cash

Domingo, 15 de marzo de 2015

OPINIóN › ECONOMíA, POLíTICA Y PODER

El proyecto y el candidato

 Por Carlos Andujar *

A lo largo de estos años el proyecto kirchnerista ha sabido ganarse un lugar entre los gobiernos progresistas de la región. Aquellos gobiernos que, con marcadas y en algunos casos sustantivas diferencias, se han enfrentado con distinto grado de éxito pero idéntico convencimiento a la hegemonía neoliberal que inundó Latinoamérica durante la década de los noventa. Esa ola neoliberal que también empieza a ser cuestionada en Europa por el ahora partido gobernante griego y los militantes de un Podemos con cada vez más presencia política en España.

Los unen no sólo discursos sino políticas públicas concretas en donde los cambios producidos en el rol del Estado se materializan en políticas sociales, redistributivas e intervencionistas de un mercado que ha dejado de ser el reinado de la eficiencia para ser un campo de lucha.

Ese escenario supo ver al proyecto ganar y perder batallas contra los más diversos actores. Tan poderosos fueron los enemigos que sirvieron, aun en las derrotas, para generar cohesión y unión, no sólo en la militancia kirchnerista sino también en la gente de a pie que apoya el proyecto. Sin embargo el momento actual no es el mismo. Atrás parecen haber quedado las cuestiones materiales que definen este proyecto. La pelea con los fondos buitre, la posición frente al FMI, la construcción de una Latinoamérica unida y soberana, las corridas cambiarias generando inestabilidad en el mercado, la inflación, la inseguridad, la ley de medios, las peleas por las retenciones (125 y Mesa de Enlace mediante), la nacionalización de las AFJP, de Aerolíneas Argentinas, de YPF o la reciente del servicio ferroviario.

Estas cuestiones, nombradas sólo a modo de ejemplo, aunque persisten en su importancia, en sus contradicciones, en sus políticas públicas, en sus aciertos y errores, empiezan a ser empujadas fuera de la agenda por una cuestión que lenta pero inexorablemente es crucial. Esa cuestión no es, como algunos piensan, una pregunta existencial, por la esencia de este proyecto y su relación con el Partido Justicialista y los movimientos sociales. Es una pregunta más sencilla y, precisamente, es su sencillez la que va terminar definiendo, en la práctica, en los hechos, es decir en la política, qué es o qué no es el kirchnerismo. Es la pregunta por el candidato de carne y hueso que va a intentar dar continuidad a este proyecto.

Si el enemigo poderoso unía y cohesionaba, la pelea por quién representa la continuidad debilita y divide. El proyecto se enfrenta ahora consigo mismo. Y he aquí el dilema.

Alinearse detrás de la lealtad de quien más posibilidades tiene o consolidar una alternativa progresista detrás de un candidato que, aun en desventaja, con respecto a los candidatos de la oposición, se presente como, aun en la derrota, el representante más puro del proyecto kirchnerista. Desde una vereda se asegura que el kirchnerismo construyó poder desde el poder, por lo tanto el proyecto no puede darse el lujo de ceder espacios, abogan por una teoría del “cerco” pero a la inversa de su versión setentista, afirmando que no se puede rifar todo lo conseguido por cuestiones ideológicas. Desde la otra, con un discurso fragmentado, lleno de matices y grises, se esfuerzan por gritar que el kirchnerismo se muere si no se profundiza, que no todo intento por mantener el poder es válido.

Este dilema, en apariencia central y excluyente, invisibiliza sin embargo al actor principal que es, en definitiva, quien tiene el verdadero poder y que es capaz de transformar al poder político en aquello que en Chiapas se conoce como “mandar obedeciendo”. El candidato es el proyecto, decía un cartel en la masiva plaza del 1º de marzo. Todos sabemos que sólo puede serlo ideológicamente, pero la política y la ideología no son lo mismo. Cuán cerca estará la política de la ideología no dependerá sólo del poder que puedan acumular de un lado y otro de la vereda, sino principalmente de cómo el pueblo pueda materializar su legítimo e indelegable mandato.

* Docente Colectivo Educativo Manuel Ugarte.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.