cash

Domingo, 24 de noviembre de 2013

FINANZAS › LOS PLANES DEL NUEVO PRESIDENTE DEL BANCO CENTRAL

Más créditos a pymes

Además de cuestiones de coyuntura vinculadas con la cotización del dólar y el nivel de reservas, Juan Carlos Fábrega tiene como meta que el sistema bancario aumente la asistencia financiera a las pequeñas y medianas empresas.

 Por Cristian Carrillo

El Banco Central tiene desde el martes último un nuevo presidente, Juan Carlos Fábrega, quien se desempeñaba con ese mismo cargo en el Banco de la Nación. Desde ese lugar, durante la conducción de Mercedes Marcó del Pont, fue el principal impulsor de la política de encajes diferenciados con el objetivo de estimular el crédito productivo, una medida que incorporó la autoridad monetaria en diciembre último. La medida permitió redireccionar los fondos ociosos de los bancos en préstamos para el sector privado y reducir las tasas de interés. Si bien el foco está puesto actualmente en el ritmo de caída de las reservas internacionales y en la competitividad del tipo de cambio, la principal meta que Fábrega reconoce es que los bancos aumenten el financiamiento a pequeñas y medianas empresas.

“Debe trabajarse sobre mecanismos que permitan, mediante encajes, que los fondos tengan una orientación mejor. Si uno presta para la inversión y a largo plazo, debería tener un beneficio en cuanto al (menor) encaje que el que presta a una tasa más alta y a corto plazo”, decía Fábrega en agosto de 2010 al exponer ante el Congreso en el marco de la discusión de los proyectos de ley de reforma de entidades financieras. Muchos de los puntos tratados fueron incorporados finalmente a la nueva Carta Orgánica del BCRA. El encaje es una porción de dinero que los bancos deben mantener inmovilizada de los depósitos. Es decir, es el porcentaje de los depósitos que no presta. Los requisitos de liquidez según el tipo de préstamos se denominan encajes diferenciados.

La aplicación de este esquema generó el primer cruce entre el actual titular del Central y la ex presidenta. Marcó del Pont era partidaria de subir los encajes para contener la inflación, a diferencia de Fábrega, que esgrimía la necesidad de “premiar a los que prestan a la producción”. La idea de Fábrega fue la que convenció en aquel momento al ex presidente Néstor Kirchner. Un estudio de Carmen Reinhart y Vincent Reinhart (1999) encuentra que en la década del ’90 los aumentos de los encajes en varios países, para esterilizar la intervención cambiaria, generaron alzas en las tasas de interés para préstamos y caídas en las de depósitos. Los cambios en la Carta Orgánica permitieron a fines de 2012 aplicar encajes diferenciados en función de la zona en la que está radicada la sucursal del banco donde se realizó el depósito, con una mayor inmovilización en el caso de grandes centros financieros. También se aprobaron deducciones específicas según el peso del crédito a micro, pequeñas y medianas en el total del financiamiento.

No existe consenso en cuanto al papel que cumple o debe cumplir el encaje bancario. El propósito de los encajes siempre fue preventivo. La idea era que estos fondos podían ser utilizados para enfrentar situaciones de shock, tales como una corrida de depósitos. Pero actualmente se discute el papel de los encajes como herramientas de política macroprudencial, de impuesto al sistema bancario y como instrumento para controlar los fuertes flujos de capitales. La Argentina aplicó como parte de su política macroprudencial un encaje obligatorio del 30 por ciento sobre los fondos de corto plazo provenientes del extranjero que no estén destinados a la inversión directa.

Fábrega inclusive había alertado entonces (en 2010) que la política de encajes diferenciados se podía aplicar sin la necesidad de reformas en la Carta Orgánica. Un incremento en el financiamiento permite que las empresas inviertan e incrementen la oferta, lo que reduciría la tensión de precios sin necesidad de un ajuste. Según el informe de Programación 2013 del Banco Central, la política de encajes diferenciados permitió reducir las tasas de interés tanto para préstamos como para depósitos, en un contexto de fuerte incremento de los depósitos en pesos, que se vio reflejado en un aumento de la liquidez

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Juan Carlos Fábrega, de titular del Banco Nación a conducir el Banco Central.
Imagen: Bernardino Avila

el buen inversor

-Pan American Energy fue reconocida por su Programa Creciendo Juntos, que lleva adelante en alianza con la Fundación Centro de Estudios Infectológicos (Funcei).

-Whirlpool, líder mundial en electrodomésticos para el hogar, anticipó que cerrará el 2013 con un ciento por ciento de crecimiento en su producción nacional respecto de 2010.

-El Banco Ciudad inauguró la nueva sucursal Boutique de Créditos Plaza Vicente López y Planes, en avenida Las Heras 1601.

-John Deere, fabricante de maquinaria agrícola, anunció una inversión de un millón de dólares para un centro de capacitación en Granadero Baigorria

-Club Med anunció el nombramiento de Tiago Varalli como su nuevo director para Argentina.

-Avanza en la Puna un emprendimiento minero con una inversión inicial de 160 millones de dólares, que llevan a cabo las mineras Mansfield y Keough.

-Colortex, socio de Gaucho, amplió su planta en La Rioja, con una inversión de 19 millones de pesos, para producir prendas altamente resistentes e ignífugas.

-Chungo cumple 40 años y abre nuevo local en Palermo de Helados+Cafe+ Deli, con lo que suma ya 40 establecimientos propios.

-Rapipago firmó un acuerdo con la cadena de Supermercados Toledo y amplió su red incorporando 38 nuevos puntos en distintas ciudades del país.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared