cash

Domingo, 6 de marzo de 2011

TRABAJO AGROPECUARIO EN CONDICIONES DE SERVIDUMBRE

Sobreexplotados rurales

La producción de semilla híbrida de maíz es una franca superexplotación de la mano de obra operaria. Una bolsa para sembrar una hectárea de maíz cuesta entre 80 y 150 dólares y el costo laboral no supera los dos.

 Por Juan Carlos Pavoni *

Hugo Biolcati, como se sabe, presidente de la Sociedad Rural Argentina, se ampara en cierta imprecisión lingüística utilizada para designar una forma de trabajo generalizada en las empresas productoras de semilla híbrida de maíz. Pretende así eludir su complicidad y la de todo el orden establecido agroindustrial (asociaciones gremiales ruralistas, cámaras empresariales agroindustriales, acopiadores, exportadores y su cohorte agromediática) con las empresas involucradas en el problema. Esa modalidad de trabajo es una súper (o sobre) explotación, definición más ilustrativa de lo que realmente conforma en el tiempo actual la relación entre los patrones y operarios de esa actividad.

Todos aquellos que conocen en detalle el funcionamiento de las tareas del despanojado de los lotes de producción de semilla híbrida de maíz, saben que se trata de una simple, franca y descarada sobreexplotación de la mano de obra operaria. Además, a ningún gerente ni profesional operativo de esas empresas se les ocurre tan siquiera que haya otra manera de atender las necesidades de vivienda, higiene, salud, alimentación o libertad de movimiento para ejercitar el ocio, de operarios golondrina que, según su autojustificación, allá en sus hogares de origen “no viven mucho mejor”.

La mano de obra de “los changos”, como ellos mismos los llaman, es un insumo más como el gasoil para las maquinarias, el fertilizante o el riego, a los que manejan con mucho más cuidado y atención porque son los componentes más relevantes de su costo de producción. Este es el centro de esta cuestión. Los changos no son personas; son un insumo y se sabe que esto es más que usual en la concepción de casi todos los empresarios y el staff de profesionales que cuidan sus negocios.

Si se entiende que en la esencia del capitalismo la mano de obra operaria no es más que una mercancía, y que sólo la presión social y el mismo accionar de la clase trabajadora sindicalizada pueden acotar el desenfreno por la maximización de sus ganancias, se empezará a comprender y acotar ese desenfreno.

En estos días de tanta sorpresa en algunos acerca de las formas de esta sobreexplotación no he leído ni escuchado una sola palabra que se ocupe de indagar cuánto cobran la bolsa de semilla a los agricultores las empresas proveedoras de semillas híbridas de maíz (Dekalb-Monsanto, Pioneer-Dupont, Nidera). Y las demás, que aún no han sido puestas en la picota pública, pero existen y son varias. En el Ministerio de Agricultura existe cada año un registro de la ubicación y otros datos de todos los lotes de producción de semilla presentados por las propias empresas. No hace falta recorrer miles de kilómetros buscando al azar una aguja en el pajar, como algunos quieren hacer creer, para saber dónde están los campamentos en los cuales se alojan esos trabajadores.

Una bolsa para sembrar una hectárea de maíz cuesta al contado anticipado entre 80 dólares la más económica y 150 dólares la más costosa. Lamentablemente no se conoce la estructura de costo de esa bolsa de semilla porque las mismas empresas se cuidan mucho de que no se conozca, para ocultar así el despropósito de su ganancia. Pero se puede estimar que el costo de mano de obra y viáticos para el despanojado de las aproximadamente 300 plantas que generará la producción de esa bolsa de semilla de maíz, difícilmente supere los dos dólares y ellos difícilmente superen el 3-4 por ciento de la ganancia que la empresa obtendrá por su venta. Como se apreciará, este valor está más que alejado del 50 y 50 que se menciona como una distribución deseable hoy, de la riqueza generada en cada actividad. Estimo no equivocarme por mucho; pero si así fuera, las empresas podrían sacarnos del error haciendo pública su estructura de costo

* Ingeniero agrónomo, presidente de Alteragro.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice
  • Nota de tapa
    Cuando...
    ENTREVISTA A DIRIGENTES DE MOVIMIENTOS CAMPESINOS Diego Montón (Argentina), Luis...
    Por Sebastián Premici
  • TRABAJO AGROPECUARIO EN CONDICIONES DE SERVIDUMBRE
    Sobreexplotados rurales
    Por Juan Carlos Pavoni
  • ENCUESTAS DE PERCEPCION SOBRE LA EVOLUCION DE LOS PRECIOS
    Jugar con las expectativas
    Por Alfredo T. Garcia
  • FINANZAS > OTRA SUBA DE LA TASA DE INTERES EN BRASIL. AJUSTE MONETARIO ORTODOXO
    Fiesta para especuladores
    Por Cristian Carrillo
  • LA EXPERIENCIA JAPONESA Y COREANA Y EL DESAFIO ARGENTINO
    Nuevos paradigmas
    Por Elio Noe Salcedo
  • OPINION > PROPUESTA SOBRE EL IMPUESTO A LAS GANANCIAS A TRABAJADORES
    Fondo para el desarrollo
    Por Enrique M. Martinez
  • ENFOQUE
    Números y resultados
    Por Claudio Scaletta
  • SUMA CERO
    el libro
  • SUMA CERO
    cuáles?
  • SUMA CERO
    internet
  • SUMA CERO
    el dato
  • SUMA CERO
    cursos

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.