cash

Domingo, 22 de diciembre de 2002

ENTREVISTA

“Corrupción y drenaje de divisas”

Norberto Galasso “De Baring Brothers al FMI”

Por Raúl Dellatorre

Posiblemente se trate de uno de los trabajos más documentados e ilustrativos sobre la evolución de la deuda externa argentina. Norberto Galasso acaba de presentar su libro De Baring Brothers al FMI, un minucioso relato que va trazando, desde 1824 a 2001, los acontecimientos políticos y económicos del país y demuestra cómo se entrelazan corrupción, dependencia económica y aumento de la pobreza con el crecimiento de la deuda pública externa. Lo que sigue es parte de lo que Galasso respondió a Cash sobre su obra.
Aunque parezca obvio, por qué eligió arrancar su investigación en el empréstito de la Baring Brothers.
–Porque en verdad constituyó no sólo el punto de partida de la deuda pública externa argentina, que es lo obvio, sino porque además en aquella operación de 1824, como lo documentan incluso historiadores liberales, aparece el primer hecho de corrupción comprobada: los negociadores argentinos se quedaron con el 15 por ciento del valor del préstamo que nunca llegó a manos del gobierno. Fueron unas 150 mil libras esterlinas, de las cuales 30 mil volvieron a gente de la propia Baring. Va a ser una constante en la historia de la deuda argentina, en la que se ligan corrupción, drenaje de divisas, desvío de fondos, con elementos de dominación política.
¿Qué anécdotas poco conocidas recoge a lo largo de la historia?
–Hay hechos muy curiosos, vistos desde hoy. Al poco tiempo de firmarse aquel empréstito, Argentina empezó a tener dificultades para pagar. En una de las sucesivas renegociaciones, aparece un personaje de apellido Beláustegui ofreciéndose como negociador en nombre de la Baring. Hay una carta de Juan Manuel de Rosas en la que le incrimina cómo es posible que un argentino fuera a representar a capitales ingleses, cómo iba a ser visto por sus connacionales. Y en otro momento aparecen negociando por la Argentina personajes como Lucas González, ministro de Mitre y también de Avellaneda, que era apoderado de la empresa inglesa que después se convertiría en La Forestal. Como ministro le concedió las tierras a la empresa e hizo construir un ferrocarril hasta el norte de Santa Fe (para vincular ese territorio con el puerto), obteniendo préstamos en Londres para ello que endeudaron al Estado argentino. En algunos episodios, inclusive, no queda claro si este Lucas González está representando al gobierno argentino o a la empresa inglesa. Tenían esta facilidad de pasar de un lado al otro del mostrador.
Pero no sólo en esa época...
–Claro, está lo de Adalbert Krieger Vasena y la Swift-Deltec, o Domingo Cavallo con el sueldo que recibía de la Fundación Mediterránea siendo ministro. Otro personaje del que aparecen a la luz en el libro hechos hasta ahora poco conocidos es Alvaro Alsogaray. Hay un texto de Pedro Eugenio Aramburu en el que habla de todos los negociados que había hecho, por lo que inclusive llegó a pedirle a Arturo Frondizi que lo sacara del ministerio.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.