exploraciones. Toda la renta está en manos extranjeras. No hay empresas estatales –Enarsa no lo es– y así la renta se va porque las multinacionales sólo tienen que dejar en el país el 30 por ciento en divisas. Desde el punto de vista del consumo, no debería haber problemas por unos años, pero si no se realizan las inversiones necesarias es factible que nos convirtamos en un importador neto de petróleo y sus derivados.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared