cash

Domingo, 22 de junio de 2003

EL BAúL DE MANUEL

Baúl I y II

 Por Manuel Fernández López

Presupuesto para educación
La Argentina es precursora mundial en enseñanza de economía. Los casos previos a su propia experiencia son tan pocos que bastan los dedos de la mano para enumerarlos. Adam Smith comenzó a enseñar Filosofía Moral en la Universidad de Glasgow en 1752, y con el tiempo sus clases se articularon en cuatro partes: teología, ética, jurisprudencia y economía. Del contenido de esta última sabemos por los apuntes que tomó un alumno durante las clases 1763-64. Antonio Genovesi en Nápoles ocupó en 1754 una cátedra de Mecánica y Comercio, que para él creó Bartolomé Intieri. Sus clases quedaron escritas en las “Lecciones de comercio, o sea Economía civil” (1765). En España, Carlos III en 1784 estableció una cátedra en Zaragoza, a instancia de la Sociedad Aragonesa de Amigos del País, que se confió a Normante hasta 1801. En 1805 Thomas R. Malthus fue designado profesor de Historia, Política, Comercio y Finanzas en el East India College. En 1808 José da Silva Lisboa fue nombrado profesor de la primera cátedra de Economía política del Brasil. En Cuba, en 1818, se creó una cátedra de Economía política en el Colegio Eclesiástico y Seminario de San Carlos, confiada a Justo Vélez. En Estados Unidos, a partir de 1817 se crearon cátedras en institutos educacionales del Nordeste: Harvard (1817/18), Columbia (1818), Princeton (1819), Dickinson (1822) y Pittsburg (1822). En la Gazeta de Buenos Aires, del 7 de agosto de 1812, se publicó el siguiente Anuncio Oficial: “ha decidido el gobierno... promover en medio de sus graves y notorias atenciones un establecimiento literario [una universidad] en que se enseñe el derecho público, la economía política, la agricultura, las ciencias exactas, la geografía, la mineralogía, el dibujo, las lenguas, etc. Con este objeto ha determinado abrir una suscripción en todas las Provincias Unidas, para cimentar el instituto sobre el pie más benéfico y estable, luego que lleguen los profesores de Europa, que se han mandado venir con este intento”. El autor de la iniciativa se estima que fue Rivadavia. La suscripción pública iba a quedar a cargo de Antonio José Escalada en Buenos Aires, y las personas que nombrasen los gobernadores en las provincias. Se recibió el aporte de algunos suscriptores, especialmente extranjeros. Pero las materias proyectadas carecían de programas, textos, aulas y, por supuesto, profesores, y lo más crítico, recursos de parte del Estado.

Cátedra de Economía
El fracaso del proyecto de 1812 sirvió para destacar qué aspectos debían resolverse para materializarlo: sede para la enseñanza; partida en el presupuesto estatal para abonar sueldos al docente y auxiliares, acondicionar y mantener el aula, imprimir textos de estudio, etc.; un docente idóneo; textos y otros materiales de estudio. Distintos acaecimientos, entre 1813 y 1823, fueron definiendo, entre las muchas posibles, una solución para cada aspecto. En 1813 la presidencia de la Asamblea General Constituyente correspondió a Salta, representada por el porteño Pedro José Agrelo, y la vicepresidencia a Buenos Aires, representada por Vicente López y Planes. En dicho lapso la Asamblea aprobó el diseño de Agrelo de la primera moneda patria (13 de abril) y adoptó como Himno Nacional a la Marcha Patriótica escrita por López y Planes (11 de mayo). El 29 de agosto de 1814 Rivadavia y Belgrano fueron enviados por dicha Asamblea en misión diplomática a Europa. El 7 de mayo de 1815 desembarcaron en Falmouth y pasaron a Londres. En cuatro meses juntos no faltó oportunidad de reverdecer el proyecto de crear una universidad y la enseñanza de economía, ni tampoco la de conocer a Jeremy Bentham, en su casa en Queen’s Square, Westminster. El padre del utilitarismo inglés no sólo abrió las puertas de su casa sino el trato con el grupo, llamado “filósofos radicales”, que integraban James Mill, David Ricardo y Thomas Malthus. Muy poco antes, el 10 de marzo de 1815, al aprobar el Parlamentoinglés una nueva “ley de cereales”, se había acallado el debate público sobre libertad de importación de cereales, a la que habían contribuido Malthus y Ricardo con sendos folletos. La posición de Ricardo, derrotada en el Parlamento, le hizo redoblar esfuerzos, a instancia de Mill, y convertir su folleto en uno de los libros más importantes del pensamiento económico, Principios de economía política y tributación (1817). El propio James Mill, para divulgarlo, publicó en 1821 un texto ricardiano, Elementos de economía política. Esa visita a Londres le aportó a Rivadavia varias respuestas: de Ricardo, contenido de la materia; de Mill, un texto; de
Malthus, el prototipo de docente generalista. Al regresar, en 1821 Rivadavia designó a López y Planes para dirigir el Registro Estadístico, con miras a ser luego el docente de economía, cargo que sería aceptado por Agrelo, puesto en funciones el 28/11/1823.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.