cash

Domingo, 3 de octubre de 2010

SUMA CERO

el chiste

Un contador iba ensimismado por la calle, cuando de repente oyó un ssssppp, giró y vio un sapo que le dijo:

–Si me besas, me convertiré en una hermosa princesa.

El contador, sin mediar palabra, se agachó, agarró al sapo y se lo metió en el bolsillo.

Una vez dentro del bolsillo, el sapo volvió a decir:

–Si me besas, me convertiré en una hermosa princesa y me quedaré contigo toda una semana.

El contador tomó al sapo, lo miró, le sonrió y lo volvió a introducir en el bolsillo.

El sapo, nuevamente volvió a decir:

–Si me besas, me convertiré en una hermosa princesa, me quedaré contigo el tiempo que quieras y haré lo que me pidas.

Nuevamente, el contador volvió a sacar al sapo del bolsillo, lo miró sonriendo y lo volvió a meter en el bolsillo.

Esta vez, el sapo chillando le dijo:

–¿Qué te pasa? ¿No me has oído que si me besas me convertiré en una hermosa princesa y que quiero complacerte? ¿Por qué no me besas?

El contador volvió a sacarlo del bolsillo y con paciencia le dijo:

–Mirá, soy contador y no tengo tiempo para las mujeres, pero un sapo que habla... ¡eso sí es interesante!

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.