cash

Domingo, 30 de mayo de 2004

DESECONOMíAS

Dinero, sexo y felicidad

 Por Julio Nudler

Ingresos, conducta sexual y felicidad declarada son las tres variables cuya correlación estudiaron David Blanchflower y Andrew Oswald sobre una muestra conformada por 16 mil adultos estadounidenses, y la NBER (norteamericana Oficina Nacional de Investigaciones Económicas) dio a conocer sus libidinosos resultados. Ante todo, a más actividad sexual, mejores ecuaciones de dicha. Pero el amor carnal no se logra en mayor cantidad por contar con ingresos más robustos. Tampoco se consiguen con plata más partenaires sexuales. Es decir, ni volumen ni surtido. Otro hallazgo: el yanqui típico fornica dos a tres veces por mes, quizá porque los estadounidenses están ocupados haciendo la guerra, en la que de paso someten a sus prisioneros, según se ha visto, a repulsivas vejaciones sexuales. Los casados copulan más que solteros, divorciados, viudos o separados. Pero ya se sabe cuál es la diferencia entre un marido fiel y un Julio Iglesias: ambos pueden jactarse de unos cinco mil coitos, sólo que el español los ha tenido con otras tantas mujeres diferentes. Ahora bien: el trajín sexual parece ejercer mayor efecto sobre la felicidad de las personas muy educadas que sobre las de escasa educación, quizá porque aquéllas tienen más entrenada la fantasía, o porque se sienten menos asediadas por preocupaciones y pueden entregarse más livianamente al goce. Tener una única pareja sexual en el año previo a la encuesta es lo que maximiza la felicidad que puede prodigar la cama, de modo que la promiscuidad vuelve desgraciada a la gente. Las mujeres altamente educadas tienden a tener menos amantes, de modo que la doctora quiere tangos pero no demasiadas aventuras. Pero nadie sabe cuándo le tocará el timbre un encuestador para preguntarle estas cosas. La homosexualidad no incide mayormente en la felicidad, de suerte que las preferencias sexuales no juegan un papel significativo. Los autores advierten que sus resultados estadísticos deberían ser tratados con cierta precaución. Esta recomendación podría extenderse razonablemente a cualquier estadística, incluso a las que carecen de todo sex-appeal.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.