cash

Domingo, 10 de febrero de 2013

DESARROLLO, CRECIMIENTO Y AUTONOMíA DE LA POLíTICA ECONóMICA

“Una buena cosecha y nos salvamos”

 Por Andres Asiain y Lorena Putero

La reminiscencia de la Argentina agroganadera de comienzos del siglo XX renace hoy de la mano de la expansión del cultivo de la soja y el alza de su cotización internacional. El mito extiende a todos los argentinos los intereses de una pequeña minoría ligada al negocio agrícola de exportación, y su reverdecer muestra las dificultades que aún persisten para consolidar un proyecto de país alternativo al de la generación del ochenta.

El valor de la producción agrícola y ganadera argentina representa alrededor del 10 por ciento del valor del Producto, y tan sólo el 5 por ciento si se lo mide con los precios relativos de los años noventa. Adicionalmente, aun si se suma la minería y la pesca, los trabajadores asalariados del sector primario son unos 467 mil, es decir, poco más del 3 por ciento de los asalariados del país. La gran rentabilidad del sector, que se manifiesta en la valorización de los campos (la hectárea de la zona núcleo pasó de 3000 a 16.000 dólares entre 2003 y 2012), no se manifiesta de la misma manera en el bolsillo del peón. Los pocos que trabajan el campo continúan percibiendo salarios por debajo del promedio de las actividades –aun la porción que está registrada–.

La fuerte alza del precio de algunos productos de exportación como la soja y el maíz genera la fantasía, en parte de la clase dirigente, de repetir el centenario rol de proveedor mundial de alimentos e importador de manufacturas. Esta vez, nuevas naciones en proceso de industrialización, como China e India, ocupan el lugar que otrora tenía Gran Bretaña. Sin embargo, ese proyecto de país no genera prosperidad siquiera para todo el campo. Las producciones regionales, e incluso los tambos y la ganadería, se ven acorralados por costos crecientes –como los arriendos– que se fijan a precio soja. La consecuencia es el desplazamiento de los productores y el encarecimiento de los alimentos que consumen todos los argentinos, acicateando la carrera salario-precio y dando un nuevo impulso a la inflación.

La relevancia del sector primario exportador no viene del lado de la generación de empleo e ingresos, pero sí en su papel como proveedor de divisas. Sólo el complejo soja da cuenta de 1 de cada 4 dólares que ingresan al país. En los últimos años, los dólares que generaron las abundantes cosechas y elevados precios de la soja y el maíz contribuyeron a la recuperación de la soberanía en el manejo de la política económica, al ser utilizados para la cancelación de gran parte de la deuda externa heredada. También permitieron sostener la expansión del consumo y la producción de bienes industriales, cuyo bajo grado de elaboración local genera un fuerte gasto de dólares por cada automóvil, celular, aire acondicionado o pantalla plana.

Esa fuerte dependencia del aparato industrial de insumos y maquinarias importados se transforma, de esa manera, en una fuerte dependencia respecto de los vaivenes de la producción primaria y sus precios internacionales. El hecho de que muchos analistas señalen que la próxima cosecha va a resultar en un próspero 2013 con un mercado cambiario más relajado no debe llevar a abandonar las medidas tomadas este año en materia de sustitución de importaciones, ni la presión a los empresarios para que inviertan el excedente en lugar de fugarlo. Sólo una política continua a favor de una industria más integrada y menos dependiente de las importaciones puede desligar nuestra actividad económica general de las vicisitudes de un solo sector

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.