cash

Domingo, 15 de mayo de 2011

AGRO › SOJA Y SUSTENTABILIDAD PRODUCTIVA

Hacia un nuevo modelo

 Por Martin Lopez

La actividad humana se relaciona de manera directa con algún tipo de modificación del ambiente circundante para generar condiciones más apropiadas y permitir su desarrollo. Hoy esas modificaciones son evidentes y sus efectos se perciben en el corto plazo. Este hecho sumado a la posibilidad de tener acceso a la información con mayor facilidad aumentaron el interés social en las consecuencias sobre el medio ambiente que generan ese tipo de actividades.

La producción agropecuaria no es ajena a esa realidad, y en particular en el último lustro se debate sobre la soja, asociado a la importancia de esta oleaginosa en la matriz productiva: más del 50 por ciento de la producción de granos es soja, lo que genera un circuito económico importante e intereses asociados al mismo. La gran superficie cubierta por este cultivo generó interacciones directas con las poblaciones cercanas a esos campos. Las positivas, un aumento en las actividades asociadas a la producción, como talleres, almacenes, acopios, que generan un proceso de dinamización de los pueblos. Los efectos no deseados se inscriben desde las perturbaciones visuales por la construcción de un silo hasta los daños en la salud de la población. El origen de estas externalidades es complejo, al interactuar vacíos legales o quiebres de normas vigentes: falta de control, de adecuación a los principios agronómicos básicos por parte de los actores del sector. Este origen complejo exige un abordaje integral e interdisciplinario de los integrantes de la cadena de valor, sin quedarse con el concepto de cultivo “peligroso” o el de panacea eterna.

El Estado está llevando adelante acciones a partir de dos ejes principales:

1. Capacitaciones y controles para el uso sustentable de la tierra y la toma de conciencia de los efectos de un uso erróneo de la misma.

2. La confección del plan agroalimentario que juega un papel fundamental en la minimización de las externalidades, ya que promueve la diversificación de la matriz productiva y establece estándares de producción. La generación de este plan con la consulta a todos los actores del sector le brinda más probabilidades de éxito y sustentabilidad en el largo plazo, ya que toma en cuenta las características particulares de cada zona del país.

Son pasos en un largo camino, necesario para ir avanzando desde el borde del paradigma vigente de modelo productivo del cultivo de soja hacia uno nuevo donde primen los conceptos como sustentabilidad, inocuidad, seguridad alimentaria y valor agregado

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.