cash

Domingo, 7 de mayo de 2006

AGRO › EL APORTE DEL CAMPO AL CRECIMIENTO DE LA ECONOMIA

La restricción externa se encuentra muy lejos

 Por Susana Díaz

“El campo argentino está sosteniendo el crecimiento de la economía.” La afirmación no es producto de la mente apologética de ningún representante de la Sociedad Rural o de CRA. Tampoco el resultado de un paper pago de un economista “prestigioso” capaz de obtener números con fórceps. Se trata de la primera conclusión de comparar los resultados de la macroeconomía en que se asienta el crecimiento con la especificidad del comercio exterior. La pregunta inmediata es cómo un sector que sólo llega a representar (en el pico de la cosecha durante el segundo trimestre) el 9 por ciento del PIB consigue un rol tan importante. Más cuando algunos números parecieran correr en sentido contrario.

Según concuerdan los analistas del sector, este año la cosecha será un 12 por ciento menor a la de la campaña pasada. La caída en maíz alcanzaría al 32 por ciento y en trigo al 24. A pesar de que a comienzos de año también se temió una caída en soja, las lluvias de finales de enero fueron la salvación y, en consecuencia, la producción del cultivo estrella no sólo no caerá, sino que podría crecer.

En términos de evolución del PIB la conclusión es que, en el peor de los escenarios, los malos resultados del campo sólo restarían al crecimiento 1 punto porcentual. Sin embargo, no es por este lado por donde debe buscarse la confirmación de la afirmación inicial. Para ello es necesario analizar, en particular, la relación entre las cuentas públicas y la posible restricción externa que, en el pasado, caracterizó a la economía local.

De acuerdo al viejo modelo de stop and go, imprescindible para comprender los avatares de la economía argentina de la segunda mitad del siglo XX, al exportar bienes salario la economía enfrentaba una contradicción entre consumo interno y exportaciones que, sumada a la mayor demanda de bienes de capital e insumos industriales durante las fases de crecimiento, generaba un cuello de botella por el lado del Balance de Pagos (déficit de cuenta corriente).

El dato nuevo es que la restricción externa se encuentra hoy muy lejos. Según reseña el último Informe Macroeconómico de Coyuntura de Estudio Bein & Asoc., el escenario más pesimista aparece recién en 2009. Ello se debe no sólo al excelente desempeño de las exportaciones dadas las condiciones favorables del mercado internacional y el mantenimiento de un dólar competitivo, sino también a un “cambio estructural”: el grueso de las exportaciones ya no son de bienes salario.

Si se observan los datos más de cerca, se encuentra que la base del cambio fue la reconversión sojera junto a la expansión de la frontera agrícola. Es precisamente la nueva supremacía de la soja y sus derivados en el comercio exterior la que da margen a la política económica para “cerrar el grifo del sector externo como mecanismo de presión”. En otras palabras, el gobierno puede darse el lujo de anular las exportaciones de carne para combatir la inflación y, a la vez, favorecer el consumo interno, porque sólo se trata del 4 por ciento de las ventas externas.

El problema queda para el largo plazo. Gracias al actual set de precios la Argentina seguirá especializándose en la exportación de commodities, sean agrarios o industriales. No hay razones de mercado para que no lo haga. Según el Indice de Precios de las Materias Primas que elabora el Banco Central, los precios actuales se ubican un 17 por ciento por encima del promedio de la segunda mitad de los ‘90, y 39 por ciento por encima de los de 2001. De esta manera el país continuará insertándose en el mercado mundial como proveedor de estos productos. Las salvadoras revoluciones industriales de China e India evitarán por ahora la reaparición del temido deterioro de los términos del intercambio. Con “fundamentales” tan favorables no son muchos los dispuestos a pensar en el modelo de país que, puertas adentro, genera esta especialización.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice
  • Nota de tapa> Bolivia > Nacionalizacion de gas y petroleo
    Evo pateó el caño
    La decisión del gobierno boliviano cambió el tablero energético de la región. Argentina, con...
    Por Claudio Scaletta
  • BUENA MONEDA > BUENA MONEDA
    Aspiraciones y medidas
    Por Alfredo Zaiat
  • CRISIS, RECUPERACION, INFLACION Y DISTRIBUCION DE INGRESOS
    "Orientar un pacto social"
    Por Natalia Aruguete
  • EL BAúL DE MANUEL > EL BAUL DE MANUEL
    Contaminacion y pobreza
    Por Manuel Fernández López
  • CREACION DE LOS POLEMICOS FONDOS FIDUCIARIOS
    "Privatización de recursos públicos"
    Por Ruben Lo Vuolo y Fernando Seppi
  • EL BUEN INVERSOR > LOS BANCOS AJUSTARAN LAS TASAS DE INTERES DE LOS CREDITOS
    Máquinas de ganar plata
    Por Claudio Zlotnik
  • E-CASH DE LECTORES > 
    LECHE
  • INTERNACIONALES > LA TRANSICION SINDICAL EN MEXICO
    Capos en capilla
    Por Francesc Relea (desde México)
  • AGRO > EL APORTE DEL CAMPO AL CRECIMIENTO DE LA ECONOMIA
    La restricción externa se encuentra muy lejos
    Por Susana Díaz

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.