cash

Domingo, 24 de abril de 2016

DEBATE › MENOR COBERTURA Y REFORMA PREVISIONAL

Se jubiló la moratoria

 Por Hernan Letcher y Julia Strada *

El gobierno de Mauricio Macri puso fecha de vencimiento a la moratoria previsional: 18 de septiembre de 2016. Antes de la primera moratoria lanzada en 2005, la cobertura del sistema previsional alcanzaba al 65 por ciento de las personas en edad de jubilarse. Con distintas moratorias, el kirchnerismo logró que llegara al 97 por ciento, lo que implica en la práctica la universalización previsional.

De la mano de la última modificación, que desde septiembre de 2014 permitió ingresar aportes correspondientes el período comprendido entre 1993 y diciembre de 2003, se incorporaron al sistema más de 500 mil trabajadores en edad de jubilarse que no contaban con los aportes suficientes.

La cuestión de género fue central: de los 2,7 millones de personas que ingresaron en la primera moratoria, el 73 por ciento fueron mujeres (con un promedio de ocho o diez años de aportes), y en la segunda, esa cifra ascendió al 86 por ciento.

Para estimar el impacto de la medida del gobierno de Macri realizamos un cálculo partiendo de los datos del Censo 2010, que reflejan la cantidad de hombres y mujeres de 59 años y 54 años, respectivamente, (que cumplirían la edad jubilatoria de 65 y 60 en 2016), por categoría ocupacional (obreros o empleados, patrones, cuentapropistas y trabajadores familiares) que no realizaban aportes jubilatorios por sí mismos o que no tenían descuentos jubilatorios efectuados por sus empleadores. A ellos se le debe adicionar los inactivos no jubilados y los desocupados tanto hombres como mujeres. Los datos son sorprendentes: un total de 141.827 personas(90.615 mujeres y de 52.211 hombres) cumplirían en 2016 la edad jubilatoria de 60 años y 65 años (requisito para mujeres y hombres, respectivamente) y no contarán con los aportes necesarios para tramitar la jubilación sin una moratoria que habilite un mecanismo de ingreso y compensación.

Emilio Basavilbaso, titular del Anses, expresó: “queremos plasmar en una ley lo que hoy ya existe. En septiembre vamos a llegar al 97 por ciento de cobertura previsional. Pero una vez finalizada esa moratoria …empieza a producir una injusticia, porque la gente que va cumpliendo los 60 en el caso de las mujeres y 65 años para los hombres, no pueden acceder a la moratoria”. Agregó que para subsanarlo “vamos a presentar una reforma jubilatoria”.Sin embargo, Basavilbasono sólo admitió que esto llevará varios años en llegar al Congreso. Tampoco precisó los cambios propuestos en la nueva ley jubilatoria, aunque sugirió la posibilidad de volver al sistema de capitalización individual. También declaró que “queremos que haya una jubilación universal y que tenga una parte contributiva que premie a la gente que puso dinero en el sistema”, en base al argumento de “poner incentivos para que la gente tenga trabajo en blanco, incentivos tanto para trabajadores como empleadores”.

Ese modelo de capitalización ya se implementó en la Argentina: se sustentó en la visión bancomundialista guiado por el discurso que pretendía resolver el “riesgo político” derivado de la supuesta mala administración estatal de los fondos de jubilaciones, la ineficiencia económica y la redistribución “perversa” de los sistemas públicos de reparto. El resultado es conocido: se redujo la cobertura previsional medida sobre la Población Económicamente Activa (PEA). Entre 1992 y 1998 la cobertura disminuyó 5,6 puntos para los hombres y 5,7 puntos para mujeres y, considerando el periodo 1992-2002,la cobertura previsional cayó 14,1 puntos y 10,5 puntos, respectivamente.

Esta segmentación, que recuerda a la década del ‘90, tiene además vinculaciones con dos políticas actuales. Por un lado, se trata de la propuesta para reducir los aportes patronales -como lo hizo Domingo Cavallo en 1993- que actualmente es un proyecto firmado por Triaca en la Cámara de Diputados. Por otro, tanto los despidos (que según el Informe CEPA de abril ascienden a 143.423) como la recesión económica, son factores que implican un menor ritmo de generación de empleo, contribuyen a desfinanciar las cajas de seguridad social (ampliando el déficit fiscal) y rompen con el sistema de solidaridad intergeneracional que caracteriza al sistema de reparto.

* Centro de Economía Política Argentina (CEPA).

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.