cash

Domingo, 1 de marzo de 2009

El baul de Manuel

 Por Manuel Fernández López

Las leyes de la economía

Silvio Gesell (1862-1930) decía que el argentino cree que en su país las leyes de la economía no se cumplen de modo tan inexorable como en países más desarrollados, debido a la condición excepcional que brinda la enorme extensión de tierra y su gran fertilidad. Por su parte, la economía opera a partir de ciertas definiciones y de relaciones de causa-efecto, de modo que, dada cierta causa, debe esperarse cierto resultado. Por ejemplo, el ingreso disponible es una definición, que se cumple siempre, y expresa que ingreso disponible=ingreso bruto+subsidios-impuestos. En cambio, la función de consumo es una relación entre el gasto de las familias y distintos niveles de ingreso disponible. La Gran Depresión, a partir de 1930, condujo a desarrollar una macroeconomía capaz de orientar una política económica anticíclica, tal que en tiempos de descenso del PBI, amortiguase su caída y que, en lo posible, llevase a retomar la senda de crecimiento. Comprobado que los cambios en el nivel de consumo influyen en igual sentido al PBI, se siguió una conclusión obvia: en tiempos de descenso cíclico, con PBI decreciente y por tanto con disminución de la capacidad contributiva general, la prescripción era: elevar el consumo global, reduciendo los factores que lo merman (impuestos y retenciones) y elevando otros que lo fomentan (subsidios); y hacer lo contrario en épocas de expansión cíclica. Un caso lo ilustra: la crisis de 1929-1930 disminuyó el ingreso público. Un razonamiento de miras cortas sugería aumentar el ingreso público (crear nuevos impuestos) y reducir el gasto público (suspender obras, reducir el salario de empleados públicos); de todo ello se encargó el subsecretario de Hacienda de la Nación, Raúl Prebisch, a comienzos de 1932. Pero en marzo de 1933, en Londres, leyendo a Keynes en The Times, se dio cuenta que había cometido un gran error, y cuando tuvo oportunidad de ofrecer su nuevo pensamiento a Pinedo y Duhau, en noviembre de 1933, contribuyó a diseñar el primer plan anticíclico argentino. Hoy la política económica respeta pero a la vez se burla de las leyes económicas enseñadas en cada universidad del país: fomenta el gasto, revisando la cuarta categoría del impuesto a las ganancias (creado por Prebisch en 1932); y desalienta el gasto (ya en consumo o inversión), ajustando salarios por debajo de la inflación, o negándose a reducir retenciones.


Aumentan -8,31 % a los jubilados

Los economistas nos valemos de la matemática y la estadística para obtener resultados, pero presentamos estos últimos al público general, y debemos expresarnos con el lenguaje corriente. Para aclarar algunos términos: un “incremento”, en sentido algebraico, puede tener signo + o signo -. Un “incremento relativo, proporcional o porcentual” es el cociente entre el incremento y el valor-base de la variable respectiva (también: la diferencial logarítmica de la magnitud respectiva). El incremento relativo del cociente a¸b es el incremento relativo de a menos el incremento relativo de b (también: diferencial logarítmica de a¸b). Volviendo a la Economía, el valor nominal de un salario o jubilación S es la cantidad de moneda (M) que se paga cada cierto tiempo (T). En símbolos: S = M¸T. Dada una cesta de artículos y servicios consumidos por los perceptores de S (dato obtenido por muestreo), X indica la cantidad física de la canasta y P = M¸X su precio en dinero. El poder de compra de S es la cantidad de X que permite comprar en cierto período, o sea S¸P = (M¸T) ¸( M¸X) = X¸T. Desde 1928, con el libro Ilusión Monetaria de Fisher, el análisis económico usa la categoría homónima. ¿Qué es ilusión monetaria?: Tomar en cuenta, en una decisión económica, a S, y no a S¸P. S puede considerarse como constituido por billetes de 2 pesos. Si gana 690 pesos y pasa a ganar 770, y destina todo su sueldo a alimentación, y su alimento son los billetes mismos, entonces, si extiende la pila de billetes en la mesa, los 345 Billetes de antes, ahora han aumentado a 385 billetes, 40 billetes más: podría decir que su sueldo ha aumentado. Pero no se conoce que nadie (no afectado psiquiátricamente) se alimente con papel moneda. Todos cambian sus billetes por alimentos, y si éstos han aumentado su precio durante el período considerado, entonces la cantidad de alimento que es posible adquirir se reduce según el porcentaje de dicho aumento de precios. Si el cambio relativo en S es mayor que el cambio relativo en P, la diferencia es un incremento en el poder de compra de S. Pero al contrario, si el cambio relativo en S es inferior al cambio relativo en P, hay una disminución en el poder de compra de S. Se otorgó un incremento relativo de la jubilación mínima de 11,69 % a partir de marzo próximo. Y el incremento relativo de P (el real, no el del Indec) es no menor al 20%. Calcule usted y conteste: ¿la jubilación subió o bajó?

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice
  • Nota de tapa
    Pesada carga
    La deuda pública total de Argentina asciende a 133.723 millones de dólares. Entre 2009 y 2011...
    Por Roberto Navarro
  • ENFOQUE
    Ausentes
    Por Alejandro Rofman
  • LA ESTRATEGIA DE LAS TELEFONICAS CON SUS TRABAJADORES
    Lejos del sindicato
    Por Natalia Aruguete
  • EL IMPACTO DE LA DEBACLE DE LAS ECONOMIAS CENTRALESO DE LA DEBACLE
    Cinco falacias
    Por Ruben Telechea
  • EL OBJETIVO DE LA UNIDAD DE LAS ENTIDADES
    Desenlaces de la Mesa de Enlace
    Por Jose Luis Livolti
  • LA POLITICA CAMBIARIA DEL BANCO CENTRAL PARA CONTROLAR EL ALZA DEL DOLAR
    Centavo a centavo
    Por Cristian Carrillo
  • El baul de Manuel
    Por Manuel Fernández López
  • OPINIóN > LOS PATRONES DEL CAMPO Y EL ESTABLISHMENT
    El pasado es el presente
    Por Alberto Daneri

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.