cash

Domingo, 13 de marzo de 2011

EL COMPORTAMIENTO DEL COMERCIO EXTERIOR EN AMéRICA LATINA. EL RUMBO DE BRASIL Y ARGENTINA

El perfil exportador

La participación del sector industrial en las ventas externas argentinas ha mejorado en los últimos años, mientras que las brasileñas han perdido espacios a manos de los commodities.

 Por Diego Rubinzal

La retracción de los flujos comerciales fue una de las tantas consecuencias que trajo aparejado el estallido de la última crisis económica mundial. En 2009, los países latinoamericanos vieron caer sus exportaciones algo más de un 22 por ciento. Ese transitorio retroceso fue revertido en 2010 de acuerdo a la Cepal en el documento “Panorama de la inserción internacional de América latina y el Caribe: Crisis originada en el centro y recuperación económica impulsada por las economías emergentes”. Ese repunte fue por dos factores principales: el aumento de las ventas al continente asiático, en general, y a China, en particular, y la normalización de la demanda norteamericana. La recuperación de las exportaciones regionales no fue homogénea. La heterogeneidad en el comportamiento exportador es una tendencia observada en la última década.

En ese período, las naciones de América del Sur duplicaron la tasa de expansión de sus exportaciones. Por el contrario, el bloque constituido por México y Centroamérica vieron reducida dicha tasa en más de un 50 por ciento. Como consecuencia de ello, la participación mexicana en las exportaciones regionales cayó del 40 por ciento (año 2000) al 30 por ciento (2009), aumentando la participación relativa Brasil, Argentina, Chile, Colombia y Perú.

Ese dispar comportamiento se produjo a raíz de un sostenido aumento de las exportaciones primarias procedentes de América del Sur, y una caída en las ventas de manufacturas y servicios con distintos grados de contenido tecnológico. Ese fenómeno produjo –en líneas generales– una acentuación del tradicional perfil exportador primario de la región latinoamericana.

Así, las materias primas pasaron de representar el 26,7 por ciento del total de exportaciones regionales –en 1999– al 38,8 por ciento, diez más tarde. Esos datos parecen avalar la idea de que las naciones latinoamericanas no han podido mejorar sustancialmente la calidad de su inserción internacional. De todas maneras, la oferta exportadora argentina presenta algunas particularidades.

En 2010, las exportaciones argentinas de productos primarios representaron un 25 por ciento del total. El resto está compuesto por las manufacturas de origen industrial (MOI), con el 34 por ciento, las manufacturas de origen agropecuario (MOA), con el 32 por ciento, y los combustibles, con el 3 por ciento. La participación del sector industrial en las ventas externas argentinas está sostenido fundamentalmente en el sector automotriz que representa el 32 por ciento del total. Le siguen en importancia la comercialización de productos químicos, metales y maquinarias.

En cambio, el alabado entramado industrial brasileño viene resignando posiciones en el mercado mundial. En un artículo publicado en el portal del Centro Latinoamericano de Ecología Social, Carlos Aguilar advierte que “esto parece ser un cambio de matriz y no solo una tendencia coyuntural. En el 2000 el país comercializaba bienes industrializados en un 58,9 por ciento del total de las ventas al exterior, diez años después se constata que ese porcentaje pasó al 40,5 por ciento. Los commodities ganan fuerza en esta nueva matriz comercial del gigante brasileño, lo que algunos adjudican a la escasa inversión en infraestructura para la producción y exportación de bienes industrializados, pero lo que representa claramente es una vocación de política gubernamental de fortalecimiento del agronegocio y de la expansión de ganancias a partir de empresas mineras y petroleras”.

La secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, afirmó que “la diversificación exportadora, un fuerte impulso a la competitividad y la innovación y una mayor cooperación regional permitirá a América latina y el Caribe mejorar la calidad de su inserción en la economía global, cerrando las brechas de productividad y aprovechando las oportunidades del comercio internacional para crecer con más igualdad”. Aún con déficit e imperfecciones, la Argentina está queriendo transitar por ese camino

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice
  • Nota de tapa> INFORME ESPECIAL > El boom de la industria del software
    Power
    INFORME ESPECIAL > El boom de la industria del software
    Por Roberto Navarro
  • ENFOQUE
    Anomalías del discurso
    Por Claudio Scaletta
  • CONDICIONES LABORALES PRECARIAS DE LOS PEONES RURALES
    Boom agrícola y empleo
    Por Guillermo Neiman
  • EL COMPORTAMIENTO DEL COMERCIO EXTERIOR EN AMéRICA LATINA. EL RUMBO DE BRASIL Y ARGENTINA
    El perfil exportador
    Por Diego Rubinzal
  • OPINIóN > EL SISTEMA DE SEGURIDAD SOCIAL: AUH Y JUBILACIONES
    Ampliación de la cobertura
    Por Arturo H. Trinelli
  • LA TASA DE INFLACIóN EN CONTEXTO HISTóRICO
    Jugar con fuego
    Por Matias Rohmer
  • LOS ORGANISMOS DE REGULACIóN DEL MERCADO FINANCIERO AJUSTAN CONTROLES
    Cerco a la fuga de dólares
    Por Cristian Carrillo
  • NUEVAS ZONCERAS ECONóMICAS > LA TOMA DE TIERRAS Y EL PROBLEMA DEL ACCESO A LA VIVIENDA PROPIA
    “No es la pobreza la que molesta, sino su vista”
    Por Ruben Telechea

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.