cash

Domingo, 5 de febrero de 2006

E-CASH DE LECTORES

Reacomodamientos

Sres. Suplemento Cash:

El estudio de la consultora Equis, que su artículo (publicado el domingo pasado) recoge, “encastra” extraordinariamente bien con varios otros artículos de esa misma edición de Cash.

En uno de ellos, la Fundación Estado, Trabajo y Producción se pronuncia discrepante “con los que, dentro del campo progresista, proponen solucionar la crisis social por fuera del mercado de trabajo, con las diferentes versiones de un ingreso ciudadano, y por esto universal –para todos– e incondicional, sin ofrecer ningún tipo de contraprestaciones”. Creen, en suma, que para la gente en edad de trabajar los ingresos deben venir del trabajo.

En otro artículo, dos ejecutivos del sector bancario señalan la bajísima incidencia que tiene el crédito hipotecario con relación al PBI. Explican que uno de los principales motivos es la falta de acceso al crédito de muchas personas “empleadas”, pero no tanto: es decir, cuyo empleo es “en negro”.

Por mi parte, añado que el país tiene un problema efectivo de excesiva concentración de la población en el denominado “conurbano bonaerense”, y una industria de la construcción que –si bien es una de las más activas y “dinámicas”– crea empleos escasamente productivos (ergo, que no pueden pagar sueldos decentes) al continuar empleando tecnología muy “primitiva”, como la construcción “a mano”, en ladrillo.

Como respuesta a todos estos “desajustes”, el Estado podría fomentar una variedad de “reacomodamientos” a saber:

n Transferencias de población del conurbano a municipios del interior deficitarios en población, actividad, ingresos fiscales, etc.

n Creación de empleos públicos/privados, en los que estos jóvenes desaventajados recibieran un sueldo completo por una jornada “incompleta” (digamos, 6 horas), suplementada por otra “media jornada” (3 a 4 horas) dedicada al estudio.

n Fomento del desarrollo de industrias como la de las viviendas prefabricadas, sin la connotación peyorativa de “mala calidad” o de “precariedad” que esta categoría tiende a evocar. Hablo de plantas pequeñas/medianas que puedan instalarse en las localidades receptoras de población joven.

n Incentivar la “reconversión”/reurbanización de zonas urbanas en decadencia (o con bajos niveles de ocupación del parque habitacional).

Al mismo tiempo, se aprovecharía el re-diseño a cierta escala para introducir nuevas zonas de esparcimiento y/o servicio público (transporte subterráneo o riel ligero/tranvía, escuelas, centros de atención médica, etc.).

n Creación de entidades de “garantías recíprocas”/crédito solidario, respaldadas por el Estado, que permitan a esa gran masa de personas con empleos “en negro” acceder a la adquisición de viviendas.

Cordialmente
Santiago Hileret

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.