cash

Domingo, 5 de mayo de 2013

NUEVO DISEñO CURRICULAR EN ECONOMíA EN ESCUELAS BONAERENSES

La otra educación

 Por Carlos Andujar *

Es un momento difícil para la educación y los maestros de la provincia de Buenos Aires. Los serios problemas presupuestarios tienen su triste correlato en las aulas. Problemas de infraestructura básica, insumos que no llegan, sueldos de suplentes que se demoran meses, una paritaria sin acuerdo, vaticinan un año en que las enseñanzas y los aprendizajes serán las primeras víctimas. Sin embargo, la intención del presente artículo no es hacer referencia a esta penosa situación actual, sino pensar y repensar la aplicación de los actuales diseños curriculares que terminaron de implementarse en diciembre del año pasado con el egreso de la primera cohorte de alumnos de la secundaria obligatoria de seis años.

Diego Rubinzal hace unas semanas en este suplemento describió cómo a través del programa Junior Achievement, el neoliberalismo, sus valores, su racionalidad meritocrática, individualista y competitiva entraban, por la puerta grande de la gestión macrista, a las aulas capitalinas. El taller “Más allá del dinero” auspiciado por los bancos HSBC y Citibank, dictado a alumnos de quinto y sexto año, inculcaba, a través de la enseñanza de herramientas financieras básicas, una visión sesgada y acrítica de la realidad, que, detrás de una perspectiva supuestamente técnica, escondía la naturalización de las desigualdades sociales.

Si bien el programa mencionado u otros similares también pueden ser usados en algunas escuelas de la provincia de Buenos Aires, el diseño curricular vigente es un huracán de aire fresco, democrático, crítico y emancipador, que doblega cualquier brisa que vaya en sentido contrario.

Dos materias de la actual secundaria provincial servirán para ejemplificar ese cambio radical de visión política pedagógica. La materia Construcción de Ciudadanía, obligatoria en los tres primeros años de la educación secundaria, entiende que los y las jóvenes son sujetos de derechos y que la ciudadanía activa se aprende y se enseña como práctica y como ejercicio de poder y no sólo como abstracción, incentivando y promoviendo la creación de cuerpos de delegados y centros de estudiantes en todas las escuelas.

En el ciclo superior en la orientación economía, como en las restantes, los cambios con respecto a los contenidos de la perimida currícula neoliberal de los noventa son sustantivos y esenciales. El diseño curricular de la materia Teoría de las Organizaciones para los estudiantes de 4º año prescribe “una mirada que supere la concepción hegemónica de las organizaciones sólo como empresas de capital privado (...) (que) reconozca la existencia de muchas y diversas formas de organización, como cooperativas, ONG, empresas recuperadas, entre otras, que poseen características propias vinculadas con sus finalidades (...) (y) están insertas en un contexto donde se articulan relaciones de poder y aspectos culturales que muchas veces se asumen no sólo como dominantes sino como únicos. Frente a esto, es propósito de la Orientación interpelar las formas de pensar y analizar las organizaciones para desnaturalizar su existencia y finalidades, generando espacios que permitan conocer los formatos dominantes y reconocer aquellos modelos alternativos que plantean una organización diferente, capaz de realizar un aporte al cambio social”. La comparación con la propuesta neoliberal y neoconservadora es inevitable; las consecuencias sociales, también.

Este currículum humanista, crítico y comprometido con su tiempo incluye cambios paradigmáticos en todas las áreas desde las ciencias exactas y las sociales hasta la educación física y la enseñanza de la lengua extranjera. Pero el currículum escolar es eso, un currículum, es decir una propuesta político pedagógica que más allá de prescribir un determinado recorte cultural y una forma de ser enseñado, se entrecruza con las prácticas concretas de miles de docentes y estudiantes en cada una de las aulas de las escuelas de la provincia. En esa arena, día a día, se crea y recrea, se resiste y se promueve, se realiza, vivifica, significa y resignifica. No es fácil transformar una escuela secundaria que nació selectiva y para pocos en una escuela inclusiva en donde todos y todas pueden, no solo estar sino aprender. Como tampoco es fácil desandar el camino de 30 años de políticas neoliberales. En diversos sentidos la educación de la provincia está en crisis. Depositamos en esta crisis toda nuestra esperanza para ayudar, desde la escuela, a construir una Latinoamérica justa, soberana e igualitaria

* Docente UNLZ FCS. Director de la Escuela Amancio Alcorta.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.