cash

Domingo, 16 de agosto de 2009

DEBATE SOBRE EL RUMBO ECONOMICO E INTEGRACION REGIONAL

Modelo de acumulación

Pensar a la Argentina como parte de una región económica, integrada comercial y productivamente, con alto desarrollo industrial y tecnológico, y una fuerte base de consumo interno.

 Por Ricardo Romero*

La economía argentina transitó diferentes ciclos a lo largo de su vinculación con el capitalismo moderno, y el rasgo más relevante de cada período es el peso del sector comercial exportador en la configuración de los modelos de acumulación. Incluso en la fase de sustitución de importaciones, la regulación comercial buscaba obtener divisas y reorientarlas hacia la industria, lo que provocaba el rechazo de los exportadores que las generaban y llevando a enfrentamientos profundos como la última dictadura militar.

El modelo abierto tras la salida a la crisis de 2001 se centró en una sobrevaluación del dólar, favoreciendo el perfil exportador y desalentando las importaciones, que junto a una tendencia de precios altos de los alimentos permitió un fuerte ingreso de divisas y una paulatina recuperación económica interna, sumado a una redistribución a través de las retenciones. Cabe destacar que el crecimiento de esta fase no es sólo esfuerzo de los productores agroexportadores sino también de la población que debe afrontar una política económica restrictiva al consumo externo.

Este esquema, que tuvo una fuerte fase expansiva de crecimiento, permitió generar un proceso de acumulación de reservas que, si bien lograron sortear esta crisis con menos costos relativos, no fueron destinados a cambiar una estructura económica que nos condiciona a los vaivenes del mercado externo. Así, con el proceso inflacionario y la pérdida de competitividad junto a la caída de precios internacionales, provocaron una tensión para los que quieren mantener sus niveles de rentabilidad. Y como la historia se repite, nuevamente la Sociedad Rural encabeza una cruzada contra un gobierno popular.

La nueva configuración política dejó a la actual gestión en la necesidad de dialogar; pero cabe señalar que a la oposición también porque, si no, quedan subsumidos al programa de la Mesa de Enlace, que avasalla con sus demandas sectoriales, presentadas como reivindicaciones del bienestar general. En todo caso se debería impulsar un debate abierto sobre el rumbo económico, que no se concentre en ganancias parciales del sector exportador sino que impulse crecimiento, desarrollo y redistribución de ingreso. No es imposible; es pensar un nuevo modelo. Pero para eso se debería salir de la matriz neoclásica, que nos condena a ser el granero del mundo y en el cual los patrones rurales mandan. Se debe pensar a la Argentina como parte de una región económica, integrada comercial y productivamente, con alto desarrollo industrial y tecnológico, y una fuerte base de consumo interno. Obviamente, este esquema implica una articulación con los países latinoamericanos donde, cabe decirlo, Brasil juega un rol preponderante y la Argentina es un socio estratégico. En ese marco se podría encontrar un “modelo perdido” que no se condene a las dádivas de las retenciones.

* Politólogo UBA/Unsam. Profesor Economía Política CNBA-UBA.
www.ricardoromeroweb.com.ar

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared