cash

Domingo, 7 de diciembre de 2008

AGRO > INCENTIVO A LA PRODUCCION DE MAIZ Y TRIGO

Lágrimas sojeras

La dirigencia del sector del campo privilegiado sigue dominada por discursos políticos alejados de los intereses materiales de los productores.

 Por Claudio Scaletta

Los hechos vuelven a despegarse de su representación mediática y de las expectativas que la (des)información provoca. Entre la dirigencia agropecuaria primaba la visión de un Gobierno vengativo que le haría pagar la osadía de su lucha (cada vez más) política. Las condiciones no son hoy las de marzo-junio, cuando, según el sector y bajo precios record, “no se aguantaba más”. La crisis internacional llegó primero a los commodities y los precios agropecuarios se derrumbaron. Son los huracanes que soplan desde el norte, y no unos puntos de retenciones, los que hoy retraen sensiblemente la rentabilidad sectorial.

El “campo” siempre rechazó la dimensión macroeconómica, arancelaria, de las retenciones; a las que considera un simple impuesto y, como tal, con objetivos netamente recaudatorios. Finalmente, visto desde la historia económica, la lucha por impedir la separación entre precios internos y externos es el reclamo que vertebra las reivindicaciones sectoriales, puja que, dicho sea de paso, constituye uno de los nodos explicativos de la historia política local.

Pero los hechos, no los que se cuentan en las columnas de opinión, sino los que surgen de las lecturas de las medidas concretas, indican la incorrección de esa lectura. En su momento los aumentos de las retenciones acompañaron a los de los precios internacionales. Para ser coherente con su propia argumentación, frente a la caída de estos precios el Gobierno debía bajar las retenciones. De nada vale llorar sobre la leche derramada, pero demás está decir que establecer un esquema de retenciones móviles evita tener que tomar estas medidas frente a las variaciones de precios.

Un segundo argumento gubernamental fue el de desincentivar la sojización. Para mantener su coherencia, entonces, el Gobierno no debía bajar las retenciones a la soja. Ambas decisiones bien podían complementarse con incentivos que operen como premio a la mayor producción de los productos que compiten con la soja: el trigo y el maíz.

Estas fueron las medidas que, con un importante costo fiscal en momentos de crisis, el Gobierno anunció esta semana junto a detalles en su momento adelantados por Cash, como los incentivos para la producción de terneros Holando Argentino.

Imagine el lector que no conoce a los actores de la dirigencia agropecuaria, sus matices y compromisos políticos. ¿Qué puede predecirse desde la economía en materia de reacción política? La respuesta es unívoca: el rezongo de los intereses sojeros. No hace falta hacer nombres, sólo relacionar medidas y reacciones para obtener el resultado luminoso de quién es quién.

Una segunda línea de anuncios apuntó a las economías regionales. Desde 2002 la evolución de estas economías explica buena parte del crecimiento del PIB. A diferencia del agro tradicional de la Pampa Húmeda, se trata de circuitos intensivos en mano de obra que funcionan como clusters exportadores. A las regiones la crisis internacional llega, además de por la caída de precios, por los problemas de prefinanciación de las ventas al exterior, tarea que hasta ahora no era cubierta por la banca local, sino principalmente por los propios compradores. La administración local no puede resolver los precios internacionales pero sí la prefinanciación de las exportaciones, a las que se anunció se destinarían 1700 millones de pesos. Un buen punto de partida.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

La baja de retenciones al trigo y el maíz es una señal de desincentivación de la sojización.
Imagen: AFP

agro

La Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario reglamentó el funcionamiento de los denominados Foros Consultivos con los diferentes sectores de la cadena agroalimentaria.

La FAO insistió en la necesidad de que los países desarrollados inviertan para una mayor y mejor implicación de la agricultura y de los bosques para amortiguar los efectos negativos del cambio climático.

Mujeres campesinas e indígenas se reunieron desde el jueves hasta ayer en Buenos Aires para compartir las distintas experiencias regionales y fortalecer los grupos en el conocimiento de sus derechos y problemáticas.

 
CASH
 indice
  • Nota de tapa
    Deuda ilegal
    INVESTIGACION SOBRE LA DEUDA EXTERNA DE ECUADOR
    Entrevista exclusiva a la ministra de...
    Por Natalia Aruguete y Walter Isaia
  • ENFOQUE
    Debate sobre el dólar alto
    Por Daniel Azpiazu y Martin Schorr
  • FINANZAS > MEDIDAS PARA ENTORPECER EL GIRO DE DOLARES AL EXTERIOR
    Trabas a la fuga
    Por Cristian Carrillo
  • AGRO > INCENTIVO A LA PRODUCCION DE MAIZ Y TRIGO
    Lágrimas sojeras
    Por Claudio Scaletta
  • EL BAUL DE MANUEL
    Haciendo memoria. Primer cero
    Por Manuel Fernández López
  • ORIGEN Y TRAYECTORIA DEL PLAN JEFES Y JEFAS DE HOGAR
    Lecciones de la crisis
    Por Diego Rubinzal
  • HIDROCARBUROS Y PROVINCIALIZACION
    Huella del atraso
    Por Federico Bernal
  • POLEMICA > ALZA DE LA TASA DE INTERES PARA LOS CREDITOS HIPOTECARIOS
    Esquivo sueño de la casa propia
    Por Juan Pablo Marinelli

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.