cash

Domingo, 9 de julio de 2006

E-CASH DE LECTORES

Diputada

La autovictimización de la diputada Alarcón: No creo equivocarme si digo que nunca antes un político argentino actuó tan torpemente como la referida diputada, resistiendo su reemplazo como presidenta de la Comisión de Agricultura y Ganadería. ¿Por qué tanto escándalo por algo que resulta absolutamente lógico y transparente? Veamos. La diputada fue elegida con la lista del Partido Justicialista de Santa Fe, y por su propia decisión y la de su partido, integró el Bloque de Diputados del Frente para la Victoria. En representación del mismo (y de ninguna otra organización y menos extraparlamentaria), fue designada Presidenta de la citada Comisión. Un mínimo sentido común le debió haber indicado que desde ese alineamiento y esa representación, podía enriquecer las propuestas de su bloque y de aquellas emanadas del Poder Ejecutivo, pero no, enceguecida por otra representación que cosechó en el orden establecido de los agronegocios, se sintió capaz de arremeter contra las políticas del Ejecutivo, sin consenso parlamentario. Ni siquiera de su propio bloque. Lo hizo enarbolando las banderas de las organizaciones representativas del exclusivo y excluyente sector de la producción y la comercialización de productos agropecuarios. Ellos luchan denodadamente desde las tribunas de los grandes medios y por la voz de una diputada que dice representar a un “partido” (Pampa Sur) que nunca existió y que si existiera, mostraría tan escaso caudal que no le alcanzaría para encumbrar un diputado nacional. Cabe en esta situación aquello de “mucho ruido y pocas nueces”. Mucho ruido para mantener una batalla indecorosa por defender una participación en la renta agraria que siga despoblando el campo de agricultores y concentrando riqueza en un selecto grupo de poder económico, cada vez más transnacionalizado. Pocas nueces a la hora de demostrar que las políticas oficiales atentan contra la producción, que transita uno de sus mejores momentos económicos en varias décadas. Todo indica que la diputada Alarcón, alentada por sus mentores, quería para sí la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, sin percatarse de que no estaba en condiciones de jugar en esa división, menos aún con las armas que intentó empuñar.

Juan Carlos Pavoni
Ingeniero Agrónomo
[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.